lunes, 28 de diciembre de 2009

El contrato, de Ana Pérez Cañamares

EL CONTRATO

A todo me he entregado
como si fuera a durar.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad
firmé un contrato
escrito sobre la piel.

Para decir adiós
he tenido que arrancarme
las cláusulas
a tiras.
Así ha sido
una y otra vez.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad.

La letra pequeña
se esconde ya
entre cicatrices.

ANA PÉREZ CAÑAMARES

sábado, 26 de diciembre de 2009

Penumbras, de Antonio Cruz

PENUMBRAS

Penumbras
sobre mí.

En lo profundo yace,
desvestida,
mi nostalgia.

Del otro lado
de este océano oscuro
hay un puerto
donde late la vida.

ANTONIO CRUZ

jueves, 24 de diciembre de 2009

Un cuarteto de Eliot

CUATRO CUARTETOS

BURN NORTON

I

El tiempo presente y el tiempo pasado,
Tal vez estén ambos presentes
En el tiempo futuro,
Y el tiempo futuro esté contenido en el tiempo pasado.
Si el tiempo es todo eternamente presente,
El tiempo es todo irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Queda como posibilidad perpetua
Solo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Apuntan a un solo fin, que está siempre presente.
Se oye el eco de pasos en la memoria,
Por el pasaje que no tomamos
Hacia la puerta que nunca abrimos
En el jardín de rosas. Mis palabras hacen eco
Así, en tu mente.
Pero con qué propósito
Perturban el polvo de un encuentro de pétalos de rosa
Yo no lo sé.
.......................Otros ecos
Habitan el jardín. ¿Los seguimos?
Pronto dijo el pájaro, búscalos, búscalos,
A la vuelta de la esquina. Por el primer portón,
A nuestro primer mundo, ¿seguiremos
Al tordo en su engaño? A nuestro primer mundo.
Allí estaban, decorosos, invisibles,
Moviéndose ingrávidos sobre las hojas muertas,
En el calor del otoño, por el aire vibrante,
Y el pájaro silbo en respuesta a
La música no oída oculta en los arbustos,
Y la mirada no vista cruzó, porque las rosas
Tenían aspecto de flores contempladas.
Allí estaban, como invitados nuestros, aceptados y aceptando.
Así que nos movimos, y ellos también, en una figura formal,
Por la vereda sola, hasta el borde del círculo,
Para mirar al fondo de la alberca seca.
Seca la alberca, concreto seco, de bordes pardos,
Y la alberca se lleno de agua por la luz solar,
Y el loto surgió, quieto, quieto,
La superficie brillaba por el corazón de la luz,
Y ellos estaban detrás de nosotros, reflejados en la alberca.
Entonces paso una nube, y la alberca quedó vacía.
Váyanse, dijo el pájaro, porque en las hojas habían niños,
Que se escondían nerviosos, conteniendo la risa.
Váyanse, váyanse, váyanse, dijo el pájaro: la especie humana
No puede soportar mucha realidad.
El tiempo pasado y el tiempo futuro
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Apuntan a un solo fin que está siempre presente.

T. S. ELIOT

martes, 22 de diciembre de 2009

Fragmento de Igitur, de Stéphane Mallarmé

IGITUR
(Fragmento)

Es el sueño puro de una medianoche, desaparecida en sí misma, cuya Claridad reconocida, que permanece sola en su realización sumergida en la sombra, resume su esterilidad en la palidez de un libro abierto que la mesa ofrece; página y decorado común de la Noche, si es que aún subsiste el silencio de una antigua palabra proferida por él, en la que, volviendo, la Medianoche evoca su sombra acabada y ausente con estas palabras: Yo fui la hora que debe purificarme.

