lunes, 28 de diciembre de 2009

El contrato, de Ana Pérez Cañamares

EL CONTRATO

A todo me he entregado
como si fuera a durar.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad
firmé un contrato
escrito sobre la piel.

Para decir adiós
he tenido que arrancarme
las cláusulas
a tiras.
Así ha sido
una y otra vez.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad.

La letra pequeña
se esconde ya
entre cicatrices.

ANA PÉREZ CAÑAMARES

sábado, 26 de diciembre de 2009

Penumbras, de Antonio Cruz

PENUMBRAS

Penumbras
sobre mí.

En lo profundo yace,
desvestida,
mi nostalgia.

Del otro lado
de este océano oscuro
hay un puerto
donde late la vida.

ANTONIO CRUZ

jueves, 24 de diciembre de 2009

Un cuarteto de Eliot

CUATRO CUARTETOS

BURN NORTON

I

El tiempo presente y el tiempo pasado,
Tal vez estén ambos presentes
En el tiempo futuro,
Y el tiempo futuro esté contenido en el tiempo pasado.
Si el tiempo es todo eternamente presente,
El tiempo es todo irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Queda como posibilidad perpetua
Solo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Apuntan a un solo fin, que está siempre presente.
Se oye el eco de pasos en la memoria,
Por el pasaje que no tomamos
Hacia la puerta que nunca abrimos
En el jardín de rosas. Mis palabras hacen eco
Así, en tu mente.
Pero con qué propósito
Perturban el polvo de un encuentro de pétalos de rosa
Yo no lo sé.
.......................Otros ecos
Habitan el jardín. ¿Los seguimos?
Pronto dijo el pájaro, búscalos, búscalos,
A la vuelta de la esquina. Por el primer portón,
A nuestro primer mundo, ¿seguiremos
Al tordo en su engaño? A nuestro primer mundo.
Allí estaban, decorosos, invisibles,
Moviéndose ingrávidos sobre las hojas muertas,
En el calor del otoño, por el aire vibrante,
Y el pájaro silbo en respuesta a
La música no oída oculta en los arbustos,
Y la mirada no vista cruzó, porque las rosas
Tenían aspecto de flores contempladas.
Allí estaban, como invitados nuestros, aceptados y aceptando.
Así que nos movimos, y ellos también, en una figura formal,
Por la vereda sola, hasta el borde del círculo,
Para mirar al fondo de la alberca seca.
Seca la alberca, concreto seco, de bordes pardos,
Y la alberca se lleno de agua por la luz solar,
Y el loto surgió, quieto, quieto,
La superficie brillaba por el corazón de la luz,
Y ellos estaban detrás de nosotros, reflejados en la alberca.
Entonces paso una nube, y la alberca quedó vacía.
Váyanse, dijo el pájaro, porque en las hojas habían niños,
Que se escondían nerviosos, conteniendo la risa.
Váyanse, váyanse, váyanse, dijo el pájaro: la especie humana
No puede soportar mucha realidad.
El tiempo pasado y el tiempo futuro
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Apuntan a un solo fin que está siempre presente.

T. S. ELIOT

martes, 22 de diciembre de 2009

Fragmento de Igitur, de Stéphane Mallarmé

IGITUR
(Fragmento)

Es el sueño puro de una medianoche, desaparecida en sí misma, cuya Claridad reconocida, que permanece sola en su realización sumergida en la sombra, resume su esterilidad en la palidez de un libro abierto que la mesa ofrece; página y decorado común de la Noche, si es que aún subsiste el silencio de una antigua palabra proferida por él, en la que, volviendo, la Medianoche evoca su sombra acabada y ausente con estas palabras: Yo fui la hora que debe purificarme.

STÉPHANE MALLARMÉ

domingo, 20 de diciembre de 2009

Manual de autoayuda, de Antonio Orihuela

MANUAL DE AUTOAYUDA

ÍNDICE

PARTE I

1. Cómo venderse sin que parezca que te están comprando.
2. Cómo llegar a ser un gran artista sin que se note que no haces más que lo que te están pidiendo.
3. Cómo transplantarse una columna vertebral de goma.
4. Cómo evitar el crecimiento de la nariz.
5. Cómo engancharse a una carreta.
6. Cómo hablar alemán con fluidez delante de gente que no sabe alemán.
7. Cómo conseguir poder y atraer a las masas.
8. Cómo deshacerse de los vínculos.
9. Cómo comprar fuerza de trabajo como si se comprara un disco de Bustamante.
10. Cómo eliminar puestos de trabajo.
11. Cómo generar economías subterráneas.
12. Cómo vaciar cabezas.
13. Cómo llevar el agua a tu molino.
14. Cómo ser birllante, agresivo y creativo.
15. Cómo tener razón.
16. Cómo tener éxito.
17. Capítulo-resumen: Cómo agradar al que manda desarrollando todo tu potencial.

PARTE II

18. Cómo hacerse el muerto basándose en la técnica del conejo.
19. Cómo borrar cualquier atisbo de conciencia de clase.
20. Cómo hablar en neolengua elemental.
21. Cómo comentar lo evidente.
22. Cómo opinar en sintonía con los opinados.
23. Cómo evitar las aglomeraciones.
24. Cómo plantear la amenaza de la inmigración sin xenofobia.
25. Cómo correr en caso de aviso de bomba.
26. Cómo vivir en un espacio tan pequeño como las ilusiones.
27. Cómo identificar terroristas.
28. Cómo disimular una vivienda vacía.
29. Cómo instalar cámaras de seguridad para obtener control y dominio sobre el espacio.
30. Cómo identificar a pobres y mendigos.
31. Cómo decorar tu casa con libros.
32. Cómo hacer de lo visible lo real, y de lo real lo verdadero.
33. Cómo desarrollar un discurso ecologista plausible.
34. Cómo elegir al presidente de la nación de entre las ofertas televisivas.
35. Cómo tocar el Himno de la Alegría a los niños del Tercer Mundo.
36. Capítulo-resumen: Cómo cargar en tu PC Kuma War y American’s Army para defenderte del Eje del Mal.

PARTE III

37. Cómo experimentar nuevas formas de narratividad en la intersección que marcan las nuevas tecnologías, el pensamiento y el arte.
-Apartado antes conocido por: Cómo repetir la historia-
38. Cómo hacer de la inmovilidad propia del intelectualismo el único movimiento.
39. Cómo trabajar desde la izquierda para el triunnfo de la derecha y el naufragio de la democracia.
40. Cómo preservar las más hermosas teorías de la grosera realidad.
41. Cómo hacer del temor senil a cualquier iniciativa una rutina transformadora.
42. Cómo discriminar una oportunida revolucionaria de una situación revolucionaria.
43. Cómo apagar la llama y después echarle la culpa al viento.
44. Cómo vestir de seda a una mona y que parazca Paulina Rubio.
45. Cómo desplazarse lateralmente.
46. Cómo resumir El Capital en una línea.
47. Cómo refutar El Capital en una línea.
48. Cómo viajar gratis a la URSS.
-Capítulo eliminado en las ediciones posteriores a 1989-
49. Cómo desviarse del marxismo hasta flotar en el aire.
-Anexos incluidos en las ediciones piratas posteriores a 1999-
50. Cómo ocultar en la cartera una fotografía de Flores magón y otra de Fermín Salvochea.
51. Capítulo-resumen: Cómo hacer la revolución sin que se den las condiciones objetivas.

PARTE IV (Sólo incluida en las ediciones para Centroamérica)

52. Cómo achicopalarse y agarrar patio de la pura garnacha, sin bayucadas, para plantear el bolado.
53. Cómo ser un choleno cholotón en plena chochenga.
54. Cómo echar riata embachucado.
55. Cómo huevear a un jiludas con jilote.
56. Cómo mecatarse con las mengalas piqueteras con pisto, buscando con rigio un rozo.
57. Capítulo-resumen: Cómo los cipotes cuches con el culo a dos manos chingan queditos.

ANTONIO ORIHUELA

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Destino, de Leonard Cohen

DESTINO

Quiero que tu cálido cuerpo desaparezca
educadamente y me deje solo en la bañera
porque quiero considerar mi destino.
¡Destino! ¿por qué me encuentras en esta bañera
ocioso, solo, sin lavar, sin siquiera
la intención de lavarme excepto en el último momento?
¿Por qué no me encuentras en lo alto de un poste de teléfonos,
reparando las líneas que van de ciudad a ciudad?
¿Por qué no me encuentras cabalgando a través de Cuba,
un hombre gigantesco con un machete rojo?
¿Por qué no me encuentras explicando máquinas
a pupilos poco privilegiados, españoles negroides,
contentos de que no sea un cursillo sobre escritura creativa?
Vuelve aquí pequeño y cálido cuerpo,
es la hora de otro día.
El destino ha huido y yo te elijo a ti
que me encontraste mirándote fijamente en un almacén
una tarde hace cuatro años
y has dormido conmigo desde entonces.
¿Qué te parecen mis ojos de pescador después de todo este tiempo?
¿Soy lo que esperabas?
¿Acaso estamos demasiado tiempo juntos?
¿Acaso se avergonzó el destino ante la doble toalla turca,
nuestro conocimiento de nuestras pieles,
nuestro amor que es proverbial en todo el bloque,
nuestro acuerdo de que en cuestiones espirituales
yo debo ser el Hombre del Destino
y tú la Mujer de la Casa?

