jueves, 22 de enero de 2015

La libertad

Ser libre es ser libre de uno mismo.

Uno es, básicamente, condicionamiento y en ello no hay ninguna libertad: siempre las mismas reacciones, siempre las mismas respuestas, siempre el conflicto y el querer estar libre del conflicto, siempre el pasado respondiendo al presente y creando el futuro, siempre la misma continuidad.

No es de extrañar que nuestra vida cotidiana sea tan dolorosa y tan aburrida. Entonces queremos huir de allí y al instante nos inventamos una libertad basada en el condicionamiento que somos y volvemos a lo mismo.

¿Puede uno acabar con todo eso? ¿Puede uno mirar todo eso directamente, sin querer huir y en ese mismo mirar, terminar de una vez por todas con ello? ¿Puede uno tener esa intensidad para estar allí sin hacer nada al respecto porque se da cuenta que toda su acción está basada en su propio condicionamiento?

Cuando uno termina con todo eso, cuando uno ya no está más allí ¿qué sucede entonces?
No te inventes lo que va a suceder entonces. ¡Descubrelo!

E.