jueves, 8 de octubre de 2015

Encina


Por el camino de la dehesa
me senté bajo la encina.

Primero escuché un pájaro
que cantaba entre sus ramas.

Y pronto descubrí la voz de la encina
brotando desde mi corazón.

E.