miércoles, 23 de junio de 2010

Una maldición al demonio, de Jack Kerouac

UNA MALDICIÓN AL DEMONIO
Lucifer Sansfoi
        Lacayo Sansfoi
Rito judío Perdieu
        I. B. Perdie
                 Billy Perdy
Desenrrollaré tus
        intestinos desde Durham
                 a Dover
                 y los enterraré
                 en Clover-
Tus salmos te los he
        grabado
        en los dientes-
Tus victorias
desvanecidas-
Estás enjaulado bajo
la falda de una mujer
        de piedra-
Ciega mujer de piedra
sin intestinos
y sólo con una balanza-
Que tus pensamientos & cartas
entre cervezas vayan a
        una Beth (tumba, en gaélico)
Que tus filosofías
te broten de la nariz
de nuevo-
Que tus secretos
y ensayos sean colgados
        en salas de baile
de puñal
        a puñal
Que tu réquiem
final sea con
        martillos-
Que tu secreto
esencial quede enroscado
        a botones de oro
        & agonizando
Que tu guía para 32
ciudades europeas
quede cubierta de costras en Isaías
-que tu barba roja
algo snob desaparezca entre
ruinas de dolmen
de las ediciones
de Blake-
Que tus santos y
consuelos sean arrebatados
-un manual
enrollado en una
        urna-
Y tu padre
        y tu madre se manchen
        al pensar en ti
        el inagotable nunca engendrado
                 cosechador de gusanos
-tú yaciendo
allí, tú
reina por un
día, esperando
que las "brumas
del pantano"
se echen sobre ti
Que tu dulce belleza
sea descubierta por el Innombrable
en su escondite
        sésamo untuoso
sale de ti
de la ausencia
de salida,
tendón, todo
lo demás-
Temblorosa jerga
cementerio ¡Uuh!
        Que el hospital
que te entierre
        sea Baal,
        el enterrador
        Yorrick
& el que te eche la tierra encima
        un mulero-
Que tu perfil
        en otro tiempo
                 como el de la Garbo,
se confunda con la tierra-
anguilas de un
        fiordo
        infernal-
Y que tu tímida
        voz sea
        estrangulada
        por el polvo
                 para siempre.
Que las nubes de la
        promesa de Noé
        se licuen en pena
        sobre ti-
Que tiza roja
        sea tu centro
& quedes unido a cuellos
        de cerdos, verracos,
        estafadores y ladrones
        & ardas con
        Stalin, Hitler
        & los demás-
Que te muerdas
el labio    para que
        no puedas
        reunirte con Dios
                 o
        Que me pegue un editor
                 -amén
El limosnero,
        su taza no tiene
        fondo,
ni yo
        un límite.
Demonio, vuelve
        a las cavernas bermejas.
JACK KEROUAC