sábado, 28 de noviembre de 2009

Abrí la puerta, de Pedro Casariego Córdoba

ABRÍ LA PUERTA

Abrí la puerta.
No había nada.
Me había puesto
mi paracaídas.
Mi paracaídas
singular se abrió.
Como los hormigueros
en primavera.
Como el vientre de
la nieve cuando
recibe a los jinetes.
Salté.
Sin prisas.
Para abrazar aviones.
Porque sí.
Con toda la razón
del mundo.
Con todos los papeles
en regla.
Un salto impetuoso.
Sin memoria.
Un salto...

PEDRO CASARIEGO CÓRDOBA