lunes, 15 de marzo de 2010

Encuentros casuales, de Juan Carlos Mestre

ENCUENTRO CASUALES

Encontré una moneda bajo la alfombra,
me dijo, gástame en tu felicidad.
Encontré tu horquilla de pelo bajo la mesilla de noche,
no es mía, debe ser de otra chica.
Encontré entre las sábanas una reina de ajedrez,
hace tiempo que no sacabas las fichas.
Encontré una bandeja inglesa en la tienda de viejo,
no era antigua ni inglesa.
Encontré una novia que era la caraba,
pero tenía pecas del tamaño de un platillo de postre.
Encontré una peseta, una tuerca, un embudo sin asa,
para qué habrían de servir esas cosas.
Encontré un zorro, la oportunidad de mi vida,
lo maté y clavé su piel a secar.
Encontré en la puerta a quienquiera que fuese,
sería yo mismo.

JUAN CARLOS MESTRE