martes, 25 de junio de 2013

Tras la ventana, de Ada Salas

TRAS LA VENTANA

Fluye sólo el silencio, inconsolable

Tras la ventana,
sucia,
desgastada,
la tarde pálida,
los árboles callados,
el asfalto tibio de coches.
Las horas se alejan indiferentes
sin rozar el silencio dormido del cansancio.

Ni una sola palabra cae sobre esta oscuridad.

Ni una sola palabra.

Tras la ventana
un inasible devenir
de momentos,
de escenas enlazadas
que intento detener
con el esfuerzo estéril,
con el ánimo sombrío
de las razones perdidas.

Los versos se me llenan de nubes cuando miro el pasado
con el presente en los ojos.

ADA SALAS