miércoles, 27 de marzo de 2013

Cartas a una desconocida

Cuando pasen los años, cuando pasen 
los años y el aire haya cavado un foso
entre tu alma y la mía; cuando pasen los años 
y yo sólo sea un hombre que amó, 
un ser que se detuvo un instante frente a tus labios, 
un pobre hombre cansado de andar por los jardines, 
¿dónde estarás tú? ¡Dónde 
estarás, oh hija de mis besos!

Nicanor Parra

martes, 26 de marzo de 2013

La Cosecha

Me cogiste de la mano, me llevaste contigo, y me sentaste en el trono, delante de los hombres. Me fui volviendo tímido, incapaz de acción, inútil para el camino. Dudaba de todo, y discutía conmigo a cada paso, no fuese a pisar espina en el favor humano.

Vino la piedra, sonó el tambor del insulto, y mi silla rodó, humillada, por el polvo. ¡Libre al fin! Los caminos, abiertos ante mí; mis alas, llenas del afán del cielo! ¡Me voy con las estrellas errantes de la medianoche, a hundirme en la sombría profundidad! ¡Soy como la nube del verano en el huracán, que se quita su corona de oro, y se cuelga el rayo, igual que una espada, en la cadena del relámpago! ¡Con qué desesperada alegría corro por el camino polvoriento de los desdeñados, a tu bienvenida final!

El niño encuentra a su madre cuando sale de su vientre. Ahora que estoy separado de ti, echado de tu casa, ¡qué bien te veo tu rostro!

Rabindranath Tagore

lunes, 25 de marzo de 2013

Un poema de Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Voy atento.
Plátanos salvajes sombrean
Las aceras
Y los tiestos municipales
Dan color.

Me despisto
Con la música de roncos destellos
Que emiten las ambulancias.
La ciudad 
Es un pensamiento,
Es una distracción.

Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

jueves, 21 de marzo de 2013

The Sweetest Thing

Detrás de breves luces su cuerpo es fina brasa;
Afrodita que baila sin importar el frío.
Toda ella es blanca, y blanco, como terrón de azúcar,
mi corazón que aquí 
al tacto se disuelve. 

Su cuerpo hace el día sin importar la sombra, 
hace su voz la tarde en el oído
y no puedo pensar, me siento un poco ausente,
si toda cuerpo pasa 
dejándome a la vista
jardines de naranjos. 

Vengo a verla una vez cada semana; 
me es insoportable 
esta ciudad sin ella. 
Y sé muy bien que disimula, 
que al verme finge no recordar 
mi nombre o mi apariencia, 
que mira en mí distintas latitudes
donde juntos hacemos una vida. 

Hay días en que salgo a toda prisa
esperando encontrarla en ciertos parques, 
que la ciudad me dé 
el nombre exacto de su calle, 
su número de casa. 

Pero un gramo de piedad 
no hay en el aire
y todo obliga a regresar a la oficina. 

Regreso, pues, a mis obligaciones: 
redacto oficios, sumo nombres,
reconstruyendo en la memoria 
su voz y su sonrisa.

Dalí Corona

miércoles, 20 de marzo de 2013

El mundo silencioso

En un esfuerzo por hacer que la gente mire
más a los ojos de los otros,
y también para apaciguar a los mudos,
el gobierno ha decidido
adjudicar a cada persona exactamente ciento
sesenta y siete palabras por día.
Cuando suena el teléfono, lo pongo en mi oído
sin decir hola. En el restaurante
Señalo la sopa de fideos con pollo.
Me estoy ajustando bien a la nueva manera.
Tengo carteles para toda ocasión.
Cada mañana invento una nueva frase
Y la imprimo en una remera,
Como Los Humanos Están Llegando 
O Karaoke Para Mudos.
Tarde a la noche, llamo a mi amante de larga distancia,
orgullosamente digo, Usé solo cincuenta y nueve hoy.
Guardé el resto para ti.
Cuando ella no responde
Sé que ha usado todas sus palabras
entonces murmuro despacio te amo
treinta y dos veces y un tercio
Después de eso, nos quedamos en línea
Y nos escuchamos respirar.

Jeffrey McDaniel

martes, 19 de marzo de 2013

TE HAS IDO

Te has ido 
Y una luna sucia flota sobre el agua 
Te has ido 
Y ya no me queda nada por hacer;
Solamente meterme al lago,
Coger con cuidado a la luna sucia 
Y limpiarla con mi manga.

Jairo Anibal Niño

jueves, 14 de marzo de 2013

Un poema de Oliverio Girondo

ME ASOMO a los ladridos.

¿Qué hace este árbol despierto?

Las sombras no se apartan,
se aprietan a sus cuerpos.

No me agrada esta calma,
este silencio muerto,
sin carne,
puro hueso.

A través de la veta, mineral, de una nube,
aparece la luna.

Ya me lo sospechaba.

¿Qué hacer?
                     ¿Qué hacer?

