jueves, 8 de agosto de 2013

El amante recuerda, de José Cereijo

No todo lo he perdido. Queda tu nombre. Queda
la hondura del silencio después de pronunciarlo.

Queda lo que no pasa, ni puede pasar nunca:
lo que nunca ha pasado.