martes, 23 de julio de 2013

Belleza del caos, de Dolores Vallejo

¡¡Qué no habría dado yo
para que nuestro principio
hubiera sido…
no completamente diferente,
pero sí al menos muy distinto
del que fue!!

Todavía no me explico
cómo de ese caos
de sentimientos prohibidos,
de ese amor arrebatado a las palabras,
de esa vergüenza,
de esa negación,
haya terminado surgiendo
algo TAN BONITO.

Pero siento las dudas en las notas
que no tocas,
en las que no escucho,
y aunque quiera mentirme,
mentirte en blanco,
el silencio de mis ojos,

delata las horas que paso
sin tu voz, sin tu presencia;
horas de versos oscuros,
tercos por recorrer
los kilómetros de distancia
que se disipan en tus ojos.
Gracias por el descanso
que le has dado hoy
a mi sinceridad,

un día lleno de "varias ausencias"
ha bastado para volver…
a quedarme sola;
sola entre el premonitorio
on line - off line
de que algo pasa y no me cuentas.

Solas, siempre solas,
yo, en español,
yo, en inglés,
con culpa en código Morse,
con fondo de noche
y grillo de verano.

¿Qué te ocurre, mi amor?
¿Qué me ocurre?
¿Qué nos ocurre hoy?