jueves, 22 de diciembre de 2016

Utiliza la poesía, de Juan Carlos Ortega


Para volverte loco
                                    utiliza la poesía.

Para llenarte cuando estés vacío
                                    utiliza la poesía.

Para ser humilde, para ser generoso
                                    utiliza la poesía.

Para expresar lo que sale de ti,
para soñar
                                    utiliza la poesía.

Para suicidarte y para no suicidarte,
para huir de lo que tu padre y tu madre
esperan de ti,
para buscar a Dios aunque estés seguro
de que no existe
                                    utiliza la poesía.

Para conocer la verdad sobre ti mismo
                                    utiliza la poesía.

Para pensar en la muerte
y para no pensar en la muerte
                                    utiliza la poesía.

Para trepar al árbol familiar,
para limpiar tu conciencia,
para escapar de donde quiera que estés
encerrado
                                    utiliza la poesía.

Para que te amen y para que te odien,
para curar tus heridas,
para golpear con firmeza
                                    utiliza la poesía.

Para despertar a la vida y de la muerte
                                    utiliza la poesía.

Juan Carlos Ortega

martes, 20 de diciembre de 2016

Dimitir de mí misma, de Ana Pérez Cañamares

Dimitir de mí misma
como quien cierra la puerta
a su casero y le dice hoy no pago.

Renunciar a mi representación
porque la piel se me irrita
bajo la baratija de los nombres.

Romperme los papeles
parirme anónima, apátrida
esdrújula de orfandad.

Relevarme la voz
derrotarme los miembros
tumbar mi estatua.

Me destituyo, me revoco
me derroco, me ceso:
implanto en mí el imperio de los pájaros.

Ana Pérez Cañamares

viernes, 16 de diciembre de 2016

Poética, de Luis Rogelio Nogueras

Cuanto dejo en los papeles es
como la búsqueda de una
gota de una sustancia cuyo
nombre ignoro y que se parece a
la vida, o, mejor aún, que es
la vida, encerrada en
una simple gota
de una substancia cuyo
nombre ignoro. Toda palabra que
escribí trató de acercarme a
esa substancia sin
nombre.
Todo cuanto hice fue
para llegar a
ella.

Luis Rogelio Nogueras

jueves, 15 de diciembre de 2016

Un poema de Bai Juyi


Sentados, bajo la fresca sombra
...........que las hojas del bambú
proyectan sobre el tablero,
dos monjes de la montaña juegan
...........a las damas.
...........No se les ve a través de la espesura,
pero de vez en cuando, se escucha el ruido
...........de las piezas cuando las mueven.

BAI JUYI

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Fui al río..., de Juanele


Fui al río, y lo sentía
cerca de mí, enfrente de mí.
Las ramas tenían voces
que no llegaban hasta mí.
La corriente decía
cosas que no entendía.
Me angustiaba casi.
Quería comprenderlo,
sentir qué decía el cielo vago y pálido en él
con sus primeras sílabas alargadas,
pero no podía.
Regresaba
-¿Era yo el que regresaba?-
en la angustia vaga
de sentirme solo entre las cosas últimas y secretas.
De pronto sentí el río en mí,
corría en mí
con sus orillas trémulas de señas,
con sus hondos reflejos apenas estrellados.
Corría el río en mí con sus ramajes.
Era yo un río en el anochecer,
y suspiraban en mí los árboles,
y el sendero y las hierbas se apagaban en mí.
¡Me atravesaba un río, me atravesaba un río!

JUAN LAURENTINO ORTIZ

martes, 13 de diciembre de 2016

Poemas chinos


El sauce se yergue por encima de la niebla.
Veo mi pelo despeinado y el broche en forma de cigarra
tendido en la cama.
¿Qué me importan los días que me esperan
si esta noche gozas de mí hasta la plenitud?