LEONARD COHEN

lunes, 14 de diciembre de 2009

Líneas de fuga, de David Eloy Rodríguez

LÍNEAS DE FUGA

Huir lejos del odio y sus madrigueras
encendidos de pasión y búsquedas.
Huir por desesperaciones y refugios
con un equipaje de amor y desasosiego.
Huir hacia una hora sin puntos cardinales,
como equilibristas por el fino cordel de la cordura
o como mendigos que persiguen
un merecido corazón sobre la tierra.
Huir guiados por brújulas rotas.
Huir confiando en la fuga.
Huir para encontrarnos.

DAVID ELOY RODRÍGUEZ

sábado, 12 de diciembre de 2009

Por qué escribimos, de Roque Dalton

POR QUÉ ESCRIBIMOS

Uno hace versos y ama
la extraña risa de los niños,
el subsuelo del hombre
que en las ciudades ácidas disfraza su leyenda,
la instauración de la alegría
que profetiza el humo de las fábricas.

Uno tiene en las manos un pequeño país,
horribles fechas,
muertos como cuchillos exigentes,
obispos venenosos,
inmensos jóvenes de pie
sin más edad que la esperanza,
rebeldes panaderas con más poder que un lirio,
sastres como la vida,
páginas, novias,
esporádico pan , hijos enfermos,
abogados traidores
nietos de la sentencia y lo que fueron,
bodas desperdiciadas de impotente varón,
madre, pupilas, puentes,
rotas fotografías y programas.

Uno se va a morir,
mañana,
un año,
un mes sin pétalos dormidos;
disperso va a quedar bajo la tierra
y vendrán nuevos hombres
pidiendo panoramas.

Preguntarán qué fuimos,
quienes con llamas puras les antecedieron,
a quienes maldecir con el recuerdo.

Bien.
Eso hacemos:
custodiamos para ellos el tiempo que nos toca.

ROQUE DALTON

viernes, 11 de diciembre de 2009

Nieve difusa, de Dolores Vallejo

NIEVE DIFUSA

La dama de falda de rayas
rojas y blancas,
y blusa verde esperanza,
no levanta los ojos del libro,
ni para colocar la diadema pompón,
que poco a poco, se desliza por su frente.

La dama de medias blancas
y zapatos blancos,
mueve su mano sin darse cuenta,
de arriba abajo,
acariciando su pierna derecha.

Su hombro izquierdo,
reposado y descubierto,
se apoya en la mesa
en la que está su libro,
reposado y descubierto.

Huele a flores de jarrón
y a calor de chimenea.

La dama de pelo corto y mirada
de señorita rica concentrada,
se llama Leonor.

Afuera hace un frío terrible,
y las bajas temperaturas auguran nieve,
nieve difusa, como de lado,
de la que no se ve
porque se la mira de reojo,
sin prestarle atención,
por previsible, por obvia.

Huele a madera de pino
y piñas charlatanas.

La dama de escote en pico,
ribeteado con puntilla blanca,
no quiere ver ni oír nada que no le diga su libro.
¡Ni la belleza de la nieve difusa, puede con ella!

Huele a ensimismamiento, a alfombra espesa,
a pasar de hojas tras un largo silencio.

La dama de labios rojos y cejas negras
no quiere hablar, porque tiene los labios secos,
de tanto leer para adentro.

Huele a crema de manos y chocolate espeso.

DOLORES VALLEJO

jueves, 10 de diciembre de 2009

Uno del Kokinshu

Compuesto al ver a las danzarinas Gosechi

Vientos del cielo,
soplad y cerrad
el camino entre las nubes
y detened por un tiempo
las figuras de estas doncellas.

Yoshimine no Munesada

martes, 8 de diciembre de 2009

Frontera sur, de Raquel Zarazaga

FRONTERA SUR

III

FATUMEH
-la de los ojos de gacela-
sonríe.
Ahmed sonríe.
Su codorniz ha puesto siete huevos.

Hoy es viernes, día santo.
No viernes santo.
(Eso queda más lejos)
Vuelven del campo
en la trasera de la camioneta.
La rueda derecha
se cimbrea peligrosamente.
La izquierda es la mitad de ancha.
La de repuesto va debajo
y es más gruesa que las dos.
Las manos que acarician
te enseñan de nuevo su tesoro.
Y en el dintel de sus ojos
sigues nadando -sin mapa-
pero el tiempo no te ahoga.

Te haces vidente
en los ojos del ciego que toca el sitar.
Bailas con lo invisible y aprendes a amarlo.

RAQUEL ZARAZAGA

domingo, 6 de diciembre de 2009

Nuestros pequeños mundos, de Julio Rivera

NUESTROS PEQUEÑOS MUNDOS

Miras despacio el contraste del verde
de la pared con el dorado viejo
del marco; el tosco, humilde y torpe
diseño de las sillas; el temblor del geranio
en el alféizar, mientras oyes
los pequeños pies
de la lluvia
bailando afuera...
Y en esa sencillez
parte de ti ves reflejada:
el trabajo y experiencia humanos
por incontables siglos.

Y sientes compañía. Te percatas
de que nadie está totalmente solo,
pues todo a nuestro alrededor musita,
aunque con voz y vida que no son humanas.

Es como volver al antiguo encantamiento
de nuestros ojos infantiles inaugurando el mundo:
los nervios y nudos de la madera
con sus caminos de bosques y vientos;
el dibujo geométrico del azulejo;
el esmalte de las vajillas,
los exactos, metódicos tejados.
El espejo donde descansa nuestro rostro.

Ese mundo íntimo que ignoramos distraídos,
que sin urgencia de dominio
nuestra atención reclama
ofreciéndonos su secreto inaprensible.

JULIO RIVERA

viernes, 4 de diciembre de 2009

Voces apenas, de Bernardo Bersabé

VOCES APENAS

He encontrado tu lengua y tus espejos
tirados por el cuarto,
recuerdos como sombras.
Y ninguna señal
ilumina esta noche en que traicionan
la crueldad de los cuentos infantiles,
las palabras que quiero poseer
y ese sucio cristal que nos separa.

BERNARDO BERSABÉ

jueves, 3 de diciembre de 2009

Las manos, de David González

LAS MANOS

las manos

me decían mis padres
antes de sentarme
a la mesa a comer

lávate bien
las manos


no alcanzaban
a comprender
que los niños
las tenemos siempre

limpias

DAVID GONZÁLEZ

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Hoy recibí, de Lars Huldén

HOY RECIBÍ

Hoy recibí
una nueva advertencia
al ver mi abrigo
caído en el suelo sin vida
con la percha rota,
una nueva advertencia
de no meter tanta
basura en los bolsillos.

LARS HULDÉN

lunes, 30 de noviembre de 2009

La palabra, de Carmen Garrido Ortiz

LA PALABRA

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
(Antonio Machado. Cantares)



Yo quisiera hablar contigo de lo viejo.
Tête-à-tête, sotto voce.
Acurrucarme en tus sentidos y desligarme de las mortajas,
sembrar la cabeza huera de tus lances y mis sagas, las luchas y las exequias por lo antiguo y lo vivido.

Yo quisiera hablar contigo de lo viejo.
Despojarme de los hábitos verdes, las gabardinas de tantos inviernos, los somníferos para soñar a otros, las viejas cuentas con los enemigos.
Algunos están serrando un olmo centenario para las chimeneas de su vida futura.
Otros compran campanitas funerarias y queman incienso con olor a rastrojo. Así rompen su alma y sus trabajos. Renacen por el perfume nuevo, reviven porque vaciaron los cántaros en sus fuentes.
Yo busco la solución en las paredes de un cuarto pequeño,
donde habitan 108 tentaciones y treinta recuerdos, uno por año.
En mi dormitorio, hay estanterías tan altas que, al mirarlas, aprehendes de ellas todo su saber.
Hay sábanas bordadas por unas manos tan distintas de las mías que nadie diría que son sangre de mi carne.
Hay cruces robadas de un cementerio, alguna margarita despechada y muchas cartas de amor a desconocidos.
En fin, todo este vacío rodea mi cabeza y la Olivetti, espíritu y cuerpo sembrado de letras.
Mi preferida, ya sabes, es la O, la omertá donde se esconde mi voz, que no alcanza a terminar las eses de las palabras.

Yo quisiera hablar contigo de lo viejo.
De aquellas horas en la cama blanda mientras yo te prometía. Tardes de sombras chinescas doradas de sol y pelo tirante sobre las orejas pequeñas, bien lobuladas.
Las noches con redecillas sobre los bucles y el futuro tan imperfecto doblado sobre tu regazo en la mecedora.
Aquellos silencios.
Tus palabras en sueños, que sabían a arropía y a cenobio, cipreses y celdas, tocas y pozuelos.
Yo las apresaba y me fundía con tus risas de durmiente feliz, de cuerpo bendecido por la fortuna durante unas horas de paz.
Aquél era tu reino y rezábamos por conservarlo, por los helechos que lo adornaban, por las cuentas de los rosarios que lo cercaban, por el ruido vivo del agua de tu aljibe.

Yo quiero hablar contigo de lo viejo.
Acercarme a ti y maullar: rozagante, mimosa, feliz.
Te obligo a que me acaricies la cabeza y me estires los párpados para hacer los ojos grandes y así verte y gustarme.
Me enredas con el cashmere de tu vocabulario denso, apetecible, tan dulce. Y yo me dejo arrastrar, aunque con la argolla me siga atando a la quimera de la realidad.

Hablemos.

