lunes, 24 de noviembre de 2014

Pastora de tortugas


La vieja que arrea la tortuga
y que parece haber salido
de una arboleda que existió antes que esta
mira a la gente pasar,
mira a la gente bostezar,
mira a la gente soñar.

Y hace ya tanto tiempo
que está mirando
que los ojos se le han hundido
en las órbitas,
a ella y a la tortuga que la sabe
detrás de sí en silencio.

Y hace ya tanto que están ahí
esa vieja y esa tortuga gigante
que han construido edificios a su alrededor,
y bajo sus pies han hecho un paseo
donde nuevos olmos
florecen al viento
de los que existieron hace ya mucho,
y los niños del barrio juegan a subir a lomos
de la tortuga,
y la gente pasa por allí
con una barra de pan al hombro.

La vieja y la tortuga,
no sé desde cuando están ahí mirándonos.
Sus ojos invisibles son la paz del tiempo.

Están aquí para enseñarnos
la paz que lleva en su corazón de tiempo
el tiempo.

E.
(de El mago de chicle)

(Ilustración de Marta Lage de la Rosa)