viernes, 16 de mayo de 2014

Un haiku

Sólo el murmullo
del viento y la hojarasca
rompe el silencio.
 
Ángel Lipizano