CARMEN GARRIDO ORTIZ

sábado, 28 de noviembre de 2009

Abrí la puerta, de Pedro Casariego Córdoba

ABRÍ LA PUERTA

Abrí la puerta.
No había nada.
Me había puesto
mi paracaídas.
Mi paracaídas
singular se abrió.
Como los hormigueros
en primavera.
Como el vientre de
la nieve cuando
recibe a los jinetes.
Salté.
Sin prisas.
Para abrazar aviones.
Porque sí.
Con toda la razón
del mundo.
Con todos los papeles
en regla.
Un salto impetuoso.
Sin memoria.
Un salto...

PEDRO CASARIEGO CÓRDOBA

jueves, 26 de noviembre de 2009

Parece sencillo, de Pablo Casares

PARECE SENCILLO

Cerrar los ojos,
prestar atención a las olas
cuando rompen en las rocas.
Sentir el viento y el sol.

Parece sencillo.
No lo es.

Reconocer que sigues vivo.

PABLO CASARES

martes, 24 de noviembre de 2009

La tierra..., de Leonel Rugama

LA TIERRA ES UN SATÉLITE DE LA LUNA

El Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 4 costó más que el Apolo 3
el Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo costó un montón, pero no se sintió
porque los astronautas eran protestantes
y desde la luna leyeron la Biblia,
maravillando y alegrando a todos los cristianos
y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición.

El Apolo 9 costó más que todos juntos
junto con el Apolo 1 que costó bastante.
Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los abuelos.

Los bisabuelos se murieron de hambre.
Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los padres.
Los abuelos murieron de hambre.
Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los hijos de la gente de allí.
Los padres se murieron de hambre.
La gente de Acahualinca tiene menos
hambre que los hijos de la gente de allí.
Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por hambre,
y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.

Bienaventurados los pobres, porque de ellos será la luna.

LEONEL RUGAMA

domingo, 22 de noviembre de 2009

Y la muerte..., de Dylan Thomas

Y LA MUERTE PERDERÁ SU DOMINIO...

Y la muerte perderá su dominio.
Los muertos desnudos serán un solo muerto.
Con el hombre en el viento y la Luna de occidente;
cuando se descarnen los huesos y desaparezcan los huesos.
Donde hubo codos y pies aparecerán estrellas.
Y aunque se sumerjan en profundas aguas tendrán que resurgir.
Y aunque los amantes se extravíen perdurará el amor.
Y la muerte perderá su dominio.

Y la muerte perderá su dominio.
Bajo los remolinos del mar
aquellos que yazgan largamente no morirán en la tempestad
retorciéndose en el tormento, cuando cedan los tendones
atados a una rueda no podrán destrozarse;
entre sus manos la fe se romperá en dos
y el Unicornio del mal los atravesará.
Y hendidos por todas partes no se desmembrarán.
Y la muerte perderá su dominio.

Y la muerte perderá su dominio.
Nunca más las gaviotas gritarán en sus oídos
o se romperán las olas tumultuosamente en la ribera;
allí donde se abrió una flor nunca más otra flor
ofrecerá su cabeza a los golpes de la lluvia.
Y aún locas o muertas como clavos
atravesarán la margaritas con sus cabezas de señoras;
irrumpiendo sobre el Sol hasta que el Sol se desprenda.
Y la muerte perderá su dominio.

DYLAN THOMAS

viernes, 20 de noviembre de 2009

Ya no sé..., de Oscar Aguado

YA NO SÉ...

Ya no sé si respirar es bueno
o si nunca aprendí a hacerlo bien
tampoco sé amar
nunca me lo enseñaron
nunca me enseñaron nada
siempre hay errores en los zapatos
mis padres son un error
y yo que al no poder borrar en el espejo sus rasgos
me corto afeitándome
termino con las manos llenas de sangre
como un asesino
me gustaría dejar de sonreír
esta estupidez que se repite
como casa de dibujos animados
esta guerra de entrepierna y corazón
dejar de respirar tanta mierda
dejar el dolor en las flores
ya no sé el color que tienen sus ojos
apostaría mi vida a la página en blanco
ya no sé si seguir
si buscar un tesoro
y luego gastármelo en copas
y en el amor que resbala
y se rompe las dos piernas

ÓSCAR AGUADO

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Lo mismo y lo contrario, de Benjamín Prado

LO MISMO Y LO CONTRARIO

Lo contrario de un hombre limpio es el agua sucia.
Lo contrario del mar es una mujer ciega.
El que derriba un puente, construye un precipicio.
Las cicatrices son golpes que no se olvidan.

Hay verdades sin límite y hay cosas que se acaban:
Los ríos son Machado.
Yo te amé a tumba abierta.
Los alacranes brillan a la luz de la Luna
y después son de nuevo venenosos y oscuros.

Es así, tan sencillo.

Luchar por las cenizas es renunciar al fuego.
Una palabra dicha es un pájaro que se vuela.
Tu muerte está debajo de mi piel,
lo mismo que un insecto en un vaso volcado.

¿Qué más puedo decirte?
Que yo te amé de Norte a Sur, a ciegas,
con uñas y con dientes,
sin secretos,
sin trampas.
Que no he querido oír una vez más tu voz, ni mirar nuestras fotos,
ni verte acariciando con tus dedos azules
a los perros que comen las sobras de tu vida.

Yo sólo quiero oscuridad y humo.
Yo ya no quiero ver
todo lo que los dos hemos perdido.

BENJAMÍN PRADO

lunes, 16 de noviembre de 2009

Esto es amor..., de Alfonsina Storni

ESTO ES AMOR...

Esto es amor, esto es amor, yo siento
en todo átomo vivo un pensamiento.

Yo soy una y soy mil, todas las vidas
pasan por mí, me muerden sus heridas.

Y no puedo ya más, en cada gota
de mi sangre hay un grito y una nota.

Y me doblo, me doblo bajo el peso
de un beso enorme, de un enorme beso.

ALFONSINA STORNI

sábado, 14 de noviembre de 2009

Elogio de la noche, de Víktor Gómez

ELOGIO DE LA NOCHE

Espera del furtivo,
-espada sombra sueño-
entre las ramas
picotea el fruto
un frío aire, impasible.

No rompe su tiempo,
porque la noche
lleva en su estuche
una lámpara, un pacto.

VÍKTOR GÓMEZ

jueves, 12 de noviembre de 2009

Castillos de arena, de Gioconda Belli

CASTILLOS DE ARENA

¿Por qué no me dijiste que estabas construyendo
ese castillo de arena?
Hubiera sido tan hermoso
poder entrar por su pequeña puerta,
recorrer sus salados corredores,
esperarte en los cuadros de conchas,
hablándote desde el balcón
con la boca llena de espuma blanca y transparente
como mis palabras,
esas palabras livianas que te digo,
que no tienen más que el peso
del aire entre mis dientes.
Es tan hermoso contemplar el mar.
Hubiera sido tan hermoso el mar
desde nuestro castillo de arena,
relamiendo el tiempo
con la ternura
honda y profunda del agua,
divagando sobre las historias que nos contaban
cuando, niños, éramos un solo poro
abierto a la naturaleza.
Ahora el agua se ha llevado tu castillo de arena
en la marea alta.
Se ha llevado las torres,
los fosos,
la puertecita por donde hubiéramos pasado
en la marea baja,
cuando la realidad está lejos
y hay castillos de arena
sobre la playa...

GIOCONDA BELLI

martes, 10 de noviembre de 2009

Bailábamos..., de José Naveiras

BAILÁBAMOS JOY DIVISION

Bailábamos Joy Division
en aquella pista
de aquel garito
que siempre olía
a humo y a rancio.

Sudábamos las notas
que aquella guitarra
nos arrojaba a través
de las cajas negras.

Olíamos los versos
que Ian Curtis
cantaba para nosotros
en aquel momento.

Arrojábamos las depresiones,
convulsionábamos nuestros cuerpos
y espantábamos así
los espíritus de los poetas malditos.

Nos bebimos
las luces estroboscópicas,
mareándonos con nuestras
propias imágenes.

Aún hoy, sí,
esa noche llena
mi cansada cabeza
y recuerda la frase
que sin parar repetíamos
entre salto y salto:
"tengo algo dentro".

Bailábamos Joy Divison.

JOSÉ NAVEIRAS

domingo, 8 de noviembre de 2009

Gracia plena, de Amado Nervo

GRACIA PLENA

Todo en ella encantaba, todo en ella atraía:
su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar…
El ingenio de Francia de su boca fluía.
Era “llena de gracia”, como el Avemaría;
¡quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Ingenua como el agua, diáfana como el día,
rubia y nevada como Margarita sin par,
al influjo de su alma celeste amanecía…
Era llena de gracia, como el Avemaría;
¡quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Cierta dulce y amable dignidad la investía
de no sé qué prestigio lejano y singular.
Más que muchas princesas, princesa parecía:
era llena de gracia, como el Avemaría;
¡quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Yo gocé el privilegio de encontrarla en mi vía
dolorosa; por ella tuvo fin mi anhelar,
y cadencias arcanas halló mi poesía.
Era llena de gracia, como el Avemaría;
¡quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

¡Cuánto, cuánto la quise! ¡Por diez años fue mía;
pero flores tan bellas nunca pueden durar!
¡Era llena de gracia, como el Avemaría,
y a la Fuente de gracia, de donde procedía,
se volvió… como gota que se vuelve a la mar!

