martes, 22 de mayo de 2012

Otro fragmento de la Epopeya de Gilgamesh

Al primer resplandor del alba Gilgamesh dijo a su amigo:

Enkidu, tu madre una gacela, un onagro tu padre.

Aquellos cuya señal son sus colas te criaron,

y el ganado de la llanura y de todos los pastos.

¡Ojalá las huellas de Enkidu en el Bosque de los Cedros

lloren por ti, jamás callen noche y día!

Así los mayores de la amplia y amurallada Uruk lloren por ti.

Llore por ti el dedo que se extienda detrás de nosotros bendiciendo.

Llore por ti y despierte ecos en la campiña como si fuera tu madre.

Llore por ti oso, hiena, pantera, tigre, ciervo, leopardo, león;

bueyes, venado, cabra montés, y las criaturas salvajes del llano.

Llore por ti el río Ula por cuyas riberas solíamos pasear.

Llore por ti el puro Eufrates, del que sacábamos agua para el odre.

Lloren por ti Los guerreros de la amplia y amurallada Uruk

Llore por ti quien en Eridu ensalzó tu nombre.

Llore por ti quien proporcionó grano para tu boca.

Llore por ti quien puso ungüento en tu espalda.

Llore por ti quien puso cerveza en tu boca.

Llore por ti la meretriz que te ungió con aceite fragante.

Llore por ti el harén que te llevó la mujer y el anillo de tu elección.

¡Lloren los hermanos por ti como hermanas y crezca larga su cabellera por ti!

lunes, 21 de mayo de 2012

Un poema de Eduardo Galeano

LOS NADIE

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir
de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que
llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve
ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la
buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la
mano izquierda, o se levanten con el pié derecho, o empiecen el año
cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de los nadies, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre,
muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la
prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

EDUARDO GALEANO

jueves, 17 de mayo de 2012

Un poema de Benedetti

NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

MARIO BENEDETTI

miércoles, 16 de mayo de 2012

Fragmento de la Epopeya de Gilgamesh

Gilgamesh, ¿por qué vagas de un lado para otro?
La Vida que persigues no la encontrarás jamás.
Cuando los dioses crearon la Humanidad,
asignaron la muerte para esa Humanidad,
pero ellos retuvieron entre sus manos la Vida.
En cuanto a ti, Gilgamesh, llena tu vientre,
vive alegre día y noche,
que tus vestidos sean inmaculados,
lávate la cabeza, báñate,
atiende al niño que te tome de la mano,
deleita a tu mujer, abrazada contra ti.
¡Tal es el destino de la Humanidad!

martes, 15 de mayo de 2012

Primer aniversario Indignado

¿Qué es #15M?
dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es #15M?
¿Y tú me lo preguntas?
#15M... eres tú.

@CHUNGUIFRIKI

lunes, 14 de mayo de 2012

Un poema de Jame Kavanaugh

ALGÚN DÍA

Algún día yo me iré
Y seré libre
Y dejaré tras de mí a los estériles
A su segura esterilidad
Me iré sin decir dónde voy
Y caminaré a través de un campo baldío
Para allí dejar el mundo
Y alejarme luego despreocupado
Como un Atlas sin empleo.

JAME KAVANAUGH

viernes, 11 de mayo de 2012

Un poema de D. H. Lawrence

¿QUÉ ES ÉL?

-¿Qué es él?
-Un hombre, por supuesto.
-Sí, pero ¿qué hace?
-Vive y es un hombre.
-¡Oh, por supuesto! Pero debe trabajar. Tiene que tener una ocupación
de alguna especie.
-¿Por qué?
-Porque obviamente no pertenece a las clases acomodadas.
-No lo sé. Pero tiene mucho tiempo. Y hace unas sillas muy bonitas.
-¡Ahí está entonces! Es ebanista.
-¡No, no!
-En todo caso, carpintero y ensamblador.
-No, en absoluto.
-Pero si tú lo dijiste.
-¿Qué dije yo?
-Que hacía sillas y que era carpintero y ebanista.
-Yo dije que hacía sillas pero no dije que fuera carpintero.
-Muy bien, entonces es un aficionado.
-¡Quizá! ¿Dirías tú que un tordo es un flautista profesional o un aficionado?
-Yo diría que es un pájaro simplemente.
-Y yo digo que es sólo un hombre.
-¡Está bien! Siempre te ha gustado hacer juegos de palabras.

D. H. LAWRENCE

miércoles, 9 de mayo de 2012

Un poema de Derek Walcott

EL AMOR DESPUÉS DEL AMOR

El tiempo vendrá
en que, con júbilo,
saldrás a recibirte a ti mismo
en tu propia puerta, en tu propio espejo,
y ambos sonreiréis ante la bienvenida del otro
y dirá, siéntate. Come.
Volverás a amar al extraño que fuiste tú mismo.
Sirve vino. Sirve pan. Deja que tu corazón
regrese a sí mismo, al extraño que te ha amado
toda tu vida, al cual has ignorado
por causa de otro y que te conoce de memoria.
Saca las cartas de amor de la estantería,
las fotos, las notas desesperadas,
despega tu propia imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida.

DEREK WALCOTT

Un poema de Michel Houellebecq

La finalidad de la vida es amar
Todos lo dicen, todos lo saben
Tus palabras son inútiles
Ya no siento tu cuerpo frágil

Y la finalidad de mi vida se desdibuja
Todo recto hacia delante, la torre Montparnasse
Cuyos pisos pausadamente
Se iluminan como un sueño ido a pique.

Atravesamos el centro comercial
Como una envoltura irisada
Cuyos estímulos neuróticos
Delimitan un destino brutal.

Es nuestra vida, es nuestra muerte
Lo que se dibuja en las redes
La ciudad alimenta a sus verdugos
Y el asco anega nuestros cuerpos.

Experiencias inarticuladas,
Compro revistas sexuales
Repletas de fantasmas crueles
En el fondo, es necesario eyacular

Y quedarse dormido como un trozo de carne
Sobre un colchón desfondado
De niño, caminaba por la landa
recogía flores encorvadas
Y soñaba con el mundo entero
De niño, caminaba por la landa
La landa era suave a mis pies.

MICHEL HOUELLEBECQ

lunes, 7 de mayo de 2012

Un poema de Yanis Ritsos

Ciérrame, decías.
Ciérrate...
Rompe el peine.
Tus dedos me peinan
por dentro.

YANIS RITSOS