miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cocktail Bukowski, de Tiago Nené

COKTAIL BUKOWSKI

Aquel día
había vestido mi cuerpo
sin el alma,
había vestido mi cuerpo
sin la alegría,
me lavé los dientes
y olvidé la sonrisa en el lavabo,
me lavé las manos
y dejé mi tacto en la toalla;
en ese día
después del trabajo me fui a dormir,
acosté mi cuerpo
y volví a encontrar el alma.
Al día siguiente
me vestí el alma
y dejé olvidado medio cuerpo
y la memoria en el secador del pelo...
Y algo inolvidable que no recuerdo sucedió:
Porque hoy tengo el alma mutilada
y ni siquiera tengo el cuerpo.

TIAGO NENÉ