AMADO NERVO

viernes, 6 de noviembre de 2009

Poema 15 de Neruda

POEMA 15

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

PABLO NERUDA

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Mecagoentuputamadre, de Gonzalo Escarpa

MECAGOENTUPUTAMADRE

llora un niño como si tuviera
lleno de estrellas un pulmón
los servicios de atención al cliente
no son servicios ni atención ni cliente
el corte inglés anuncia un nuevo cierre del balance económico anual
adivina adivinanza
¿gana o pierde?
¿pierde o gana?
la burbuja económica y la utopía del cemento armado
hasta los dientes
los de siempre se descojonan como siempre y donde siempre
qué guay qué guay qué guay
otra bonita montanbaik
que le toca al de al lado
en barcelona basurama repasa el número creciente de obreros muertos en las obras de la emetreinta
sicreequelohavistotodovengaamadridyverácosasincreíbles
la fiambrera obrera lanza pollas de globo (el glande rojo, un huevo morado, otro huevo amarillo)
desde un ático céntrico el día de la boda real
dionisio cañas llama ‘maricón’ a una flor
la poesía no es un arma cargada de futuro
la poesía no es una méquina dalicada
la poesía no es la prosa que se mueve
la poesía, ni muchísimo menos, eres tú
llamemos a las cosas por su nombre
la poesía es ritmo, rima (o no) y risa
la poesía, según juan larrea, es esto y esto y esto
la poesía, según antonio orihuela, es acción, resistencia, posibilidad de cambio, cambio de posibilidad, posición, lucidez, bocadillo de bruma, bala, voz
la poesía, según nicanor parra, es llamar a las cosas por su nombre
pues venga:
esperanza aguirre, me cago en tu puta madre
alberto ruiz gallardón, me cago en tu puta madre
josé luis rodríguez zapatero, me cago en tu puta madre
josé maría aznar, me cago en tu puta madre
si tengo que recurrir al insulto es porque no me queda otra
si tengo que recurrir a la poesía es porque no me queda otra
hay quien piensa que la poesía no puede caer en el insulto
me lo dicen constantemente
en las lecturas, en las esquinas, en los márgenes de los poemas
pero yo creo que el insulto es otro
y que cualquier palabra, si nos ponemos, puede ser malsonante
pero yo creo que hay que responder
yo creo que ninguna pregunta debería quedar sin su respuesta
creo que la creación es también, simplemente, una buena pregunta y una buena respuesta
lo insultante es quedarse parado
yo no tengo la culpa
yo no tengo la culpa
pero tampoco tengo la respuesta
yo no tengo la culpa de que tú, poeta de salón, endecasilabizado amigo de raquíticas revistas culturales, sigas pensando que la poesía se la debe coger con papel de fumar,
o bien podría decir,
para que me entendieras,
yo no tengo la culpa de que sigas pensando que la poesía briza sus fulgores y nada sabe de cacarear,
y te respondo porque todo tu cuerpo y sus acciones no son más que preguntas
mira, ya que me pongo
poeta de salón, me cago en tu puta madre
a este poema no se le pueden caer los anillos por una puta más aquí o allá
parreño aníbal pino ory botas merlo aguado costafreda camacho salgado moreno parody
qué sería del parnaso sin vuestro permiso
qué sería del mundo sin terceras partes
qué sería sin terceros mundos
sin responsabilidades a terceros
qué pasaría si nunca pasara nada
publicista de la comunidad de madrid
diseñador de escombroesútil
me cago en tu puta madre
las lilas siguen intentando que el feminismo sea un movimiento y no una parada de autobús
nodo50 se levanta contra todo lo que no signifique RED
y a mí me encantaría escribir sobre el mar, pero no es plan
me encantaría vivir en una casa con jardín, pero no es plan
urbanístico
me encantaría que hace algunos años no me hubiera perseguido un coche de la guardia civil con las luces apagadas y sobre todo que de ese coche no hubiera bajado nadie para registrarme y acusarme de cometer un delito contra la salud pública por llevar medio gramo de marihuana que vino a convertirse en cuatro gramos por obra y gracia de la burocracia para poder obligarme después a pagar 50005 pesetas de las de antes
pero eso fue exactamente lo que pasó
porque ése era exactamente su plan
así que no me vengas a decir
que la poesía no tiene lugar
que nadie sabe lo que es la poesía
que no quedan motivos ya para la poesía
que la poesía no sirve para nada
así que no me vengas a decir lo mismo
del compromiso, de la resistencia, de los abrazos, de la claridad
no vengas con tu máscara de jarcias arboladas, no vengas con tus albos jinetes del amor,
porque no queda tiempo y la tristeza
es justo la alegría
del enemigo
me acaban de cobrar 10 euros por un sándwich de pollo en un avión
la azafata lleva los ojos pintados del color del logotipo de la empresa para la que trabaja
a mí me siguen sorprendiendo estas cosas
a mí a me gustaría a veces ser un pollo
un animal cualquiera y sin lenguaje
un pollo
un pop-yo
un yo pero más pop
pop-ético
más pop-tencial
pop-líglota
pop-lémico
pop pop pop pop pop pop pop poesía popular poesía popular
antonio pop orihuela pop pop riechmann pop nicanor parra pop
anticapitalismo pop
antonio gómez pop tortilla de patatas pop
real madrid pop estados unidos de pop comunidad de pop junta de andalucía pop
stop: parad las máquinas
poéticas hay todas pero
no todos los poemas son un bar
un gol
un grito un pin un pon
hablar de hacer es NO
así que hagamos
los escritores viven para escribir
los poetas viven sólo
para vivir

GONZALO ESCARPA

miércoles, 28 de octubre de 2009

Busca, de Adam Zagajewski

BUSCA

Volví a la ciudad
donde fui niño
y adolescente y un viejo de treinta años.
La ciudad me recibió con indiferencia,
los megáfonos de sus calles murmuraban:
¿no ves que el fuego todavía arde?,
¿no oyes el estrépito de las llamas?
Vete.
Busca en otro lugar.
Busca.
Busca la verdadera patria.

ADAM ZAGAJEWSKI

sábado, 24 de octubre de 2009

Ética del soldado, de Nestor Barrón

ÉTICA DEL SOLDADO

Fui engendrado por un siglo
que huyó con el rabo entre las patas.
Es por eso que si me lo cruzo en
algún bar,
simplemente
lo derribo de un puñetazo en la boca y
continúo liando mi cigarrillo (siempre
fumo en bares en los que, pase
lo que pase, el héroe
soy yo).

Vinieron a buscar a los judíos, a
los negros, a los bolivianos. Pero
a mí no.
En realidad sí vinieron,
pero siempre me ocupé
de que no me encontraran en casa.

Yo hubiera podido darte esa vida
que soñabas.
Pero es que tengo esta puta rosa blanca en el pecho
que sangra
que sangra
que desangra.

NESTOR BARRÓN

jueves, 22 de octubre de 2009

El caracol..., de Conrado Santamaría

EL CARACOL Y LA ESTRELLA DE LA MAZORCA
(Poema infantil)
Al caracol zapatista

¡Ay, qué alta
la estrella de la mazorca
con su zarcillo y su ajorca!

Trepa y trepa por la caña
el caracol con su concha,
¡temblores de la mañana!

La mariposa, revuelo
de risas y de colores,
le abanica los sudores
y lo remonta en su vuelo:

“¡Eh, caracol,
aleluya,
que ya es tuya
la estrella de la esperanza!”

CONRADO SANTAMARÍA

martes, 20 de octubre de 2009

El matrimonio, de Khalil Gibran

EL MATRIMONIO

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.
Aunque las blancas alas de la muerte dispersen vuestros días.
Juntos estaréis en la memoria silenciosa de Dios.
Mas dejad que en vuestra unión crezcan los espacios.
Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.
Amaos uno a otro, mas no hagáis del amor una prisión.
Mejor es que sea un mar que se mezca entre orillas de vuestra alma.
Llenaos mutuamente las copas, pero no bebáis sólo en una.
Compartid vuestro pan, mas no comáis de la misma hogaza.
Cantad y bailad juntos, alegraos, pero que cada uno de vosotros conserve la soledad para retirarse a ella a veces.
Hasta las cuerdas de un laúd están separadas, aunque vibren con la misma música.
Ofreced vuestro corazón, pero no para que se adueñen de él.
Porque sólo la mano de la Vida puede contener vuestros corazones.
Y permaneced juntos, más no demasiado juntos:
Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.
Y ni el roble ni el ciprés crecen el uno a la sombra del otro.

KHALIL GIBRAN

domingo, 18 de octubre de 2009

Salud mental, de Patricio Rascón Fernández

SALUD MENTAL

El siquiatra me dobló la dosis de antidepresivos
Y me concertó una cita con la sicóloga

Ni se le pasó por la cabeza recetarme una renta digna
Que me permitiera emprender una vida
Y alejarme del trabajo asalariado

Velaba por el negocio

No podía permitirse el lujo
De dejarme salir de allí sano

PATRICIO RASCÓN FERNÁNDEZ

miércoles, 14 de octubre de 2009

Hexaedro rosa, de Villena

HEXAEDRO ROSA (V)

Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor.
Yo te vestiré de caricias.
Música, la de mis palabras;
perfume el de mis versos;
corona, mis lágrimas sobre tu cabellera.
¿Qué mejor cinturón para tu talle, qué cinturón más tierno, más fuerte y más justo que el que te darán mis brazos?... Para tu seno, ¿qué mejor ceñido que mis manos amorosas?...
¿Qué mejor pulsera para tus muñecas que las que formen mis dedos al tomarlas para llevar tus manos a mi boca?...
Una sola mordedura, cálida y suave, a un lado de tu pecho, será un broche único para sujetar a tu cuerpo la clámide ceñida y maravillosa de mis besos…
Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor. Yo te vestiré de caricias…

RUBÉN MARTÍNEZ VILLENA

lunes, 12 de octubre de 2009

Mujer de esquinas, de Giovanni Collazos

MUJER DE ESQUINAS

Tú no vales sesenta euros, créetelo. No vales ni el papel ni el metal de ningún bolsillo.

