jueves, 2 de febrero de 2012

Un poema de Carlos Cuesta Clemente

PASAJES

Una vez
escondido el tesoro
nadie supo
regresar a casa.

CARLOS CUESTA CLEMENTE