lunes, 14 de diciembre de 2015

Rito nupcial


-Mi compañero, toda la vida
tu gran pradera florida está,
mi compañero de la alegría
que el llanto nunca tocar podrá.

-Amada mía, de luz mi alma
tu voz inquieta llena al pasar,
amado canto de las mañanas:
¡yo más despierto no quiero estar!

-Mi compañero de fuego y agua.
-Amada mía de lluvia y llamas.
-Dos elementos no somos más.

-Arroyo blanco que el tiempo quema.
-Río de fuego que el viento besa.
-En Él, Él somos. -Por siempre ya.

Dulce María Loynaz