Te asomas por una esquina y desde lejos te ves pequeña. No estoy en tu piel, pero tu mirada me dice que no quieres hacerlo.

Todos los hombres que has sufrido te desean diez minutos, después el amargo de la carne se te queda en la boca. Tú no vales eso.

El poeta sólo escribe en el límite de lo que sabe y siente, tú, en cambio, te desvives, te desgarras, proyectas en minutos todo el dolor del mundo, mientras un pene te martiriza para que puedas pagar tus gastos.

No eres culpable, mujer de mirada impenetrable, de lengua insípida, de tacones arduos y rimel lujurioso.

Tú no mereces eso, mujer. Tú eres incalculable.

GIOVANNI COLLAZOS

sábado, 10 de octubre de 2009

Vída más elevada, de Fiedrich Hölderlin

VIDA MÁS ELEVADA

Su vida escoge el hombre, su objetivo,
Gana libre de error sabiduría, pensamientos,
Recuerdos que perdiéronse en el mundo,
Y nada puede contrariar su valor íntimo.

El esplendor de la Naturaleza embellece sus días,
Otórgale su espíritu nuevas vestiduras
En su interior, y así contempla la verdad,
Y el más alto sentido, y las más singulares preguntas.

Puede así el hombre conocer entonces el sentido de la vida,
Nombrar su meta lo más alto, lo más elevado,
Saber que uno es el sentido de la humanidad y de la vida,
Considerar que el más alto sentido es la más noble vida.

FRIEDRICH HÖLDERLIN

jueves, 8 de octubre de 2009

Mujer en su ventana, de Olga Orozco

MUJER EN SU VENTANA

Ella está sumergida en su ventana contemplando las brasas del anochecer, posible todavía.
Todo fue consumado en su destino, definitivamente inalterable desde ahora
como el mar en un cuadro, y sin embargo el cielo continúa pasando
con sus angelicales procesamientos.
Ningún pato salvaje interrumpió su vuelo hacia el oeste; allá lejos
seguirán floreciendo los ciruelos, blancos, como si nada,
y alguien en cualquier parte levantará su casa sobre el polvo y el humo de otra casa.
Inhóspito este mundo. Áspero este lugar de nunca más.
Por una fisura del corazón sale un pájaro negro y es la noche
–¿o acaso será un dios que cae agonizando sobre el mundo?-,
pero nadie lo ha visto, nadie sabe, ni el que se va creyendo
que los lazos rotos nacen preciosas alas,
los instantáneos nudos del azar, la inmortal aventura,
aunque cada pisada clausure con un sello todos los paraísos prometidos.
Ella oyó en cada paso la condena.
Y ahora ya no es más que una remota, inmóvil mujer en su ventana,
la simple arquitectura de la sombra asilada en su piel,
como si alguna vez una frontera, un muro, un silencio, un adiós,
hubieran sido el verdadero límite, el abismo final entre una mujer y un hombre.

OLGA OROZCO

martes, 6 de octubre de 2009

Iluminaciones de Rimbaud

IV

Soy el santo que reza en la terraza –como los animales mansos que van paciendo hasta el mar de Palestina.

Soy el sabio en el sillón sombrío. Las ramas y la lluvia se arrojan contra la ventana de la biblioteca.

Soy el viandante de la carretera entre bosques enanos; el rumor de las esclusas ahoga mis pasos. Miro largamente la melancólica colada de oro del crepúsculo.

Sería con gusto el niño abandonado en el embarcadero roto que flota en alta mar, el paje que camina por la alameda, con la frente en el cielo.

Los senderos son ásperos. Los montículos se cubren de retama. El aire está inmóvil. ¡Qué lejos quedan los pájaros y las fuentes! Tiene que ser el fin del mundo, camino adelante.

ARTHUR RIMBAUD

domingo, 4 de octubre de 2009

Viva la libertad, de Pier Paolo Pasolini

VIVA LA LIBERTAD

Si no se grita viva la libertad
Humildemente
No se grita viva la libertad.
Si no se grita viva la libertad
Riendo
No se grita viva la libertad.
Si no se grita viva la libertad
Con amor
No se grita viva la libertad.
Vosotros, hijos de los hijos
Gritáis con desprecio
Con rabia, con odio
Viva la libertad.
Por eso no gritáis
Viva la libertad.

PIER PAOLO PASOLINI

viernes, 2 de octubre de 2009

En ninguna parte, de Dorin Popa

EN NINGUNA PARTE

no estoy presente en ninguna parte
y de ninguna parte me ausento

muchas veces he deseado
no ser ya,
aunque nunca en efecto
haya vivido

al lado florece imperial la ortiga
al lado aviones de colores
van despegando

no me condenaron en ninguna parte
pero en ninguna parte tengo escapatoria

DORIN POPA

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Ítaca, de Constantino Cavafis

ÍTACA

Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca
desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.
Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.
Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.
Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.
Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.

CONSTANTINO CAVAFIS

lunes, 28 de septiembre de 2009

El golfo, de Katherine Mansfield

EL GOLFO

Un golfo de silencio nos separa.
Me detengo a un lado del golfo -tú al otro.
No puedo verte ni oírte -pero sé que estás allí.
Suelo llamarte por tu apodo infantil
Y simulo que el eco de mi llanto es tu voz.
Cómo podríamos unir el golfo -nunca a través de las palabras o el tacto.
Alguna vez creí que podríamos llenarlo con nuestras lágrimas.
Ahora deseo romperlo con nuestras risas.

KATHERINE MANSFIELD

sábado, 26 de septiembre de 2009

Dos milagros, de José Martí

DOS MILAGROS

Iba un niño travieso
Cazando mariposas;
Las cazaba el bribón, les daba un beso,
Y después las soltaba entre las rosas.

Por tierra en un estero,
Estaba un sicomoro;
Le da un rayo de sol, y del madero
Muerto, sale volando un ave de oro.

JOSÉ MARTÍ

jueves, 24 de septiembre de 2009

Gethsemaní 13, de Ernesto Cardenal

13

No sé quién es el que está en la nieve.
Sólo se ve en la nieve su hábito blanco,
y al principio yo no había visto a nadie:
sólo la pura blancura de nieve con sol.
El novicio en la nieve apenas se ve.
Y siento que hay Algo más en esta nieve
que no es ni novicio ni nieve y no se ve.

ERNESTO CARDENAL

martes, 22 de septiembre de 2009

Rectitud, de Miguel Erasmo Zaldivar Carrillo

RECTITUD

Siempre me gustaron las rectas.
Tan correctas ellas, tan exactas.

Con rectas aprendí que podrían construirse los más disímiles cuerpos
geométricos.
Un cubo, una pirámide, y hasta una casa.

Tuve una madre muy recta y rectos maestros.
Al final, mi desviada adolescencia acabó rectificando.
Llegué a ser, lo que se dice, un hombre recto; listo para el matrimonio.

Todo fue bien hasta que llegaste tú:
Nadie me había dicho que la recta es solo un pequeño trozo de curva
y que lo importante era saber cuándo cambiar de dirección.
No me hablaron del espacio, ni de las órbitas.
Ni de las caderas que tuercen hasta al más recto de los hombres.
Ni de esos volcanes apezonados, en nada rectos.

Estoy a punto de quedar solo en este mundo porque mi rectitud me impide orbitar:
Claro; no es posible dar la vuelta a un corazón rectilíneamente.

Ya ves, mujer de claras curvas.
Que esos aguaceros de disculpas no son más que discontinuidades de
estas rectas mías,
Que han tenido que aprender a borrarse algunos trozos
para trazar; a tu gusto,
alguna que otra imperfecta flor.

MIGUEL ERASMO ZALDIVAR CARRILLO

domingo, 20 de septiembre de 2009

Nostalgia, de Rosario Castellanos

NOSTALGIA

Ahora estoy de regreso.
Llevé lo que la ola, para romperse, lleva
-sal, espuma y estruendo-,
y toqué con mis manos una criatura viva;
el silencio.

Heme aquí suspirando
como el que ama y se acuerda y está lejos.

ROSARIO CASTELLANOS

viernes, 18 de septiembre de 2009

Los surferos..., de Lawrence Ferlinghetti

LOS SURFEROS TAMBIÉN SON POETAS

Los surferos también son poetas
si lo miras de este modo
por lo menos en este oeste del Oeste
Ellos también andan buscando
la ola perfecta
con el ritmo perfecto sublime
También buscan la luz interminable
al final del tunel del tiempo
Volarían también
a través del ojo de una aguja
Ellos también son realistas
y conocen una ola asesina cuando la ven
No son ciberpunks
surfeando a través del ciberespacio
Son marinos que saben
que el mar como la vida tiene sus rabias
y puede ser un monstruo implacable
cuando quiere
destrozando el poema de tu verano infinito
contra las piedras sin rima de la atroz fortuna.