La miro.
             Quiero ulular.
                                  No puedo.

OLIVERIO GIRONDO

miércoles, 13 de marzo de 2013

El entierro del poeta, de Wichy

A Víctor Casaus

Dijo de los enterradores cosas francamente
impublicables.
Blasfemaba como un condenado
y a sus pies un par de águilas lloraban pensando
en las derrotas.
En el entierro estaba Lautréamont,
yo lo vi desde mi puesto en la cola:
dejaba el sombrero al borde de la tumba
y cantaba algo triste y oscuro
(lloraba honradamente, ya lo creo, y los
caballos devoraban higos en silencio).
Hubo discursos,
sonrisitas de Rimbaud junto a la cruz,
paraguas abiertos a la lluvia como
a él le hubiera gustado.
Hubo más:
hubo viernes y
canciones funerarias,
palomas que volaban sin sentido, como niños,
versos oscuros,
la hermosa voz de Aragón,
suicidios deportivos de Georgette y nunca más
y hasta siempre.
A la hora más triste del asunto
no quería bajar porque decía que allí estaba
oscuro.
Pero estaba muerto y hubo que bajarlo.
Los sombreros abandonaron las cabezas,
se alzaron copas, adioses, letreros de nunca te
olvidamos.
(Un joven poeta a mi derecha le mesaba las
rodillas a la muerte).
Lo bajaron.
Se aplaudió en forma delirante;
la gente corría como loca asumiendo lo grave
del momento.
Lo bajaban.
Las mujeres lloraban en silencio
porque bajaban las águilas, los sueños, países
enteros a la tierra.
Se intentó una última sentencia:
Nerval se acercó con una tiza y escribió con
letra temblorosa:
Su cadáver estaba lleno de mundo.
Desde el fondo, Vallejo sonreía sin descanso
pensando en el futuro,
mientras una piedra inmensa le tapaba el
corazón y los papeles.

Luis Rogelio Nogueras

martes, 12 de marzo de 2013

lunes, 11 de marzo de 2013

Yo, poeta decadente


Yo, poeta decadente,
español del siglo veinte,
que los toros he elogiado,
y cantado
las golfas y el aguardiente…,
y la noche de Madrid,
y los rincones impuros,
y los vicios más oscuros
de estos bisnietos del Cid:
de tanta canallería
harto estar un poco debo;
ya estoy malo, y ya no bebo
lo que han dicho que bebía.

Porque ya
una cosa es la poesía
y otra cosa lo que está
grabado en el alma mía…

Grabado, lugar común.
Alma, palabra gastada.
Mía… No sabemos nada.
Todo es conforme y según.

Manuel Machado

viernes, 8 de marzo de 2013

LOS AMANTES

Ella: 
Desde que me hiciste hermosa
tengo miedo
de no ser hermosa.
El espejo plateado, oscuro
me ignora: y yo
no puedo aceptar su silencio
el silencio de tu
ausencia. Quiero
que mi amor por vos
brille desde mis ojos y mi pelo
hasta que todas las maravillas del mundo
brillen a la luz que tu amor creó.

Él:
De noche, caminando solo,
te veo como bajo una luz nítida
una flor sostenida
entre los dientes de la oscuridad.
El espejo sorprendido a solas
no puede creerte como te creo yo.

Denise Levertov

jueves, 7 de marzo de 2013

Un poema de Jorge Retamosa Bravo

Os amo a todos;
Os amo tanto...
Y nada importa salvo eso.
Hacédmelo recordar cuando sea necesario,
Hacédmelo recordar.

Jorge Retamosa Bravo

miércoles, 6 de marzo de 2013

Poética, de Wichy

Poética

Lo que he escrito
tiene a veces el aspecto gastado de algo escrito ya por otros
pero también mucho de lo que han escrito otros
lleva mi firma
en la eterna espiral yo soy igualmente una consecuencia y una referencia
las palabras vuelven siempre
las oscuras palabras cada cierto tiempo
toda palabra tiene pasado
toda palabra hizo ya el amor
pero no hay palabras de uso
cada palabra tiembla de nuevo
entre las manos del escritor

Luis Rogelio Nogueras

lunes, 4 de marzo de 2013

Poemas breves

Caen en vertical.
Gravedad del poema, 
gotas de tinta.

*

Miro al árbol
después de varios años 
bajo el  mismo Sol.
Es árbol y testigo
de mis pasos cambiantes.

*

Con manos ralas
decidí acercarme 
a tu domingo.
De erial hice campo
donde sentarse en paz.

*

Paso la hoja.
El sonido de un violín
la enmudece.

Arancha Martínez

viernes, 1 de marzo de 2013

Un poema de Arancha Martínez

¿De qué hablo, 
piensan,
cuando hablo de Ti?
¿Qué hay en el Universo
que no pueda encontrar
en tus ojos?
Conocer es recordar,
caminar es retornar.

Arancha Martínez