viernes, 16 de noviembre de 2012

Un poema de Maram

Da tu alegría,
el resplandor de tus ojos,
el fuego de tu cuerpo
y tu paciencia.
Deja que el agua
enjuague tus lágrimas
y ahogue tus gemidos,
tú,
la amante.

Maram al-Masri