LAWRENCE FERLINGHETTI

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Suceso..., de José Ramón Huidobro

SUCESO EN LA ORILLA DEL MAR

¿Han observado la mirada de la ballena varada en la orilla del mar?
No suplica ayuda ni clama salvación
Los humanos, tan solidarios, se unen para devolver al gigante
Esperan mantenerlo con vida hasta la nueva marea
Se equivocan
No entienden la condición
Ojos húmedos clavados en el cielo
El océano restante por surcar

JOSÉ RAMÓN HUIDOBRO

lunes, 14 de septiembre de 2009

Cajas, de Ángel Guinda

CAJAS

Lo diría una indígena y tendría razón:
"Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les depositan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Los Bancos y las Cajas hacen caja.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja."
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

ÁNGEL GUINDA

sábado, 12 de septiembre de 2009

El sabor del laud, de Tao Yuanming

EL SABOR DEL LAUD

Me conformo con el sabor que yace
en el corazón del laud,
¿para qué empeñarme en oir el sonido de las cuerdas?

TAO YUANMING

jueves, 10 de septiembre de 2009

En la escuela, de Yves Boisvert

EN LA ESCUELA

En la escuela
les han dicho
que el mundo estaba mal hecho.
Ellos resolvieron
no agregar nada a todo eso.

En la escuela
les han dicho
que la vida era falsa.
Decidieron mentir.

En la escuela
les han dicho
que todo valía.
Ellos evaluaron
que el conforme valía lo que el inconforme.

En la escuela
les han dicho
que la guerra era mundial
y que todo terminaría pronto
y ellos dijeron sí
que termine.

YVES BOISVERT

martes, 8 de septiembre de 2009

Beso, de Susana Barragués

BESO

La niña que se abandonaba por primera vez a un beso larguísimo, y
desplegaba de súbito unas grandes alas, gruesas y húmedas, que le
nacían bajo las costillas.

Y mientras besaba, mitad hembra mitad ganso, esponjaba las plumas
gustosamente hacia la brisa.

SUSANA BARRAGUÉS

domingo, 6 de septiembre de 2009

La pregunta, de Ana Pérez Cañamares

LA PREGUNTA

(Para David González)

Cuando era pequeña
en la hora del recreo
iba hacia el arenero
y me ponía a escarbar
mis manos dos zarpas
cavando el hoyo
para llegar hasta el diablo

el pelo pegado a la frente
por el sudor
escarbaba y escarbaba
durante media hora
cada día
de vez en cuando se acercaba alguien
me echaba una mano
y luego se iba
todos se acababan cansando
menos yo

no sé lo que esperaba
tenía miedo
pero el miedo me hacía escarbar
más y más deprisa
adelantando el momento del encuentro
el momento en que el diablo
agarrara mi muñeca
y me dijera a la cara
de una vez por todas
si existía el infierno y
si iba o no iba a llevarme

ANA PÉREZ CAÑAMARES

viernes, 4 de septiembre de 2009

Cuando, de Javier Das

CUANDO

Cuando
te tiemblan
las manos,
lo mejor es atarlas.
Y cuando
tiemblas tú,
lo mejor es que me pidas
que te rodee
con mis brazos.

JAVIER DAS

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Espantapájaros 18, de Oliverio Girondo

ESPANTAPÁJAROS 18

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar
el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad
y de amarillo. Abrir las canillas, las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y
salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los
cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando.

Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los
cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las
rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.

Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de
flacura. Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y
todo el día!


OLIVERIO GIRONDO

domingo, 30 de agosto de 2009

La mujer, de Nicanor Parra

LA MUJER

La mujer llena de hijos no tenía donde vivir
Una mujer que era madre, que era hermana
Esposa no era, había sido
Una maldición pesaba sobre ella
Sobre su cabeza pesaba un cielo lleno de nubes
Y sobre sus pies pesaba todo
Yo estaba ahí de paso
Una especie de antimujer que lo vislumbra todo
El otro platillo de la balanza
Pues podía ser hijo como que efectivamente lo era
Podía ser padre, hermano
Podía ser esposo.

La mujer había elegido el lecho de un río para levantar sus tablas
Los utensilios domésticos yacían amontonados
Paisajes, matorrales se veían
Se veían piedras.
Todo esto ocurría en el corazón de una isla
Qué isla era aquella dios santo
Dios Santo
quién era yo para reírme de Cronos
Preguntaba a la hija idiota qué es aquello
Apuntando con el índice hacia unos cerros próximos
¡Nieve! respondía ella
Correcto, era nieve. En verdad era nieve.
Me daba vuelta y sin dejar de reír preguntaba de nuevo
Mirando ahora hacia el otro confín.
Nieve respondía de nuevo.
Estábamos rodeados de nieve
Pero era el corazón del verano.

Pensamiento profético:
Toda esta gente va a desaparecer.
Pensé que esa gente podía desaparecer
Los hijos mayores podían ser hermanos
Porque la sangre se había mezclado hacía tiempo
Los hijos mayores hablaban
Decían frases
Partirían ellos
Ellos se presentaban en forma de imágenes
Tomaban sus sombreros y se retiraban.

"El frío los hará desaparecer"
Ese pensamiento siniestro se apoderó de mí
El lecho del río se llenará de agua
Etc., etc.

Entonces yo partí en busca de víveres
Prometí volver con algo seguro
Hacía esfuerzos para no fracasar
Pero las piernas me temblaban
Salí al camino
Pero no, felizmente no
Aquélla no era una tierra desolada.
A ambos lados del camino descubrí chozas
Los pequeños palacios de los campesinos
Chozas miserables es cierto
Pero chozas de tierra: no de tablas
Poco a poco me fui acercando a ellas
De ellas salía humo
Con el rabo del ojo vi un corredor
Ensayé una pregunta, fracasé
Ensayé otra pregunta que extraje del fondo del espíritu
Fracasé

Aquellas mujeres me enjuiciaban
Dios Santo para qué me enjuiciaban aquellas mujeres
Si yo sólo era un transeúnte
Un quijote que no conoce los caminos
(Con el nombre de la isla me hubiera bastado)
Pero ellas hacían muecas
Se reirían seguramente
Pregunté dónde podría alquilar una casa
Habrá por aquí una casa que se alquile?
La imagen de la mujer anterior no desaparecía
Yo trabajaba para ella
Sufría posiblemente sufría
Quería sacarla del abismo

Seguí entonces por los caminos
El camino mismo me hacía marchar
Deambulando siempre
Sin perder completamente las esperanzas
Siempre mirando hacia atrás
Llegué a un villorrio
Pero las chozas habían sido quemadas
Solo quedaban los esqueletos
En un recodo del camino encontré una posada
Un anciano que vendía menestras
Vendía vino
Descripción del anciano:
Recuerdo que usaba un guardapolvo
Recuerdo las botellas de diferentes tipos
Pidió a otro cliente que me llevase en su automóvil
Cuando el motor ya estaba en marcha se acercó a la cabina
Hizo un obsequio
Y me animó para que siguiera indagando
Siguiera buscando.
El chofer no era un isleño
Pero había llegado antes que yo
Fumaba
Tenía una casa por armar
Veinticinco mil costaba esa casa
La armaría en el lecho del río
"Aquí no hay dónde levantar unos palos"
"Sólo existe el lecho del río"
Y el invierno?
"No hay que pensar en el invierno"
"No correrá más agua"
"El agua estará en todas partes"
"Pero no en el río"
"Los tranques..."
(Respuesta enigmática)

Pero yo estaba seguro de la catástrofe
Descripción de la catástrofe:
Cuando asomamos al valle vimos avanzar las aguas turbulentas
El río se llenaba rápidamente
Corrí hacia el puente
Habrían escapado los míos?
Las aguas empezaban a apoderarse de todo
Pero aquella mujer valiente no ha sido derrotada
Da voces
Refunfuñando despierta esa mujer maldita
No quiere salvar a sus hijos
"Después los iré a buscar"
"Primero hay que averiguar quién destapó los tranques"
La culpa recae sobre un zorro que andaba en busca de alimento
Lo acorralan contra la ribera
Gime

Escupen sus ojos
Yo rescato mi hija. La acerco al fuego
Froto su cuerpo
Mueve los pies
Trato de volverla a la vida
Pero aquello parece una caja
De su cabeza salen llamas
Tengo que volverla al agua
Recriminaciones de la mujer
Tú eres el culpable de todo
Tú eres el culpable de todo.

NICANOR PARRA

viernes, 28 de agosto de 2009

Brillos, de Juan Gelman

BRILLOS

En la terraza
la niña mira la luna y
se hace el amor.
¿Quién brilla para quién?
Ella canta canciones oscuras
al universo que tiembla.

JUAN GELMAN

miércoles, 26 de agosto de 2009

Otra razón..., de Billy Collins

OTRA RAZÓN POR LA QUE NO GUARDO UNA PISTOLA EN CASA

El perro de los vecinos no va a dejar de ladrar.
Está ladrando con el mismo sonoro y rítmico ladrido
con que ladra cada vez que se van de casa.
Deben de ponerlo en marcha cada vez que se van.

El perro de los vecinos no va a dejar de ladrar.
Cierro todas las ventanas de la casa
y pongo una sinfonía de Beethoven a todo volumen
mas aún puedo oírlo amortiguado a través de la música,
ladrando, ladrando, ladrando,

y ahora puedo verlo sentado entre la orquesta,
alzando la cabeza con aplomo como si Beethoven
hubiera incluido una parte para ladrido de perro.

Cuando el disco se acaba, sigue ladrando,
allí sentado en la sección de oboe ladrando,
sus ojos fijos en el director, quien
le marca con su batuta

mientras el resto de músicos escucha en respetuoso
silencio el famoso solo para ladrido,
esa coda sin fin que fue lo primero en consagrar
a Beethoven como genio innovador.