WEI ZHUANG

lunes, 12 de diciembre de 2016

Con tantos palos..., de Fayad Jamís


Con tantos palos que te dio la vida
y aún sigues dándole a la vida sueños.
Eres un loco que jamás se cansa
de abrir ventanas y sembrar luceros.
Con tantos palos que te dio la noche,
tanta crueldad, frío y tanto miedo.
Eres un loco de mirada triste
que solo sabe amar con todo el pecho,
fabricar papalotes y poemas
y otras patrañas que se lleva el viento.
Eres un simple hombre alucinado
entre calles, talleres y recuerdos.
Eres un pobre loco de esperanzas
que siente como nace un mundo nuevo.
Con tantos palos que te dio la vida
y no te cansas de decir "te quiero".

FAYAD JAMÍS

(Pintura: Zona Postal 4, Fayad Jamís)

viernes, 9 de diciembre de 2016

Libélula, de Juan Carlos Mestre


Yo tenía una libélula en el corazón como otros tienen una patria
a la que adulan con la semilla de los ojos. Verdaderamente
las especies de la verdad son cosas difíciles de creer,
extraños seres petrificados en la ternura como benignos nódulos
en la perfección de los huesos. En aquel tiempo
yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Cansadas como paraguas cerrados recogía las maderas auditivas
de un mar inexistente y con ellas construía algo parecido a una casa.
En aquellos días algo parecido a una casa eran las conversaciones,
palabras relacionadas con la pestaña premonitoria, gatos en los cerezos.
Yo desconocía los vínculos y toda oscuridad era para mí un obsequio,
un rumor de la eternidad que se prestaba como cuerpo desnudo a mi mano.
No era la boca del amor la que respiraba ese óxido, sino la imaginación
del amor como un sastre con pantalones verdes el día de la felicidad.
Verdaderamente las especies de la verdad son cosas difíciles de creer,
la ilusión del hombre es una luz que llega desde lo desconocido
mas no es él el dueño de esa invención sino el ruido de un rumor prestado,
la cámara del que guarda su placer en ella.
Yo tenía la costura de una libélula en el corazón
pero las hojas cerebrales hacían crecer mis manos hacia dentro
en busca de una palanca con la que desalojar la piedra del miedo.
Sin esfuerzo comencé a llorar al revés, a confundir los sentidos
que guían la gota gramática hacia una lengua extranjera.
Antes que me tomaran por un extraño ya que yo no era el dueño de esa invención
me alejé del optimismo de ser entendido por más de dos
y comencé a oír mis propias palabras como martillazos retumbando en un espacio vacío.
Era como si el tiempo hubiera dejado de durar,
era como si todas las obras imaginadas por un ciego se derritiesen al tacto,
como si la langosta hubiera descendido sobre los campos del espíritu.
Yo solo tenía una libélula en el corazón como otros son hermanos del vértigo
y llevan la aorta de las constelaciones acogida en sus sienes.
Está bien, las especies de la verdad son cosas difíciles de creer,
es probable que la invisibilidad y estos hechos
solo guarden relación con una libélula.

JUAN CARLOS MESTRE

(Pintura: La Metamorfosis de las Libélulas, Juan Carlos Mestre)

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Quién sabe..., de Cummings


Quién sabe si la luna
no es un globo, que viene de una hermosa ciudad
en el cielo, lleno de gente linda
Y si tú y yo pudieramos entrar en él, si ellos
nos admitieran a mí y a ti en su globo
entonces
ascenderíamos con toda esa gente linda
más alto que las casas, los campanarios y las nubes
Y bogaríamos y bogaríamos lejos, muy lejos
hacia una hermosa ciudad que nadie ha visitado jamás,
donde siempre es Primavera
y todo el mundo está enamorado
y las flores se cortan ellas mismas.

E. E. CUMMINGS

(Foto: Chema Madoz)

lunes, 5 de diciembre de 2016

Cantos clásicos de Corea

Jewibo

En el lavadero del río, bajo las ramas del sauce,
un galán en caballo blanco me acarició la mano.
Lavándola durante tres meses de lluvia estival
¿acaso se ha quitado aquella fragancia de mi mano?

(Una presidiaria, Koryo)

viernes, 2 de diciembre de 2016

Limpiapeceras



Cada día hay que limpiar
los recuerdos
como quien limpia su casa,
como quien pasa el trapo al cristal
de la ventana.

