martes, 26 de febrero de 2013

Poesía Trunca, de Nogueras

Poesía Trunca

contaba arturo corcuera que javier había escrito con tiza
en la pared de su cuarto de lima unos mudos versos de quevedo
aunque probablemente arturo se equivocaba y aún puede leerse
si es que existe esa pared la verdad es concreta
yo lo vi a javier en 1962 en la habana fue mario creo quien nos presentó
o rodolfo era como un niño grande que nunca se reía de la
muerte en presencia de extraños pero creo que a solas sí alguna vez sí
le enseñó sin miedo su sonrisa él
que al final iría a tenderse entre pájaros y árboles
en el regazo del madre de dios
puede que un poquito orgulloso de haber caído no como dios manda
sino como él había decidido en el día y la hora señalados
en el madre de dios por una verdad concreta
recuerdo a walsh lo veo aquella tarde en la universidad
callándose hasta por los codos y con una mirada triste
que entonces era inexplicable pero ahora pienso que acaso
sabía que sólo los rechazados de este mundo mueren
tranquilamente y él ya había elegido
recuerdo luego la noticia años después no muchos guardo
para mis nostalgias de mañana
aquella antología en la que incluyó algunos versos míos
y que me envió después con un abrazo abrazo que no le
devolví que ya no le devolveré
una noche de 1979 en estocolmo brindamos por su juventud
harquero hernan quintín y yo
ron y quizás por dentro a lo corto lágrimas y otra tarde
cerca de barcelona galeano manuel y nuevamente yo
lo vimos otra vez asistir a walsh al lento diálogo
y todos pensamos hay que abrir bien los ojos rodolfo se
queda esta vez entre los vivos pero era el alcohol
estaba muerto y qué podíamos hacer
si la muerte se gana la vida muy bien con los que no la temen
los vivos suelen quedarse entonces sin preguntas recuerdo a paco urondo
lo vi mucho menos pero ahora está bien claro su rostro
aquel mentón fuerte le daba un curioso aspecto de bueno de mal film
en varadero lo oí desafinar riendo tangos guarachas cubanas
probablemente nadie al piano sin maracas al menos en mi memoria
pero apostaría a que también como en un film
él alguna vez riendo se vio en rápidos planos del futuro yendo en
aquel auto al muere
sus últimos deseos girando desesperadamente hacia el espejo de la noche
cantaba en varadero y se reía como si supiera que la alegría besa y mata
que la victoria pasa también por la destrucción de la carne
que entre la desesperanza y la esperanza
hay una larga calle oscura con aullidos de sirenas disparos
recuerdo a roque de él si tengo imágenes abundantes
luminosas como carbones encendidos en mitad de la niebla
pero en particular puedo ver si quiero y sólo basta abrir
los ojos puedo verlo una noche de 1970 en mi casa
mientras silvio cantaba jerusalem y cardenal cintio retamar guillermo
y otros oían quién sabe qué allá más allá de la voz del trovador
quién sabe si trueno en centro y sudamérica
recuerdo también a otros que no conocí pero cuyos versos
canciones enseñaré a mis hijos en su hora
otros como víctor jara otto rené haroldo leonel rugama
y tantos y tantos cojonudos del alma proa a la muerte
dando sus vidas como se da un apretón de manos
y a todos sin discursos simplemente como otro apretón de manos
como limpiando una fruta en la manga del saco para luego ofrecérsela a un niño
a todos alguna vez habrá que decirles
amigos conocidos inolvidables transeúntes de este tiempo duro
de estos años abiertos en la roca caliza
vuestras voces no han caído en el vacío
cuando acabe esta guerra que nadie habría podido ganar sin ustedes
pero que ya no podemos perder
cuando la belleza mate a la fealdad y la carne pura se alce
sobre la destrucción y las almas vuelvan a tener rostro
y hayan brotado ramas en los garrotes con los que una vez golpearon al pueblo
entonces iremos a preguntarles qué escriben ahora bajo la débil hierba de mayo
qué piensan de todo esto qué quieren beber en la victoria
(juro que a veces dan ganas de que existan por un día los dioses dios
cualquier dios
para pedirle que vuelva a unir vuestros pedazos dispersos
que les devuelva sus amores sus odios sus amigos sus pañuelos
que los deje volver alguna vez
que los deje concluir la página que empezaron)

Luis Rogelio Nogueras

lunes, 25 de febrero de 2013

Tanka

Agreste,
aún aquí crece un pino,
en este erial.
Si de verdad nos amamos,
¿por qué no estamos juntos?

(poeta japones)

miércoles, 20 de febrero de 2013

Tanka

La voz del ave
Que en la penumbra esconde
Ha enmudecido.
Andas por tu jardín.
Algo, lo sé, te falta.

