jueves, 23 de septiembre de 2010

37 preguntas..., de Bernardo Atxaga

37 PREGUNTAS A MI ÚNICO CONTACTO AL OTRO LADO DE LA FRONTERA

Dime, ¿es feliz la gente allá al otro lado de la frontera? /
¿Encuentra su amor respuesta siquiera en un veinte o veintidós
por ciento de los casos, o como aquí / son mudos los teléfonos,
corazones desiertos noche tras noche / corazones desiertos
en la última habitación del laberinto?
¿Hay en vuestro reino entre vuestros territorios algún lugar
llamado / Greenland o Groenlandia? ¿Son sombríos sus valles? /
¿Hay gasolineras de la compañía Shell? ¿Se acercan las
mariposas hasta las conchas amarillas? ¿Ni aun en invierno? /
¿Nunca existió allí un espía que respondiera al nombre de
Cenizas?
Dime, ¿es feliz la gente allá al otro lado de la frontera? /
¿Nunca soñáis con cangrejos? ¿Y con niños ciegos? /
¿Os acordáis alguna vez del ciclista Tom Simpson, de cómo
se asfixió en el Aubisque? ¿Qué me decís de la imagen de su
maillot / como una tabla de ajedrez rota sobre la gravilla?
Al otro lado de la frontera, ¿protege la hoja al fruto? / ¿Hay
fresas? ¿Tienen los peces abisales presentimientos / acerca del
sol? ¿Saben diferenciar la palabra luz de la palabra sombra? /
Aquellos que al tomar el tren desaparecieron en la transparencia
de la tarde, / ¿hasta cuándo conservaron la ilusión de que
podrían quedarse?
Se me ha dicho que para los pájaros no hay otro destino que
el viento / que hay barcos que jamás alcanzan un puerto /
Cuando vosotros habláis del destino, ¿a qué os referís
exactamente? / ¿A las ventajas de un trabajo seguro? ¿Al pato
a la naranja? ¿Nunca rezáis por las caravanas del desierto?
¿Son muchos, sois muchos los habitantes del otro lado de la
frontera? / Esta gente que veo todos los días por la calle,
¿vive allá?

BERNARDO ATXAGA