Cada día,
hay que barrer los recuerdos,
malos y buenos
del portal,
del cristal de la mirada.

Las cosas cambian a cada momento
pero las fijamos en la memoria para no perder las referencias
y no queremos ver...

Cada día hay que barrer las palabras
que fijan nuestra mirada.
Llamar a esa muchacha
que bosteza: rama-florecida,
por ejemplo,
al autobús tambaleante: sopa-de-queso,
al árbol que ha perdido sus hojas:
misterioso-desamparado,
al amanecer: tirabuzón.

Cada día hay que meter
todo lo que guardamos
como grandes tesoros
en una bolsa de basura
para que el camión que pasa cantando
se la lleve muy lejos
y pueda florecer algo nuevo
en esta tierra nuestra marchita por los recuerdos.

Y hay que hacer esto cada día,
cada hora, en cada minuto.

E.

(Foto: Jacinto García)

jueves, 1 de diciembre de 2016

Un poema de Szymborska

Las tres palabras más extrañas

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Wislawa Szymborska

martes, 29 de noviembre de 2016

Nubes

Allá arriba
las nubes de mi infancia sobreviven.
Gané y perdí
Amé
y a los treinta años
todavía soy el dueño del mundo.
Día a día contemplo las nubes
y me digo:
solo el deseo es eterno.

A mi modo soy feliz
al pie del muro blanco
una muchacha me besa.
Sus grandes ojos parecen preguntarme
si nuestro amor va a durar
toda la vida.

Yo sonrío
pero no le digo
que solo el deseo es eterno.
Cada mañana me miro en el espejo
atrás quedó la primavera
de mi vida
pero soy aún el dueño del mundo.
Y lo seré
mientras allá arriba
no se esfumen las nubes de mi infancia
no se apaguen los viejos deseos.

LUIS ROGELIO NOGUERAS

jueves, 24 de noviembre de 2016

El Ahora

Queremos siempre más.

La empresa quiere vender más.
El cliente quiere más,
más barato y más rápido.
Yo quiero ganar más,
ser más, vivir más.
El tiempo corre a más velocidad
para todos.

Pero el Ahora
no está nunca en el más.

¡El Ahora está fuera del tiempo!

E.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


¿A dónde irán los poemas que fracasan?

Al silencio.
El mismo lugar
de donde todos los poemas han surgido.

E.

(Foto: Jacinto García)

jueves, 17 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


El otoño también es fracaso.
Las hojas caen dulcemente
con el ciclo natural de las cosas.

E.

(Foto: Jacinto García)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Si la semilla no cae en la tierra y muere, 
no puede dar fruto.

Juan 12:24

El fracaso total
es el fracaso de uno mismo.

Entonces en uno mismo
florece la totalidad.

E.

(Foto: Jacinto García)

martes, 15 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


El éxito es tan peligroso como el fracaso.

Tao Te King, 13

El fracaso se paseaba por las calles
como un desconocido,
un idiota,
un marginado.

Aquella era una sociedad
basada en el éxito,

que ignoraba que el éxito
está basado
en el fracaso.

E.

(Foto: Andrea Bonetti)

lunes, 14 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Partimos desde el fracaso.
Todo lo que surja desde allí
ya no está en conflicto con nada.

Es nuestra propia naturaleza
que sonríe
como un poema vivo.

E.

(Foto: Hein Htet)

domingo, 13 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


El fracaso es una oportunidad.
Pero si culpas a otro por ello,
la culpa no tendrá fin.

Tao Te King, 79

Levantarse y caer
Le-vantarse y caer
Le-van-tarse y caer
Le-van-tar-se y caer
Le-van-tar-se y ca-er

Ca-er y le-van-tar-se
Caer y le-van-tar-se
Caer y levan-tar-se
Caer y levantar-se
Caer y levantarse

E.

(Foto: Jacinto García)

sábado, 12 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


¿Qué sería el fracaso
descontextualizado?

¿Descubrimiento,
ritmo,
juego,
creación?

E.

(Foto: Jacinto García)


viernes, 11 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


El fracaso,
contra toda esperanza,
es el origen de la esperanza.