J. L. Borges

martes, 19 de febrero de 2013

Acerca de un poema que lo hizo inmortal, de Wichy

Acerca de un poema que lo hizo inmortal

I only wrote it for you and me
Billy Preston

En el sencillo lenguaje de la vida
él escribió un breve poema dedicado a tus ojos.
Ninguno de sus versos sobresaltaba por lo audaz;
no tenía giros deslumbrantes,
ni ideas originales,
ni artificiosos encabalgamientos.
Era, más bien, un poema levemente chapado a la antigua,
compuesto sólo para que tú lo leyeras,
con esos benditos ojos oscuros que provocan
estremecimientos,
y sobre los cuales, justamente, él hablaba en sus versos.

Pero un amigo le aseguró que había pasado por alto
la intensidad y la altura;
que no había tenido en cuenta
la función denotativa de las metáforas,
y, citando a Píndaro, le hizo valiosas sugerencias
para mejorar el final.
Otro descubrió confusión y redundancia
y hasta insinuó (con tacto, es cierto)
que el isomorfismo de algunos pasajes
era francamente de mal gusto,
y citando a Petrarca, le hizo modificar varias estrofas.
Otro más, blandiendo a Poe, se refirió al notorio desbalance entre
forma y contenido,
y le hizo transferir el género a la especie (y viceversa).
No faltó quien le recordara
las opiniones de Platón sobre los poetas,
ni tampoco quien le exigiera, citando a Péret,
imágenes de un cierto sabor entre dadaísta y automático,
pero con un toque sutil de angustia pascaliana
ante la infinidad helada y silenciosa del Universo.
Y él cortó, cambió, agregó, modificó, suprimió, depuró, rimó, midió,
persiguiendo quedar bien con aquellos amigos
y con las ilustres autoridades que habían esgrimido,
pero también
con los que habían hecho mención
de Pound,
Pope,
Prudencio,
Proust
y el abate Prévost.
(Él no tuvo en cuenta, es justo reconocerlo, a quienes habían citado a
Pemán, Pereda y Pérez de Ayala.
Los dioses los perdonen).

Por fin, la historia conocida:
El poema apareció en revistas y florilegios,
en periódicos y antologías.
Fue traducido a todos los idiomas
y por él recibió medallas, abrazos, distinciones.
Fueron pasando los años
y cultos profesores alemanes le dedicaron voluminosos estudios al poeta.
Finalmente, alguien murmuró, en tono circunspecto,
que ya era hora de que
se le otorgara ese premio sueco.
¡Y fue complacido!

Sí, parece que, después de todo,
resultó ser un gran poema.
Pero me consta que no eran ya más
los claros y sencillos versos dedicados a tus ojos,
escritos en el lenguaje de la vida
para que sólo tus bellos y oscuros ojos lo leyeran.
No era su poema.

Luis Rogelio Nogueras

lunes, 18 de febrero de 2013

Poeta Tuareg



BEBEDORES DE BRASAS
(Fragmento)

Oh sedientos
hemos bebido las brasas

I

Sin preocuparse por el fuego
memoria que devora su estela
el astro galopa desde hace mil años
en busca del doble
de su razón

Sin esperar las bodas
de la flor y la primavera
verano en pleno desierto
una mariposa abraza
la resquebrajadura de tizón
aureolando los labios
del huérfano tuareg
que trituran
los carros del Sahel

Gemido alado
su inflamado aliento
El soplo
arteria
dolor
de los desiertos
cuádruple ardor
con su sombra gemela
el niño kurdo
que la ráfaga de una metralleta
salpica
con las entrañas de su madre
sobre los desaguaderos
de Bagdad Estambul Teherán

Oh infantes de la penumbra
y de mil días agonizantes
Más allá de la tierra de África
la tempestad estornuda el rayo
sobre un radar del pentágono
grito de venganza coagulado
en la manzana de Adán
del esqueleto de un hermano Sioux
que toda la noche surca
las avenidas de Nueva York
aullando
eh, testículos de George Washington
jamás tocaréis
la tierra de América

Nosotros somos el espejo del futuro
¿Dónde está el relámpago
que quiere conocer
la faz del crepúsculo
fundido entre su alba?

Nosotros somos la memoria y el sueño
y sabemos combinar
las tinieblas y el día
Y en la danza de la luna
hemos bebido
insomnio

Eh hombre
de los tiempos del provecho
danza con nosotros
Nada temas por tus perlas
mañana a ti también
haremos beber
la hez de afuera del tiempo

Nosotros somos la rama y la raíz
del tiempo
porque sabemos
volver amnésico
a tu reloj

Para que deje
de añorar sus perlas
sírvele el orujo
de las risas de estrellas
que nosotros bebimos
para festejar nuevos soles

Nosotros somos la glotis
pero también el eco
porque sabemos enterrar los días
con el rumor de los astros
que unimos
fusionando la congoja
y el arco iris

Y nosotros sabemos
hacer que el hombre olvide
la pesadumbre por sus perlas

Aparte de la dama camaleón
reina de nuestras danzas
¿Quién ha sondeado el silencio
con el cual volvemos mudo
al silencio mismo?

