martes, 29 de octubre de 2013

Una mujer negra, de William Carlos Williams

UNA MUJER NEGRA

llevando un ramo de clavelones
envueltos
en un viejo periódico:
los lleva rectos,
con la cabeza descubierta,
el volumen
de sus muslos
haciéndola balancearse
conforme avanza
mirando
la vitrina de una tienda
que queda en su camino.
Qué es ella
sino una embajadora
de otro mundo
un mundo de lindos clavelones
de dos tonos
que ella anuncia
sin saber lo que hace
más
que caminar por las calles
sosteniendo las flores rectas
como una antorcha
tan temprano en la mañana.

WHILLIAM CARLOS WILLIAMS

lunes, 28 de octubre de 2013

Otro poeta bengalí

¿Acaso he pedido demasiado?

¿Acaso he pedido demasiado?
Deseaba tu mirada, y nada más.
Ni el alba ni la noche, ni siquiera medianoche.
Ni hogar ni servicio diario ni recuerdos ni proyectos
sólo la nada de un instante, borrado un instante más tarde.
Sólo eso -¿acaso he
pedido demasiado?

Nabanita Debsen

viernes, 25 de octubre de 2013

Lo que sé, de Silvia Piranesi

Lloré abrazada a una mula, como Nietzsche. No hay mejor excusa para la
tarde. Fui a tu casa de noche. Volví a verte. El perro sin cuerpo que
ladra desde la calle. Allá en el fondo sé que hay un perro y sé que no
hay nada. Sé que en la esquina muerde la calle. Sé que no hubo tiempo.
Sé que todo ladra. Sé que volver a casa es llorar como perro, ladrar
como mula. Sé que no hubo lluvia. Ni eco ni odio. Sé que no lloré
abrazada a una mula. Sé distinguir el negro del negro. Sé contar los
números, perderlos de vista, inventar una secuencia que me lleve a la
ciencia. Sé que no estoy perdida. Sé que perdí la habilidad de
recordar la cronología lenta de mis eventos.

jueves, 24 de octubre de 2013

Resonancias, de Facundo López

Esta es la prueba de una línea como si fuera un poema corto.

*

Seguís en esto. Deberías perder las ganas. No vas a encontrar una sola
palabra que te justifique ni que lo haga conmigo. Ni vos ni yo.
Demasiado humanos.
Ni vos ni yo.

*

Los muertos hablan un idioma ajeno a la razón. Sus voces se acercan a lo lejano.

*

Cada poema es una prueba. Cierro los ojos y salto. El vacío no puede
ser peor que esto de saber que busco la forma del mar en un pequeño
papel.

*

Tomaste mi mano. Mis labios. Caminaste mi orilla. Todo lo escrito.
Pequeña. No puede explicarte.

*

Rezo con las tripas. Roto el pecho y la cabeza. Mientras largas listas
endulzan el ego de los enanos. Busco en el moho de las hojas. En la
sangre. En la paciencia de la roca que espera. Sabe quién es y lo que
escucha.

*

Dame tu mano. No sé decir cuándo te enciendes. Deja el resto. Tal vez
esto sea todo lo que vine a hacer por ti.

martes, 22 de octubre de 2013

Otro poeta bengalí

Azul una canción de niños

Azul una canción de niños, así se van los días,
así un olor flota en el aire,
un rostro femenino, vago, en la memoria.
La puerta está cerrada, abierta la ventana.

Shakti Chattopadhaya

martes, 15 de octubre de 2013

Otro bengalí

EL NOMBRE

No insistas.

Que se desvelen las palabras, como
un alba.

Como las corrientes de agua que se llevan
la piedra a lo lejos sin ruido.

En el horizonte
en silencio mis nombres se borran.

Por las hierbas cae un leve resplandor,
azul: no insistas.

SHANKHYA GHOSH

viernes, 11 de octubre de 2013

Afueras, de hugo Mujica

Puerta en medio del campo:
lindero y puente entre dos afueras.

El borde del salto no es una orilla, es la vida,
al borde de cada vida.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Poemas cortos de Miguel Ángel Bernat

Los pensamientos son a la Conciencia
lo que los ruedines auxiliares
a la bicicleta de los que están
aprendiendo a montar

o

Si no fuera yo todo
jamás podría estar a salvo,
siempre habría algo
que me amenazaría;
siendo yo todo,
en todo hallo descanso y hogar

o

Por más que lo intentamos
no pudimos volar
Fue el viento,
entregarnos al viento,
lo que nos hizo volar
Y al fin supimos
que éramos el viento

o

Había un hombre
que nunca decía lo que le pasaba,
sólo paseaba en paz
entre los campos de batalla

o

Me acuerdo que
mientras me moría
vi moverse muy lentamente
las ramas desnudas de los árboles
y el cielo encima,
como una puerta abierta
que me recibía feliz
y yo también estaba feliz

martes, 8 de octubre de 2013

Uno de Tagore

Gitanjali (7)

Mi canción, sin el orgullo de su traje, se ha quitado sus galas para ti. Porque ellas estorbarían nuestra unión, y su campanilleo ahogaría nuestros suspiros.

Mi vanidad de poeta muere de vergüenza ante ti, Señor, poeta mío. Aquí me tienes sentado a tus pies. Déjame sólo hacer recta mi vida y sencilla, como una flauta de caña, para que tú la llenes de música.

Tagore

martes, 1 de octubre de 2013

Orillas, de Hugo Mujica

Afuera ladra un perro

a una sombra, a su eco
o a la luna
para hacer menos cruel la distancia.

Siempre es para huir que cerramos
una puerta,
es desierto la desnudez que no es promesa

la lejanía
de estar cerca sin tocarse
como bordes de la misma herida.

Adentro no cabe adentro,

no son mis ojos
los que pueden mirarme a los ojos,
son siempre los labios de otro
los que me anuncian mi nombre.