Esperamos no volver a fracasar
cuando, de hecho,
hemos fracasado.

E.

(Foto: Jacinto García)

Apuntes para una teoría del fracaso


Aquel joven viejo poeta
esperaba reconocimiento,
esperaba conocimiento,
esperaba recogimiento,
re-esperaba cuasi-remiendo…

Hasta que abandonó
toda esperanza
y se fue a bañar alegremente
en las aguas del fracaso.

E.

(Foto: Jacinto García)

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Quien bien te quiere
fracasa contigo.

Al que fracasa
Dios le ayuda.

No por mucho fracasar
dejarás de reír.

Quien al fracaso se arrima
baila con otra canción.

Cuando el río suena
es que vienen cantando fracasados
por la rivera.

E.

(Foto: Jacinto García)

lunes, 7 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Intento no decir nada,
por eso escribo.

O más bien
el poema se escribe
a sí mismo
desde el fracaso total.

E.

(Foto: Jacinto García)

domingo, 6 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Fra-ca-sar
Ca-fra-sar
Sar-ca-fra
Ca-ca-sar
Ca-fra-fra
Sar-fra-ca
Fra-ca-fra
Fra-fra-sar
Fra-ca-ca
Fra-fra-ca
Fra-sar-ca
Ca-sar-fra
Sar-fra-fra
Sar-sar-ca
Ca-ca-fra
Ca-sar-sar
Sar-sar-fra
Ca-sar-ca
Fra-sar-sar
Sar-ca-ca
Fra-sar-fra
Ca-fra-ca
Fra-fra-fra
Sar-sar-sar
Ca-ca-ca

E.

(Foto: Jacinto García)


sábado, 5 de noviembre de 2016

jueves, 3 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Yo he fracasado.
Tú has fracasado.
Él y ella han fracasado.

¡La humanidad entera
ha fracasado!

No somos lo bellos, fuertes, inteligentes y buenos
que deberíamos ser.

Somos lo que somos.

Lo demás
carece de importancia.

E.

(Foto: Jacinto García)

martes, 1 de noviembre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


Entonces se dijo a sí mismo:
este es el fracaso,
la última frontera.

Ahora no hay nada que perder,
nada que lograr,
ni miedo a fracasar.

Ahora solo hay
el ahora
y toda la vida
por delante.

E.

(Foto: Jacinto García)

lunes, 31 de octubre de 2016

Apuntes para una teoría del fracaso


El poeta llegó al borde del fracaso
y resbaló

por un agujero de gusano
del universo.

E.

(Foto: Jacinto García)

domingo, 30 de octubre de 2016

Poema epitafio


Naciste hoy 
pero tu fosa fue cavada ayer

Jon ür Vör

La muerte siempre anda a tus espaldas.

Sé hoy
el poema que la vida quiere escribir
a través de ti.

E.

Duda poemosófica


¿Qué hará el poema
cuando se le acaben
las palabras?

E.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Poema efímero


Este poema no se sostiene,
cae por
su propio peso.

¿Se aleja de sí mismo o
se adentra en sí mismo?

¡Se cae en sí mismo!,

quiero decir,
cae en
su propio silencio.

E.

martes, 25 de octubre de 2016

Poema urbano


Y vi la calle iluminada
de semáforos verdes
al amanecer.

Y poemas inalcanzables
que rodaban por el asfalto
a toda velocidad.

E.

sábado, 22 de octubre de 2016

Poema zen

Ni los pies en la tierra
ni la cabeza en el cielo
ni el corazón en el centro.

Autor anónimo

Poema zen


Los pies en la tierra,
la cabeza en el cielo,
el corazón en el centro.

E.

viernes, 21 de octubre de 2016

Poema antónimo


inconexo
desligado
anormal
incongruente
desequilibrado
apolítico
inapropiado
desfragmentado
afónico
inesperado
desordenado
atonal
inarmónico
desfigurado
inestable
desproporcionado
irreverente
arítmico
desafortunado
ininteligible
desamparado
solo

E.

jueves, 20 de octubre de 2016

Poema inmigrante


Sin dejar huellas,
el poema,
nada por el agua,

entre pateras abandonadas
y cadáveres.