STÉPHANE MALLARMÉ

domingo, 20 de diciembre de 2009

Manual de autoayuda, de Antonio Orihuela

MANUAL DE AUTOAYUDA

ÍNDICE

PARTE I

1. Cómo venderse sin que parezca que te están comprando.
2. Cómo llegar a ser un gran artista sin que se note que no haces más que lo que te están pidiendo.
3. Cómo transplantarse una columna vertebral de goma.
4. Cómo evitar el crecimiento de la nariz.
5. Cómo engancharse a una carreta.
6. Cómo hablar alemán con fluidez delante de gente que no sabe alemán.
7. Cómo conseguir poder y atraer a las masas.
8. Cómo deshacerse de los vínculos.
9. Cómo comprar fuerza de trabajo como si se comprara un disco de Bustamante.
10. Cómo eliminar puestos de trabajo.
11. Cómo generar economías subterráneas.
12. Cómo vaciar cabezas.
13. Cómo llevar el agua a tu molino.
14. Cómo ser birllante, agresivo y creativo.
15. Cómo tener razón.
16. Cómo tener éxito.
17. Capítulo-resumen: Cómo agradar al que manda desarrollando todo tu potencial.

PARTE II

18. Cómo hacerse el muerto basándose en la técnica del conejo.
19. Cómo borrar cualquier atisbo de conciencia de clase.
20. Cómo hablar en neolengua elemental.
21. Cómo comentar lo evidente.
22. Cómo opinar en sintonía con los opinados.
23. Cómo evitar las aglomeraciones.
24. Cómo plantear la amenaza de la inmigración sin xenofobia.
25. Cómo correr en caso de aviso de bomba.
26. Cómo vivir en un espacio tan pequeño como las ilusiones.
27. Cómo identificar terroristas.
28. Cómo disimular una vivienda vacía.
29. Cómo instalar cámaras de seguridad para obtener control y dominio sobre el espacio.
30. Cómo identificar a pobres y mendigos.
31. Cómo decorar tu casa con libros.
32. Cómo hacer de lo visible lo real, y de lo real lo verdadero.
33. Cómo desarrollar un discurso ecologista plausible.
34. Cómo elegir al presidente de la nación de entre las ofertas televisivas.
35. Cómo tocar el Himno de la Alegría a los niños del Tercer Mundo.
36. Capítulo-resumen: Cómo cargar en tu PC Kuma War y American’s Army para defenderte del Eje del Mal.

PARTE III

37. Cómo experimentar nuevas formas de narratividad en la intersección que marcan las nuevas tecnologías, el pensamiento y el arte.
-Apartado antes conocido por: Cómo repetir la historia-
38. Cómo hacer de la inmovilidad propia del intelectualismo el único movimiento.
39. Cómo trabajar desde la izquierda para el triunnfo de la derecha y el naufragio de la democracia.
40. Cómo preservar las más hermosas teorías de la grosera realidad.
41. Cómo hacer del temor senil a cualquier iniciativa una rutina transformadora.
42. Cómo discriminar una oportunida revolucionaria de una situación revolucionaria.
43. Cómo apagar la llama y después echarle la culpa al viento.
44. Cómo vestir de seda a una mona y que parazca Paulina Rubio.
45. Cómo desplazarse lateralmente.
46. Cómo resumir El Capital en una línea.
47. Cómo refutar El Capital en una línea.
48. Cómo viajar gratis a la URSS.
-Capítulo eliminado en las ediciones posteriores a 1989-
49. Cómo desviarse del marxismo hasta flotar en el aire.
-Anexos incluidos en las ediciones piratas posteriores a 1999-
50. Cómo ocultar en la cartera una fotografía de Flores magón y otra de Fermín Salvochea.
51. Capítulo-resumen: Cómo hacer la revolución sin que se den las condiciones objetivas.

PARTE IV (Sólo incluida en las ediciones para Centroamérica)

52. Cómo achicopalarse y agarrar patio de la pura garnacha, sin bayucadas, para plantear el bolado.
53. Cómo ser un choleno cholotón en plena chochenga.
54. Cómo echar riata embachucado.
55. Cómo huevear a un jiludas con jilote.
56. Cómo mecatarse con las mengalas piqueteras con pisto, buscando con rigio un rozo.
57. Capítulo-resumen: Cómo los cipotes cuches con el culo a dos manos chingan queditos.

