martes, 5 de noviembre de 2013

Una poetisa bengalí

Como una piedra

La ciudad abarrotada de hombres, el hombre a hombros del hombre
los perros a los pies del hombre:
ni al hombre ni al perro: no reconozco a nadie.
Llegaron de un planeta extranjero.
O soy yo. ¡La extranjera!
Soy yo, no otra alguna, la que siente el vacío.
Las hojas del árbol se me escapan
las flores me parecen invisibles.
Camino por la hierba pero no es hierba,
es piedra
las nubes no son nubes verdaderas
la luna es irreal.
Bajo la lámpara sigo inmóvil como un cuerpo de sombra
y las raíces brotan de mi cuerpo de piedra.
Extranjera a mí misma yo me siento.
Gris es la ciudad.
Gris el agua del río, también él.
Sólo él me era cercano, él que tocaba mi pelo alborotado,
él, que por mí ha llorado, él, este río.
Le dije el otro día:
Me pareces hoy de piedra,
Y él me dijo,
jugando con el viento:
-¡Tú también!

Taslima Nasreen