E.

martes, 18 de octubre de 2016

Un poema de Tomas Tranströmer


Schubertiana

IV

¡Tenemos que confiar en tantas cosas para poder vivir nuestro día
diario sin hundirnos en la tierra!
Confiar en las masas de nieve que se agarran a las pendientes de la
montaña que hay encima del pueblo.
Confiar en las promesas de silencio y en la sonrisa del consenso,
confiar en que el telegrama fatal no nos ataña a nosotros y que
no llegue a descargar el repentino hachazo desde dentro.
Confiar en los ejes de las ruedas que nos llevan por las autopistas
en medio del enjambre de abejas de acero trescientas
veces ampliado.
Pero en realidad nada de eso merece nuestra confianza.
Los cinco instrumentos de cuerda dicen que podemos confiar en
otra cosa.
¿En qué? En otra cosa y nos acompaña un trecho en el camino
hacia allí.
Como cuando se apaga la luz en la escalera y la mano sigue-
con confianza- el ciego pasamanos que encuentra el camino
en la oscuridad.

Tomas Tranströmer

Poema efímero


Este poema
nace y muere en
este instante.

E.

viernes, 14 de octubre de 2016

Poema efímero


El poema vio la puesta de sol
y suspiró...

Y al instante dejó de ser poema
y se fundió con el sol
que moría
sobre el horizonte.

E.

jueves, 13 de octubre de 2016

Poema opositor


Tema 4: Jerarquía del servicio poético de urgencias.

Director Gerente.
Coordinador poético de catástrofes y situaciones especiales.
Sistemas de información.
Prensa y relaciones externas.
Directora poética.
Director de transporte.
Director de gestión.
Subdirector poético responsable de urgencias.
Subdirector poético responsable de emergencias.
Subdirector de transporte.
Subdirector de gestión responsable de Recursos Humanos.
Subdirector de gestión responsable del área económico-financiera.
Subdirector poético de calidad y formación.
Subdirector poético de asistencia y responsable del Servicio de Coordinación de Urgencias.
Coordinador poético de equipos responsable de urgencias.
Coordinador poético de equipos responsable de emergencias.
Coordinador de equipos responsable de calidad.
Gestión de personal.
Gestión de recursos.
Gestión de compras.
Gestión económica.
Gestión parque móvil.
Retribuciones.
Jefatura asuntos generales.
Responsable de atención al usuario.

E.

martes, 11 de octubre de 2016

Poemas de nieve


1

a Amundsen

Fuiste el primero en llegar
¿A dónde?
¿A los hielos últimos?

¿Y qué fue llegar
después de tanto blanco en los ojos
y por dentro de los ojos y
en los huesos,
esa tremenda luz blanca
que no se iba de tu cabeza
ni en sueños?

¿Y acaso no tuviste
todo ese tiempo
un sueño blanco,
ancho y blanco como la muerte?


2

Estoy mirando la nieve.
Y por más que la miro
no la entiendo.

He leído mil y un poemas que hablan sobre la nieve.

Describen su blancura como algo más hondo
que la blancura de unos ojos
o la blancura de una hoja en blanco,
pero yo no los entiendo.

Por eso me he venido aquí a mirar la nieve.

La he mirado durante horas.
He visto un cuervo negro sobre una infinita blancura:
impresionante.
He visto un bosquecillo de pinos de cristal.
Pero sigo sin entender una mierda.

¡No sé qué coño voy a hacer ahora!



3

a Esperanza 
Sonreías,
con los ojos,
con las manos,
con todo el cuerpo.

Eras un espejo desnudo en mi mente,
una imagen desnuda en un espejo,
una mujer desnuda en una imagen.

Yo no te recordaba hasta que te vi,
aquel día,
en aquella montaña,
llena de nieve.

E.

martes, 4 de octubre de 2016

Poema feliz


El poema se dijo a sí mismo
-tal vez esto sea la felicidad.
Y se quedó sentado en silencio
contemplando toda la belleza que brillaba
a su alrededor.