ANTONIO ORIHUELA

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Destino, de Leonard Cohen

DESTINO

Quiero que tu cálido cuerpo desaparezca
educadamente y me deje solo en la bañera
porque quiero considerar mi destino.
¡Destino! ¿por qué me encuentras en esta bañera
ocioso, solo, sin lavar, sin siquiera
la intención de lavarme excepto en el último momento?
¿Por qué no me encuentras en lo alto de un poste de teléfonos,
reparando las líneas que van de ciudad a ciudad?
¿Por qué no me encuentras cabalgando a través de Cuba,
un hombre gigantesco con un machete rojo?
¿Por qué no me encuentras explicando máquinas
a pupilos poco privilegiados, españoles negroides,
contentos de que no sea un cursillo sobre escritura creativa?
Vuelve aquí pequeño y cálido cuerpo,
es la hora de otro día.
El destino ha huido y yo te elijo a ti
que me encontraste mirándote fijamente en un almacén
una tarde hace cuatro años
y has dormido conmigo desde entonces.
¿Qué te parecen mis ojos de pescador después de todo este tiempo?
¿Soy lo que esperabas?
¿Acaso estamos demasiado tiempo juntos?
¿Acaso se avergonzó el destino ante la doble toalla turca,
nuestro conocimiento de nuestras pieles,
nuestro amor que es proverbial en todo el bloque,
nuestro acuerdo de que en cuestiones espirituales
yo debo ser el Hombre del Destino
y tú la Mujer de la Casa?

LEONARD COHEN

lunes, 14 de diciembre de 2009

Líneas de fuga, de David Eloy Rodríguez

LÍNEAS DE FUGA

Huir lejos del odio y sus madrigueras
encendidos de pasión y búsquedas.
Huir por desesperaciones y refugios
con un equipaje de amor y desasosiego.
Huir hacia una hora sin puntos cardinales,
como equilibristas por el fino cordel de la cordura
o como mendigos que persiguen
un merecido corazón sobre la tierra.
Huir guiados por brújulas rotas.
Huir confiando en la fuga.
Huir para encontrarnos.

DAVID ELOY RODRÍGUEZ

sábado, 12 de diciembre de 2009

Por qué escribimos, de Roque Dalton

POR QUÉ ESCRIBIMOS

Uno hace versos y ama
la extraña risa de los niños,
el subsuelo del hombre
que en las ciudades ácidas disfraza su leyenda,
la instauración de la alegría
que profetiza el humo de las fábricas.

Uno tiene en las manos un pequeño país,
horribles fechas,
muertos como cuchillos exigentes,
obispos venenosos,
inmensos jóvenes de pie
sin más edad que la esperanza,
rebeldes panaderas con más poder que un lirio,
sastres como la vida,
páginas, novias,
esporádico pan , hijos enfermos,
abogados traidores
nietos de la sentencia y lo que fueron,
bodas desperdiciadas de impotente varón,
madre, pupilas, puentes,
rotas fotografías y programas.

Uno se va a morir,
mañana,
un año,
un mes sin pétalos dormidos;
disperso va a quedar bajo la tierra
y vendrán nuevos hombres
pidiendo panoramas.

Preguntarán qué fuimos,
quienes con llamas puras les antecedieron,
a quienes maldecir con el recuerdo.

Bien.
Eso hacemos:
custodiamos para ellos el tiempo que nos toca.

ROQUE DALTON

viernes, 11 de diciembre de 2009

Nieve difusa, de Dolores Vallejo

NIEVE DIFUSA

La dama de falda de rayas
rojas y blancas,
y blusa verde esperanza,
no levanta los ojos del libro,
ni para colocar la diadema pompón,
que poco a poco, se desliza por su frente.

La dama de medias blancas
y zapatos blancos,
mueve su mano sin darse cuenta,
de arriba abajo,
acariciando su pierna derecha.

Su hombro izquierdo,
reposado y descubierto,
se apoya en la mesa
en la que está su libro,
reposado y descubierto.

Huele a flores de jarrón
y a calor de chimenea.

La dama de pelo corto y mirada
de señorita rica concentrada,
se llama Leonor.

