sábado, 24 de octubre de 2015

Nogal


La rama del nogal,
sobre mi cabeza,
bendice la tarde.

Y cae una hoja muy despacio
como si dijéramos
que no hay nada de qué preocuparse,

que cada cosa está bien en su propio sitio,
y todo está en paz.

E.