miércoles, 31 de marzo de 2010

El por qué del viento, de Laura Riding

EL POR QUÉ DEL VIENTO

Debemos aprender mejor
lo que somos y lo que no.
No somos el viento.
No somos el humor trashumante que incita
nuestras mentes a un vertiginoso desamparo.
Debemos distinguir mejor
entre nosotros y los extraños.

Hay muchas cosas que no somos.
Hay muchas cosas que no son.
Hay muchas cosas que no debemos ser.

LAURA RIDING