miércoles, 23 de diciembre de 2015

Ruidos de un sueño ausente


No sabíamos lo que era yo y lo que eras tú
Karin Boye

No tengo nada de sueño.

Miro tu cuerpo desnudo sobre la cama
y me parece lo más hermoso del mundo.

Me siento iluminado
y excitado,
y sé que pronto comenzaré a acariciarte.

Y tú te despertarás,
y sonreirás,
y haremos el amor.

Sé que será muy pronto,
en cuanto termine de escribir
este poema.

Juan Carlos Ortega