martes, 30 de junio de 2015

Cuchilla


          La gota que cae al alba no sabe de los sueños del
         adolescente que la miraba  con ojos fijos antes que
            sus propios ojos se llenaran de gotas saladas y
       rabiosas como el mundo cerrado de sus sueños nuevos
    y mucho antes también de aquél juego que rodeaba la luz
  de sus        muñecas         con la            otra luz         afilada
que se                                                                       mostraba
  lista                ya              para                  el              canto
    girando alrededor de una  vena saltarina que temblaba de
     ganas de saltar sobre la acera con su ruido silente y con
           las botas puestas y antes aún de que la luz del
          filo liberara la pesada carga sobre los adoquines
            y amar fuera el amor y soñar fuera el sueño.
                                                                            A
                                                                           aa
                                                                         aaaa
                                                                           ay!

E.