jueves, 30 de enero de 2014

Cantos clásicos de Corea

Canto de Cheoyong

Bajo el plenilunio de Seúl
me divierto hasta muy de noche,
vuelvo a casa y veo en mi cama
cuatro pies.
Dos son míos;
pero, ¿de quién son los otros dos?
Esos deberían ser míos;
mas, ¿qué hacer, ya me quitaron?

(Memorias de los Tres Reinos)