lunes, 24 de mayo de 2010

Hokusai, de Anne Carson

HOKUSAI
La ira es un cerrojo amargo.
Pero puedes hacerlo girar.
Hokusai a los ochenta y tres años
dijo,
Hora de hacer mis leones.
Cada mañana
hasta su muerte
219 días más tarde
hizo
un león.
Ráfagas de viento soplaban del noroeste.
Los leones se mecían
y saltaban
desde las crestas
de los pinos
sobre
el sendero nevado
o se estrellaban
juntos
contra su choza,
lacerando los astros
con blancas garras
mientras caían.
Sigo dibujando
a la espera
de un día apacible,
decía Hokusai
mientras los leones pasaban en tropel.
ANNE CARSON