martes, 15 de enero de 2013

La paradoja de nuestro tiempo

Tenemos casas más grandes, pero familias más pequeñas;
más comodidades pero menos tiempo.
Tenemos más títulos, pero menos sentido común;
más conocimientos, pero menos criterio;
más medicinas, pero menos salud.
Hemos ido a la luna y hemos vuelto,
pero nos cuesta cruzar la calle para conocer a los nuevos vecinos.
Hemos construido ordenadores que almacenan más información
para reproducirla más que nunca,
pero gozamos de menos comunicación.
Nos hemos excedido en cantidad,
quedándonos cortos en calidad.
Es la era de la comida rápida y la digestión lenta;
de hombres altos pero de poco carácter;
de los grandes beneficios y las relaciones superficiales.
Es la era en que hay mucho en el escaparate,
pero nada en el interior.

Dalai Lama