miércoles, 13 de noviembre de 2013

Un poema de Tagore

¡No me escondas tú el secreto de tu corazón! ¡Dímelo a mí, que soy tu
amigo, solo a mí!... Dímelo tan dulce como te sonríes, que no lo oirán
mis oídos, sino mi corazón.

La noche es profunda; está la casa silenciosa; el sueño amortaja los
nidos de los pájaros... ¡Anda, dime tú, en un llorar vacilante, en un
tímido sonreír, en una dulce vergüenza, en un dolor dulce, el secreto
de tu corazón!

Rabindranath Tagore