jueves, 29 de abril de 2010

El camino del santuario, de Namdeo Dasal

EL CAMINO DEL SANTUARIO

Yo nací cuando el sol desfalleció
y lentamente se extinguió
en el abrazo de la noche.
Yo nací en un atajo,
en un andrajo.

Fui huérfano el día mismo en que nací.
Con Dios se fue la que me dio el ser.
Estaba cansado del fantasma
que en el atajo me acechaba.
Casi toda mi vida la pasé
lavando la oscuridad de aquel sari.

Me crié como si se me hubiera fundido un fusible.
Comí excrementos y crecí.
Dadme cinco paise, dadme cinco paise
y coged cinco blasfemias a cambio.
Yo voy camino del santuario.

NAMDEO DASAL