lunes, 12 de noviembre de 2012

Un poema de Alexander Block

El viento irrumpe, aúlla la nieve...

El viento irrumpe, aúlla la nieve,
y en la memoria por un instante resurge
aquel lugar, aquella orilla lejana...
Las flores débiles bajo la escarcha se marchitaron...

Y mis antiguas afecciones
susurran como la hierba seca...
Es de noche. Y en la noche, por un sendero tupido
voy hacia el abismo cubierto de nieve...

La noche, el bosque y la nieve. Y yo llevo
el peso odioso de los recuerdos...
De pronto, allá, se divisa una casita en un claro
y una muchacha canta en el bosque.

Alexander Block