BILLY COLLINS

lunes, 24 de agosto de 2009

Ida y vuelta, de Gamoneda

IDA Y VUELTA

Has cruzado despacio la ciudad.
Por una vez, tú no vas a trabajar,
ni a comprar una medicina,
ni a entregar una carta:
has salido a la calle para estar en la noche.

Tienes suerte esta vez;
has sabido, esta vez, que se puede vivir
y sentir reunidas tu existencia y la noche,
y que es justo y es bello y es real respirar
en esta libertad oscura hasta las estrellas.

Y, de pronto,
has pensado en tu especia y en tu privación
y en que, todos los días de la vida,
los que no aman la noche nos ocultan
esta paz que hay entre nosotros y las cosas del mundo.

Es entonces
cuando, más que en la noche, tú vives en la cólera
y en el amor también. Y te detienes.

Desandas la ciudad y te reúnes
a otra profundidad también oscura.

ANTONIO GAMONEDA

sábado, 22 de agosto de 2009

Recuerdo a María, de Bertolt Brecht

RECUERDO A MARIA A.

Fue un día del azul septiembre cuando
bajo la sombra de un ciruelo joven
tuve a mi pálido amor entre los brazos,
como se tiene a un sueño calmo y dulce.
Y en el hermoso cielo de verano,
sobre nosotros, contemplé una nube.
Era una nube altísima, muy blanca.
Cuando volví a mirarla ya no estaba.

Pasaron, desde entonces, muchas lunas
navegando despacio por el cielo.
A los ciruelos les llegó la tala.
Me preguntas: «¿Qué fue de aquel amor? »
Debo decirte que ya no lo recuerdo;
y, sin embargo, entiendo lo que dices.
Pero ya no me acuerdo de su cara
y sé que un día la besé.

Y hasta el beso lo habría olvidado
de no haber sido por aquella nube.
No la he olvidado. No la olvidaré:
Era muy blanca y alta, y descendía.
Acaso aún florezcan los ciruelos
y mi amor tenga ahora siete hijos.
Pero la nube sólo floreció un instante:
Cuando volví a mirar, ya se había hecho viento.

BERTOL BRECHT

jueves, 20 de agosto de 2009

Caminos del espejo, de Alejandra Pizarnik

CAMINOS DEL ESPEJO

I
Y sobre todo mirar con inocencia. Como si no pasara nada, lo cual es cierto.

II
Pero a ti quiero mirarte hasta que tu rostro se aleje de mi miedo como
un pájaro del borde filoso de la noche.

III
Como una niña de tiza rosada en un muro muy viejo súbitamente borrada
por la lluvia.

IV
Como cuando se abre una flor y revela el corazón que no tiene.

V
Todos los gestos de mi cuerpo y de mi voz para hacer de mí la ofrenda,
el ramo que abandona el viento en el umbral.

VI
Cubre la memoria de tu cara con la máscara de la que serás y asusta a
la niña que fuiste.

VII
La noche de los dos se dispersó con la niebla. Es la estación de los
alimentos fríos.

VIII
Y la sed, mi memoria es de la sed, yo abajo, en el fondo, en el pozo,
yo bebía, recuerdo.

IX
Caer como un animal herido en el lugar que iba a ser de revelaciones.

X
Como quien no quiere la cosa. Ninguna cosa. Boca cosida. Párpados
cosidos. Me olvidé. Adentro el viento. Todo cerrado y el viento
adentro.

XI
Al negro sol del silencio las palabras se doraban.

XII
Pero el silencio es cierto. Por eso escribo. Estoy sola y escribo. No,
no estoy sola. Hay alguien aquí que tiembla.

XIII
Aun si digo sol y luna y estrella me refiero a cosas que me suceden.
¿Y qué deseaba yo?
Deseaba un silencio perfecto.
Por eso hablo.

XIV
La noche tiene la forma de un grito de lobo.

XV
Delicia de perderse en la imagen presentida. Yo me levanté de mi
cadáver, yo fui en busca de quien soy. Peregrina de mí, he ido hacia
la que duerme en un país al viento.

XVI
Mi caída sin fin a mi caída sin fin en donde nadie me aguardó pues al
mirar quién me aguardaba no vi otra cosa que a mí misma.

XVII
Algo caía en el silencio. Mi última palabra fue yo pero me refería al
alba luminosa.

XVIII
Flores amarillas constelan un círculo de tierra azul. El agua tiembla
llena de viento.

XIX
Deslumbramiento del día, pájaros amarillos en la mañana. Una mano
desata tinieblas, una mano arrastra la cabellera de una ahogada que no
cesa de pasar por el espejo. Volver a la memoria del cuerpo, he de
volver a mis huesos en duelo, he de comprender lo que dice mi voz.

ALEJANDRA PIZARNIK

martes, 18 de agosto de 2009

La fuerza del viento, de Emilio Picón Salvador

LA FUERZA DEL VIENTO

"El hombre es una nube de la que el sueño es viento" (Luis Cernuda)

Cuando en la mañana
uno no quiere
ni abrir los ojos
por no comenzar,

es difícil mantener
el equilibrio entre
lo que uno sueña
y lo que sueña la realidad.

Entonces
uno lo intenta
soplando con fuerza
las velas,

pero no existe
capacidad pulmonar
comparable
a la fuerza del viento.

EMILIO PICÓN SALVADOR

domingo, 16 de agosto de 2009

La nieve..., de Nazim Hikmet

LA NIEVE CORTÓ EL CAMINO...

La nieve cortó el camino
tú no estabas
me senté con las piernas cruzadas
contemplando tu rostro
con los ojos cerrados.

No pasaban barcos ni volaban aviones
tú no estabas
yo permanecía apoyado en la pared
hablando y hablando
sin abrir la boca.

Tú no estabas
mis manos te acariciaban
yo me tapaba la cara con las manos.

NAZIM HIKMET

miércoles, 12 de agosto de 2009

Soneto, de Dulce María

SONETO

Quiere el Amor Feliz -el que se posa
poco...- arrancar un verso al alma oscura:
¿Cuándo la miel necesitó dulzura?
¿Quién esencia de pomo echa en la rosa?

Quédese en hojarasca temblorosa
lo que no pudo ser fruta madura:
No se rima la dicha; se asegura
desnuda de palabras, se reposa...

Si el verso es sombra, ¿qué hace con el mío
la luz?... Si es luz..., la luz ¿por qué lo extraña?
¡Quién besar puede, bese y deje el frío

símbolo, el beso escrito!... ¡En la maraña
del mapa no está el agua azul del río,
ni se apoya en su nombre la montaña!...

DULCE MARIA LOYNAZ

jueves, 6 de agosto de 2009

La aparición del pájaro, de José Angel Valente

XXXV

La aparición del pájaro que vuela
y vuela y que se posa
sobre tu pecho y te reduce a grano,
a grumo, a gota cereal, el pájaro
que vuela dentro
de ti, mientras te vas haciendo
de sola transparencia,
de sola luz,
de tu sola materia, cuerpo
bebido por el pájaro.

JOSÉ ÁNGEL VALENTE

martes, 4 de agosto de 2009

En una estación del metro, de Oscar Hahn

EN UNA ESTACIÓN DEL METRO

Desventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro

y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos

y la perdieron para siempre entre la multitud

Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por las estaciones

y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles

y quizás el amor no es más que eso:

una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro

y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

OSCAR HAHN

domingo, 2 de agosto de 2009

Paz, de Bukowski

PAZ

junto a la mesa de la esquina en
el café
está sentada
una pareja de mediana edad.
han terminado de comer
y están bebiendo una cerveza
cada uno.
son las 9 de la noche.
ella está fumando un cigarrillo.
luego él dice algo.
ella asiente.
luego habla ella.
él sonríe, mueve la mano
luego se quedan callados.
a través de las persianas
junto a la mesa
parpadea
una luz roja de neón.

no hay guerra
no hay infierno.

luego él levanta su botella
de cerveza.

es verde,
se la lleva a los labios
le da un sorbo.

es una Coronet.

ella tiene el codo derecho
apoyado sobre la mesa
y en la mano
sostiene el cigarrillo
entre el pulgar y
el índice
y cuando ella le mira
fuera las calles
florecen
en la noche.

CHARLES BUKOWSKI

jueves, 30 de julio de 2009

Árbol adentro, de Octavio Paz

ÁRBOL ADENTRO

Creció en mi frente un árbol.
Creció hacia dentro.
Sus raíces son venas,
nervios sus ramas,
sus confusos follajes pensamientos.
Tus miradas lo encienden
y sus frutos de sombras
son naranjas de sangre,
son granadas de lumbre.
Amanece
en la noche del cuerpo,
allá adentro, en mi frente,
el árbol habla.
Acércate, ¿lo oyes?

OCTAVIO PAZ

martes, 28 de julio de 2009

Desnuda, de Roque Dalton

DESNUDA

Amo tu desnudez
porque desnuda me bebes con los poros,
como hace el agua
cuando entre sus paredes me sumerjo.

Tu desnudez derriba con su calor los límites,
me abre todas las puertas para que te adivine,
me toma de la mano como a un niño perdido
que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo
pasa a ser mi universo, el credo que me nutre;
la aromática lámpara que alzo estando ciego
cuando junto a la sombras los deseos me ladran.

Cuando te me desnudas con los ojos cerrados
cabes en una copa vecina de mi lengua,
cabes entre mis manos como el pan necesario,
cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.

