jueves, 7 de mayo de 2015

Sobre la poesía


La poesía me acaricia
mordiéndome los labios.

Sunil Gangopadhyay

Y si dijéramos que es velero,
ella se vestiría de olas
y escondería nuestra piel
en su piel oceánica.

Y si dijéramos que es la canción que canta el viento,
ella soplaría más fuerte aún
y despertaría los aullidos de todas las bestias salvajes.

Y si dijéramos que es el latir del corazón,
ella se burlaría de nosotros
gritando su nombre en cada piedra,
en cada hoja seca de la calzada.

Y si dijéramos que es lluvia o arcoíris,
ella levantaría flores del polvo amarillo
y haría del desierto un jardín.

Y si dijéramos que es luz,
ella haría cantar a la noche,
y si dijéramos que es noche,
ella encendería su luz
en lo más profundo de la oscuridad.

Y si dijéramos que está hecha de palabras,
ella reuniría todos los versos que están por decirse
para prenderles fuego
y que aprendiéramos a caminar juntos al sol.

Y si dijéramos que ella es silencio,
nos mordería los labios
y nos haría saber que también es
una mujer voluptuosa.

E.
(de Poemas comunes)