jueves, 24 de octubre de 2013

Resonancias, de Facundo López

Esta es la prueba de una línea como si fuera un poema corto.

*

Seguís en esto. Deberías perder las ganas. No vas a encontrar una sola
palabra que te justifique ni que lo haga conmigo. Ni vos ni yo.
Demasiado humanos.
Ni vos ni yo.

*

Los muertos hablan un idioma ajeno a la razón. Sus voces se acercan a lo lejano.

*

Cada poema es una prueba. Cierro los ojos y salto. El vacío no puede
ser peor que esto de saber que busco la forma del mar en un pequeño
papel.

*

Tomaste mi mano. Mis labios. Caminaste mi orilla. Todo lo escrito.
Pequeña. No puede explicarte.

*

Rezo con las tripas. Roto el pecho y la cabeza. Mientras largas listas
endulzan el ego de los enanos. Busco en el moho de las hojas. En la
sangre. En la paciencia de la roca que espera. Sabe quién es y lo que
escucha.

*

Dame tu mano. No sé decir cuándo te enciendes. Deja el resto. Tal vez
esto sea todo lo que vine a hacer por ti.