jueves, 11 de abril de 2013

Un texto de Su Wen Nei King

En primavera el Universo está de parto y la creación en pleno resplandor. Uno se acuesta tarde, se levanta pronto, sale de su hogar, se desata el pelo, se pone cómodo, disfruta de la vida. Es la época en que la vida seda, uno se ofrece. El Tao en este tiempo se ocupa del nacimiento.