jueves, 25 de noviembre de 2010

Desde la ventana, de Ana Pérez Cañamares

DESDE LA VENTANA

Mientras tiendo la ropa
una mariposa enorme pasa por debajo
sorteando los setos y los árboles ralos
grácil como si la empujara el aliento de una selva
a la vuelta de la esquina.

Sumando mis horas de vuelo
a favor de las corrientes de aire
-si es eso lo que cuenta al final-
mi vida durará tan poco como la suya.

El otoño nos rodea piadoso
callando que él volverá una y otra vez
una y otra vez.

ANA PÉREZ CAÑAMARES