El día en que te mueras te enterraré desnuda
para que limpio sea tu reparto en la tierra,
para poder besarte la piel en los caminos,
trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

El día en que te mueras te enterraré desnuda,
como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

ROQUE DALTON

domingo, 26 de julio de 2009

Afán para no separarme de ti..., de Pedro Salinas

AFÁN PARA NO SEPARARME DE TI...

Afán para no separarme de ti,
por tu belleza, lucha por no quedar en dónde quieres tú,
aquí en los alfabetos, en las auroras, en los labios.
Ansia de irse dejando atrás anécdotas, vestidos, caricias,
de llegar atravesando todo lo que en ti cambia,
a lo desnudo y a lo perdurable.
Y mientras siguen dando vueltas y vueltas, entregándose,
engañándose, tus rostros, tus caprichos y tus besos,
tus delicias volubles, tus contactos rápidos con el mundo,
haber llegado yo al centro puro, inmóvil, de ti misma,
y verte cómo cambias, y lo llamas vivir,
en todo, en todo si, menos en mí, dónde te sobrevives.

PEDRO SALINAS

miércoles, 22 de julio de 2009

Mulata, de Nicolás Guillén

MULATA

Ya yo me enteré, mulata,
mulata, ya sé que dise
que yo tengo la narise
como nudo de cobbata.

Y fíjate bien que tú
no ere tan adelantá,
poqque tu boca e bien grande,
y tu pasa, colorá.

Tanto tren con tu cueppo,
tanto tren;
tanto tren con tu boca,
tanto tren;
tanto tren con tu sojo,
tanto tren.

Si tú supiera, mulata,
la veddá,
¡que yo con mi negra tengo,
y no te quiero pa na!

NICOLÁS GUILLÉN

lunes, 20 de julio de 2009

El sur, de Borges

EL SUR

Desde uno de tus patios haber mirado
las antiguas estrellas,
desde el banco de
la sombra haber mirado
esas luces dispersas
que mi ignorancia no ha aprendido a nombrar
ni a ordenar en constelaciones,
haber sentido el círculo del agua
en el secreto aljibe,
el olor del jazmín y la madreselva,
el silencio del pájaro dormido,
el arco del zaguán, la humedad
-esas cosas, acaso, son el poema.

J. L. BORGES

sábado, 18 de julio de 2009

Ella..., de Aldo Luis Novelli

ELLA A PESAR DE TODO

ella avanza
sin descanso ni sillas en el camino
ella va
atraviesa montes y llanuras
bajo soles incendiados y lunas heladas
y avanza
el poeta se detiene
afloja el ritmo
a veces se confunde
se sienta en la silla del poder
pero ella no transa
llega a la ciudad
camina por calles nocturnas
corre el último colectivo
mira la luna con una mujer ciega
habla con los mudos
juega con niños en el parque
ladra junto a un perro callejero
huele una rosa negra
y sigue
cruza las bocacalles sin mirar
la atropellan
la insultan
la quieren arrestar
pero ella sigue
entra en el alma de un suicida
y lo salva
sube a las alturas
habla con los dioses
y discute con satanás
entra al cuerpo de un menesteroso
y bebe vino barato
se emborracha
y se droga
con los muchachos en la plaza
incendia gomas en la ruta
reclama paz y pan
pan y rosas
verdad y justicia
enfrenta la usura
al poder de los totalitarios
a torturadores y genocidas
no quiere circo
ni hueso
ni vino agrio
ella no se arrodilla
no se vende
grita sueños y libertad
hace amigos sin tiempo
compañeros entrañables
reclama lo imposible
cambia el mundo
lo destruye
y crea
un mundo nuevo
ríe y llora como un niño
como un hombre libre
como un sueño realizable
y sigue adelante
persigue utopías cabalgando unicornios
navega los siete mares de la tempestad
sobrevive
y sigue sin tiempo
para pausas tramposas
para habladurías vulgares
entra a las barriadas marginales
a los barrios abandonados a la mala del diablo
se interpone entre dos contrincantes
y le disparan a la cabeza
pero ella: la poesía
no se inmuta
solo sigue
debe llegar al final
de un camino sin fin
debe llegar a destino
a la salvación de todo hombre y mujer
debe llegar al amor fundamental.

ALDO LUIS NOVELLI

domingo, 12 de julio de 2009

Adiós al señor Kurtz, de Juan de Dios García

ADIÓS AL SEÑOR KURTZ

El fuego al aire libre,
una tarde tranquila. Suenan guitarras dulces,
sin instrucciones, solo deleitando.
No nos interesa el color del cielo,
tampoco sostener conversación.
Muy poco sitio para el odio aquí, en Sidi,
el fin de las colonias africanas.
Mantén viva esta ilusión de paraíso
todo el tiempo que puedas.
Dale la autoridad que se merece
al comportamiento inútil del péndulo.
No importa recordártelo de nuevo:
para vivir alegre, intuir la mentira
de las ideologías, moldear la realidad
con los sueños, hacer un barrido de estrellas.
No rechaces a Dios, hazlo literatura.

JUAN DE DIOS GARCÍA

viernes, 10 de julio de 2009

El tango, de Giusseppe Domínguez

EL TANGO

el tango es aburrido, rancio, soso.
el tango es decadente, obsoleto, pesado.

hasta que un día te diviertes,
te diviertes y casi hasta te ríes
bailando con alguna chiquilla enloquecida que te da una sonrisa.

el tango no te afecta, no te toca, a penas sí te dice nada.

hasta que un día una armónica te entra por la oreja, se te mete en el pecho y,
así, como si nada,
te parte en 2.

notas que se rompe en tu alma algo imposible, que tienes dos fuerzas tirando de ti,
para el cielo y para el infierno
o algo similar.

el tango, entonces, abre en ti una brecha insalvable,
un hueco de locura que sólo se llena muy de cuando en cuando,
un hueco que retumba en medio de tu torax,
un hueco de infinito que te lo llena un abrazo de alguien que a penas sí conoces.

el tango es para viejos, es un baile de ferias, un folklore importado
y te dicen que los antiguos son los mejores y tú dices que te quedas con el punk radikal
y te presentan los nuevos y dices que no es para tanto
y piazzolla te gusta, pero sólo pa’ un rato;

y un día te mueve las venas por dentro un algo,
un acordeón, quizá un piano
y te encuentras bailando Melancólico
de allá por los 40.

el tango es sólo un baile, te sigues resistiendo.

el tango es todo o nada, te guste o no te guste: te gusta o no te gusta,
el tango es, sin duda, una pasión;
pasión que te devora, te retiene, te atrapa,
te roba el alma, la mujer, el amante
y hasta algunos amigos que ya no puedes ver.

el tango irreversible ya no está entre tus manos
ahora con tus palabras, te has condenado,
con sus latidos sordos, ya te posee
ya eres todo suyo
y no te queda otra
que esperar ese instante
de eternidad
en que llenas el hueco de tu pecho anhelante
con esa con quien casi te rompes a llorar

GIUSSEPPE DOMINGUEZ

lunes, 6 de julio de 2009

Calma, de Eliseo Diego

CALMA

Este silencio,
blanco, ilimitado,
este silencio
del mar tranquilo, inmóvil,

que de pronto
rompen los leves caracoles
por un impulso de la brisa.

Se extiende acaso
de la tarde a la noche, se remansa
tal vez por la arenilla
de fuego,

la infinita
playa desierta,
de manera

que no acaba,
quizás,
este silencio,

nunca?

ELISEO DIEGO

sábado, 4 de julio de 2009

Y si después..., de Vallejo

Y SI DESPUÉS DE TANTAS PALABRAS...

¡Y si después de tantas palabras,
no sobrevive la palabra!
¡Si después de las alas de los pájaros,
no sobrevive el pájaro parado!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo y acabemos!

¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!
¡Levantarse del cielo hacia la tierra
por sus propios desastres
y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla!
¡Más valdría, francamente,
que se lo coman todo y qué más da...!

¡Y si después de tanta historia, sucumbimos,
no ya de eternidad,
sino de esas cosas sencillas, como estar
en la casa o ponerse a cavilar!
¡Y si luego encontramos,
de buenas a primeras, que vivimos,
a juzgar por la altura de los astros,
por el peine y las manchas del pañuelo!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo, desde luego!

Se dirá que tenemos
en uno de los ojos mucha pena
y también en el otro, mucha pena
y en los dos, cuando miran, mucha pena...
Entonces... ¡Claro!... Entonces... ¡ni palabra!

CÉSAR VALLEJO

domingo, 28 de junio de 2009

El rompeolas, de David González

EL ROMPEOLAS

....mi padre
....se levanta temprano cada mañana
....para ir a nadar
....para ir a nadar
....a la piscina municipal en invierno
y..a la del mar cantábrico en verano

....él se cree que así
....me comenta mi madre, escéptica
....no se va a morir nunca

....desde la ventana del estudio
....donde me encierro a escribir
....desde por la mañana temprano
y..durante las cuatro estaciones
....puedo ver la playa de mi padre
....la arena que está pisando
y..si tuviese a mano unos prismáticos
y..forzara un poco la vista
....podría, incluso, verle a él

....hace tiempo, años, que no le veo
....ni hablo con él
....ni siquiera por teléfono

....pero cuando luego
....retiro mi frente del cristal
y..acerco la silla
....apoyo los codos sobre la mesa
y..empiezo a escribir
....lo hago con la confianza
y..seguridad
....del que se sabe
....con las espaldas protegidas:

....su padre está ahí afuera,
....nadando

y..no se va a morir nunca.

DAVID GONZÁLEZ