Afuera hace un frío terrible,
y las bajas temperaturas auguran nieve,
nieve difusa, como de lado,
de la que no se ve
porque se la mira de reojo,
sin prestarle atención,
por previsible, por obvia.

Huele a madera de pino
y piñas charlatanas.

La dama de escote en pico,
ribeteado con puntilla blanca,
no quiere ver ni oír nada que no le diga su libro.
¡Ni la belleza de la nieve difusa, puede con ella!

Huele a ensimismamiento, a alfombra espesa,
a pasar de hojas tras un largo silencio.

La dama de labios rojos y cejas negras
no quiere hablar, porque tiene los labios secos,
de tanto leer para adentro.

Huele a crema de manos y chocolate espeso.

DOLORES VALLEJO

jueves, 10 de diciembre de 2009

Uno del Kokinshu

Compuesto al ver a las danzarinas Gosechi

Vientos del cielo,
soplad y cerrad
el camino entre las nubes
y detened por un tiempo
las figuras de estas doncellas.

Yoshimine no Munesada

martes, 8 de diciembre de 2009

Frontera sur, de Raquel Zarazaga

FRONTERA SUR

III

FATUMEH
-la de los ojos de gacela-
sonríe.
Ahmed sonríe.
Su codorniz ha puesto siete huevos.

Hoy es viernes, día santo.
No viernes santo.
(Eso queda más lejos)
Vuelven del campo
en la trasera de la camioneta.
La rueda derecha
se cimbrea peligrosamente.
La izquierda es la mitad de ancha.
La de repuesto va debajo
y es más gruesa que las dos.
Las manos que acarician
te enseñan de nuevo su tesoro.
Y en el dintel de sus ojos
sigues nadando -sin mapa-
pero el tiempo no te ahoga.

Te haces vidente
en los ojos del ciego que toca el sitar.
Bailas con lo invisible y aprendes a amarlo.

RAQUEL ZARAZAGA

domingo, 6 de diciembre de 2009

Nuestros pequeños mundos, de Julio Rivera

NUESTROS PEQUEÑOS MUNDOS

Miras despacio el contraste del verde
de la pared con el dorado viejo
del marco; el tosco, humilde y torpe
diseño de las sillas; el temblor del geranio
en el alféizar, mientras oyes
los pequeños pies
de la lluvia
bailando afuera...
Y en esa sencillez
parte de ti ves reflejada:
el trabajo y experiencia humanos
por incontables siglos.

Y sientes compañía. Te percatas
de que nadie está totalmente solo,
pues todo a nuestro alrededor musita,
aunque con voz y vida que no son humanas.

Es como volver al antiguo encantamiento
de nuestros ojos infantiles inaugurando el mundo:
los nervios y nudos de la madera
con sus caminos de bosques y vientos;
el dibujo geométrico del azulejo;
el esmalte de las vajillas,
los exactos, metódicos tejados.
El espejo donde descansa nuestro rostro.

Ese mundo íntimo que ignoramos distraídos,
que sin urgencia de dominio
nuestra atención reclama
ofreciéndonos su secreto inaprensible.

JULIO RIVERA

viernes, 4 de diciembre de 2009

Voces apenas, de Bernardo Bersabé

VOCES APENAS

He encontrado tu lengua y tus espejos
tirados por el cuarto,
recuerdos como sombras.
Y ninguna señal
ilumina esta noche en que traicionan
la crueldad de los cuentos infantiles,
las palabras que quiero poseer
y ese sucio cristal que nos separa.

BERNARDO BERSABÉ

jueves, 3 de diciembre de 2009

Las manos, de David González

LAS MANOS

las manos

me decían mis padres
antes de sentarme
a la mesa a comer

lávate bien
las manos


no alcanzaban
a comprender
que los niños
las tenemos siempre

limpias

DAVID GONZÁLEZ

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Hoy recibí, de Lars Huldén

HOY RECIBÍ

Hoy recibí
una nueva advertencia
al ver mi abrigo
caído en el suelo sin vida
con la percha rota,
una nueva advertencia
de no meter tanta
basura en los bolsillos.

LARS HULDÉN