viernes, 30 de abril de 2010

Desnuda, de Carmen Garrido

DESNUDA

"Entonces a mí qué me queda.
Debo preguntarme en silencio.
Y sin escribir y sin dormir."

Uno más, Boris Vian


Te extraño inmensamente
si pudiera abarcarte con mis brazos, sin que las manos
__nunca se tocaran
entonces, sería como cuando hueles los libros de papel de
__seda
entonces, sería como cuando llegan los primeros fríos y yo
__sueño con El pequeño vals vienés, mientras me estremezco
entonces, sería como el primer bocado de chocolate blanco,
__laxo, que cae sobre la tacita de Sèvres
si pudiera abarcarte con mis brazos, sería la Ternura.

te extraño inmensamente
__a pesar de que mis ojos son tan grandes como tú los soñaste
__a pesar de que alguien toca lieder en mi honor
__a pesar de que la pluma rasga hojas con firmeza
__y los medallones se anudan certeros en mi nuca.

te extraño inmensamente
beso cada parte del aire en que no estás,
de los trigos que no ves,
me deleito con las risas que tú darías al viento,
acabo cansada entre las piernas que tú mimaste.

te extraño inmensamente
esa palabra que te queda por decir
__a ésa la extraño, sobre todo
aquel verbo lejano que yo desconozco tanto, aquella
__leyenda de furias que tú tienes que contar
hay tantas notas de música sin leer...

un día se acabarán las margaritas blancas
entonces, cuando otros me extrañen inmensamente,
__las dos nos perderemos en nuestros silencios
__y mis manos, por fin, abarcarán tu Ternura, toda ella.

CARMEN GARRIDO ORTIZ

jueves, 29 de abril de 2010

El camino del santuario, de Namdeo Dasal

EL CAMINO DEL SANTUARIO

Yo nací cuando el sol desfalleció
y lentamente se extinguió
en el abrazo de la noche.
Yo nací en un atajo,
en un andrajo.

Fui huérfano el día mismo en que nací.
Con Dios se fue la que me dio el ser.
Estaba cansado del fantasma
que en el atajo me acechaba.
Casi toda mi vida la pasé
lavando la oscuridad de aquel sari.

Me crié como si se me hubiera fundido un fusible.
Comí excrementos y crecí.
Dadme cinco paise, dadme cinco paise
y coged cinco blasfemias a cambio.
Yo voy camino del santuario.

NAMDEO DASAL

lunes, 26 de abril de 2010

Atardecer..., de Ángel Paniagua

ATARDECER CON WALLACE STEVENS

Mirar por la ventana es sólo uno
de los actos posibles en esta tarde muerta.
Mirar con anodina indiferencia
a los niños que juegan en la plaza,
a sus madres sentadas en los bancos
o fumando de pie, junto al marido,
todavía -las siete- con las gafas de sol.

Una sola pobreza es suficiente
para entender las otras. Una sola
canción puede arrancar distintas lágrimas,
dependiendo del grado de tristeza
-o de conformidad con la tristeza-
de quien la escucha. Una sola vida
podría contener todas las vidas.

Un poema difícilmente puede
contener sentimientos imposibles
de encontrar en cualquiera, ni agotarlos:
un poema es un gesto que todos han escrito
cuando uno lo copia en el papel,
un fragmento de vida en que el poeta,
hablando de sí mismo, habla de todos.

ÁNGEL PANIAGUA

jueves, 22 de abril de 2010

Pongo mi mano..., de Chema Vega

PONGO MI MANO...

Pongo mi mano en el pecho;
el corazón late; es hermoso.
Es como estar embarazado,
como tener un hijo dentro.
Soy padre de un corazón.

CHEMA VEGA

miércoles, 21 de abril de 2010

La Primavera es..., de Cummings

LA PRIMAVERA ES...

La Primavera es como una quizás mano
(que viene cuidadosamente
de la Nada)arreglando
una ventana,en la que la gente mira(mientras
la gente observa
arreglando y cambiando poniendo
cuidadosamente allí una cosa
insólita y una cosa habitual aquí)y

cambiando todo cuidadosamente

la primavera es como una quizás
Mano en una ventana
(cuidadosamente hacia
y desde moviendo Nuevas
y Viejas cosas,mientras
la gente observa cuidadosamente
moviendo un quizás
pedazo de flor aquí poniendo
una pizca de aire allá)y

sin romper nada.

