lunes, 30 de mayo de 2011

Pájaro escrito, de Saúl Ibargoyen

PÁJARO ESCRITO

(para José Luis Megchún)

Es otro pájaro éste
que el papel fermentado genera
entre trazos de tinta verde lamidos
por la lluvia que soltó
la noche externa.
En su pico de dura agudeza
se rompen migas secas
y lombrices fatigadas
y mariposas sutiles
y semillas parpadeantes
y hormigas que el lápiz
jamás inventó.
Plumas cerradas sobre plumas
donde íntimos bichos se resguardan:
plumones tallos fibrillas vástagos
con deseo de altura
con apetencia de aire imprevisible
y jugos tal vez amarillos.
Pájaro muy otro en lo distinto
de sus brincares y volares encuadernados
sin impulso de cantarse o trinarse
o silbarse o aullarse o gritarse:
porque sólo el silencio permite
que pájaro sea
en la delgadez indecisa
de estas páginas de papel o de pasto.

SAÚL IBARGOYEN