El arma es una marcha en espiral
el alma, Temujar'a
la ruta, continuidad
el blanco, un ala de la vía láctea
¡bum!
Hola Tuareg
¡De pie!
Yo tiré por ti
sobre la corva del tiempo

Oh Tuaregs
de R'adames hasta Tanout
de Bilma hasta Tumbuctú
hombres
el sendero es recto
la resistencia es su astro

Tablilla de los vértigos
¿cuál es mi nombre?
Yo soy una mula
Yo soy un toro

Sobre el lomo o los cuernos
llevo el duelo y la resistencia
Mi rostro es la metamorfosis
de todas las derrotas de la historia
con revanchas del alba
sobre el crepúsculo

Nómbrame ceniza
y yo te dibujaré con mi lengua
un círculo de llamas

No te quedes boquiabierto
No se trata de ciencia esotérica
ni de magia venida
de un Oriente lejano
sino del recorrido de la brasa
que no se somete
al salitre de los tiempos

Nosotros sabemos
vigilar al viento compañero
cuando se agota y rompe sus alas
y enseñar a la estrella
a reír cuando ella se enceguece

¿Qué nos hará el crepúsculo
en vez de ser sumergido por nosotros
bajo el polvo y el sudor
de las rutas?
Con todo esto que se abatió sobre nosotros,
incluso si se trata del cielo,
con el fardo,
nosotros marcharemos

Cantad
hermanos
vosotros que conocéis la brasa
con la cual se levanta la Temujar'a

Y cuando el nomadismo se cansa de nosotros
sabemos hacer danzar
a las ciudades con el fuego

Para atrás por debajo
al norte al sur
no no
no nos busques
Infinitamente afiladores de brasas
nosotros somos la estrella liberada
ala del águila desgranando los horizontes

Cuando se está sobre el transcurso
del viento agotador
el fin no es una preocupación únicamente

Dadme un cartucho
de tinta
Yo os labraré
otros linderos de rutas
donde ni siquiera el sueño
se ha aventurado Mi mirada es piedra pómez
que afila las volteretas de la historia

En 1917 Francia nos castró
luego Nigeria nos lanzó
a una ciénaga de sarna
Malí nos curtió con piojos
Libia nos volvió pastosa la lengua
Argelia nos puso el cabezal
para inmovilizarnos sobre el excremento
y la carroña
y nuestros fantasmas de hermanas jadeando
y abortando y ululando y gimiendo
y arrodillándose y arqueando el lomo
y levantando la mano suplican al cielo
Temujar´a
que nosotros hemos deslustrado
solamente por una cucharada
de sorgo con gorgojo

MAHMOUDAN HAWAD

jueves, 14 de febrero de 2013

Tanka

Es grande el cielo
y arriba siembran mundos.
Imperturbable,
prosigue en tanta noche
el grillo berbiquí.

Octavio Paz

miércoles, 13 de febrero de 2013

Luz, de Joao Maimona

LUZ

No le lances a mi pecho
palabras sórdidas palabras viejas
a mi pecho no le lancen
palabras viejas palabras sórdidas
inventaré las mías
en el piso de la ciudad
en el suelo del campo
en la oscuridad de la soledad.
A mi camino no le lancen
palabras viejas palabras sórdidas
iré en busca de la palabra
donde los hombres desconocen el grito
iré en busca de la palabra
donde los hombres cultivan en el pecho
las palabras que han de se dichas:
dichas a la ventana de la ciudad
iré en busca de la palabra
y diré lo que se dice entre las paredes
para que de la palabra nazca la luz.
No me lancen palabras sórdidas
palabras viejas
inventaré las mías
y seré un pedazo de palabra.

JOAO MAIMONA

martes, 12 de febrero de 2013

Tanka

Alto en la cumbre
Todo el jardín es luna,
Luna de oro.
Más precioso es el roce
De tu boca en la sombra.

J. L. Borges

lunes, 11 de febrero de 2013

La suerte está echada, de Wichy

La suerte está echada

Se acabaron los poemitas lacrimógenos
las noches de insomnio
los dos paquetes de cigarrillos al día
la falta de apetito
el mal humor
las miradas perdidas en el aire
detrás de moscas invisibles o musarañas.
Se acabaron los dibujitos abstractos
en el mantel con la punta del cuchillo
la palidez
los polvorientos sonetos con estambre al estilo de Navarro
las miradas ansiosas al teléfono
el mudo interrogatorio al cartero
A partir de hoy todo va a cambiar
¿Te fuiste con tus lindos ojos azules?
Mala suerte
Que te vaya bien
(y los hermosos ojos azules
te los puedes meter en tu inolvidable culo)

Luis Rogelio Nogueras

jueves, 7 de febrero de 2013

Poeta de Uganda

DESTINO
(El Nivel Encima del Segundo Piso)

Estando así rodeado por concreto
Concreto encima
Concreto debajo
Concreto por aquí
Concreto por allá

Me volví un hombre concreto
Vecino concreto
Residente concreto
Peatón concreto

Goteando sonrisas concretas
Sobre la escalera de concreto.

TIMOTHY WANGUSA

martes, 5 de febrero de 2013

Poema Zen

Estoy bien aquí.
Las grullas pasan
empujadas por el viento norte.
Podría volar con ellas...
Hoy no,
hoy estoy bien aquí.

Orlando Rodrigo Álvarez