E. E. CUMMINGS

martes, 20 de abril de 2010

¡La hemos vuelto a hallar!..., de Rimbaud

¡LA HEMOS VUELTO A HALLAR!...

¡La hemos vuelto a hallar!
¿Qué?, la Eternidad.
Es la mar mezclada
con el sol.

Alma mía eterna,
cumple tu promesa
pese a la noche solitaria
y al día en fuego.

Pues tú te desprendes
de los asuntos humanos,
¡De los simples impulsos!
Vuelas según...

Nunca la esperanza,
no hay oriente.
Ciencia y paciencia.
El suplicio es seguro.

Ya no hay mañana,
brasas de satén,
vuestro ardor
es el deber.

¡La hemos vuelto a hallar!
-¿Qué?- -La Eternidad.
Es la mar mezclada
con el sol.

ARTHUR RIMBAUD

viernes, 16 de abril de 2010

Canto III, de Ezra Pound

CANTO III
(fragmento)

Yo me sentaba en las gradas de la Dogana
Porque las góndolas costaban mucho aquel año,
Y no estaban "esas niñas", sólo había una cara
Y el Buccentoro veinte yardas allá, aullando "Stretti",
Y los rayos de la iluminación cruzados, aquel año, en el Morosini
Y pavos reales en casa de Koré, o pudo haber habido.
............Dioses flotan en el aire azur,
Brillantes dioses y Toscanos, de vuelta antes que el rocío se derramara.
Luz: y la primera luz aun antes que cayera ningún rocío.
Paniscos, y salidas del roble, dríadas,
Y del manzano, mélidas,
Por todo el bosque, y las hojas están llenas de voces,
Suspirantes, y las nubes se doblan sobre el lago,
Y hay dioses sobre ellas,
Y en el agua, las bañistas de blancura almendrada,
El agua plata vidrea los erectos pezones,
............Como Poggio los observara,
Venas verdes en el turquesa,
O las gradas grises llevan hacia arriba bajo los cedros.

EZRA POUND

lunes, 12 de abril de 2010

Había un bar, de Domingo López

HABÍA UN BAR

Había un bar adonde iba
cuando sufría.
Entraba en una penumbra fresca,
olorosa a vino rancio,
a aceituna
y se sentaba en una mesa del fondo
como un perro exhausto
que se echa.
Desde ahí miraba el mundo
tras el cristal sucio
y bebía
en silencio como los tres
o cuatro asiduos que se reconocían
en aquella tasca sin nombre,
como apiadándose
unos de otros.
Luego
pasó el tiempo
y la vida le fue dejando
sin amparo
- otra ciudad, un empleo, un hijo,
las primeras muertes,
cuarenta años -
soportando el dolor
en su implacable interperie.
Ayer volvió
y encontró el callejón,
casi arrastrándose como entonces.
Peluquería Nuevo Look
leyó
con asombro y tristeza.
Y entró
y se dejó cortar el pelo escaso
mientras tragaba saliva
y se veía la cara en el espejo,
las arrugas,
la perenne mueca en la boca
y entonces supo
que aunque ya era tarde
para buscar refugio
ya no tendría definitivamente,
hasta el nicho final,
ningún sitio
donde esconderse.

DOMINGO LÓPEZ

jueves, 8 de abril de 2010

Ojos, de Giuss

OJOS

Ojos
.....Ojos
..........Ojos
...............Ojos
y una sonrisa
y una salida
y un saludo
y me dice
¿qué quieres?
y le respondo
La luna!
y me sirve un
_.................chupito.

GIUSSEPPE DOMINGUEZ

martes, 6 de abril de 2010

El camino, de Ko Un

EL CAMINO

De ahora en adelante, esperanza.
Me falta el aliento,
de ahora en adelante,esperanza.
Si no hay camino
lo construyo mientras lo hago.
De ahora en adelante, historia.
Historia no como pasado,
sino como todo lo que es.
Del futuro, de sus peligros,
en mi vida presente,
hasta lo desconocido que viene,
y la oscuridad que viene.
Oscuridad
es solo ausencia de luz.
De ahora en adelante, esperanza.
El camino no existe.
Por esto lo construyo mientras lo hago.
He aquí el camino.
He aquí el camino,
y lleva siempre consigo, impecable,
numerosos mañanas.

KO UN