miércoles, 25 de junio de 2014

Naturaleza, de Tanja Ulbrich

Hay en la intimidad un límite sagrado.

Anna Ajmátova

Su silencio
y el de ella
un pacto divino.

No quedó más
ni se dieron el ultimo beso
ni sus ojos enlazaron más.

Tras los meses
logró comprender.

Ella se despertó de
la cama de nubes blancas.

El había sido siempre viento.