viernes, 18 de julio de 2014

El sostén perdido, de Vera Moreno

Hoy me gusta la vida mucho menos,
pero siempre me gusta vivir.
 
Cesar Vallejo
 
 
Después
de amputar mi brazo izquierdo,
de quitarme la nariz
de dejarme los pies en los zapatos
de olvidarme el pelo en el cepillo
de depositar las orejas junto a los pendientes...
 
Después
de encontrar vestidos con cinturas marcadas
rebuscar cuellos entre bufandas
jugar con anillos olvidados en guantes
de apoyar mi almohada sobre un pecho amable
 
Después
descubro que
ahora no encuentro el plano de la baldosa que me sostiene.