E.

lunes, 3 de octubre de 2016

Poema durmiente


Dormir es encontrarse con la muerte.

Los durmientes son muertos que han salido a pasear
por las avenidas sin fin de la noche.

La noche los encuentra tomándose un cáliz de ensueño
y les enciende la luz del pecho.

¿Has visto a los durmientes que susurran poemas
con la boca medio abierta y llena de noche?
Sus bocas son cavernas oscuras con una luz al fondo.

Los durmientes aspiran con todas sus fuerzas
las densas sombras que la borracha noche exhala
y corren disparados en sus bicicletas de sueño hacia las estrellas,
junto a los cometas vagabundos y las galaxias espirales.

La muerte les enciende esa blanca luz
que a altas horas de la noche sale a bailar.

Dormir es cabalgar en la gran yegua de la muerte.
Esa a la que tanto tememos
se deja domar cada noche una única vez.

Y cada amanecer olvidamos
con infantil alegría que estuvimos con ella,
que fue ella quien nos trajo el desayuno,

una airada copa de sol que respiramos con la misma docilidad
con que en la noche iluminada nos dejamos seducir,

y la muerte nos encontró viajando por el laberinto de los durmientes,
y nos desnudó de nosotros mismos y de nuestros sueños,
y nos hizo el amor.

E.

sábado, 1 de octubre de 2016

Boceto de Octubre. de Tomas Tranströmer


Boceto de Octubre

El remolcador tiene pecas de óxido. ¿Qué está haciendo tan adentro en tierra?
En el frío es una pesada lámpara apagada.
Pero los árboles tienen colores intensos. ¡Señales a la otra ribera!
Como si algunos quisiesen ser rescatados.

Camino de casa veo matacandiles que surgen del césped.
Son los dedos, que piden ayuda, de alguien
que ha sollozado mucho tiempo para sus adentros ahí abajo en las tinieblas.
Somos de la tierra.

Tomas Tranströmer

lunes, 19 de septiembre de 2016

Poema perfumado



Como el perfume de un naranjo entra por una ventana,
como la lluvia entra en la tierra,
como el fuego entra en la noche.

Como entra el viento entre las hojas de los árboles,
como entra una gaviota en el mar,
como entra una mariposa en el jardín.

Como la luna entra en el río,
como la ola entra en la arena,
como el sol entra en la tarde.

Como entra la voz en el silencio,
como entra un copo de nieve en las manos de un niño,
como entra la alegría...

Así este poema quiere entrar en tu corazón.

Sólo por un instante
a dejar
una caricia.

E.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Poema sin importancia

La camelia llena de brotes
me mira en la terraza.

Cada año te pasa lo mismo,
te pones así de brotes que luego se secan
y no se abren las flores.

Este año podría ser diferente,
ya sabes,
en cualquier momento,
en cualquier lugar,
todo puede ser posible.

Aunque, pensándolo bien, 
qué importa si no se abren tus flores.
También los brotes tienen
su propia belleza.

E.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Meditación mirando al cielo, del Lama Surya Das


Siéntate con la espalda recta... Cierra los ojos... Deja tus manos en reposo...
Haz una respiración profunda... Expulsa el aire suavemente... Otra respiración...
Relájate... No te preocupes por nada... Descansa natural y cómodamente...
Deja que todo pase, como las olas del mar, como las nubes en el cielo infinito...
Observa simplemente... Estate tranquilo... Todo está bien...
Deja que las cosas sean como son... Siéntete cómodo...
No hay nada más que hacer... No hay nada que resolver, nada que entender o conseguir...
Estás simplemente aquí y ahora, presente..., natural..., en casa..., a gusto...
Mira sin más lo que hay en el momento presente; tal como es...
Respira profunda y lentamente... Inhala..., exhala... Inhala..., exhala...
Respira dejando toda preocupación, permitiéndote ser sin más...
Deja que todo descanse de forma natural, por sí mismo...
Deja que el cuerpo se aquiete con naturalidad...
Deja que la mente se serene naturalmente, a su modo..., a su ritmo...
Aquí y ahora... Respira profunda y lentamente... Aquí y ahora...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Y abre los ojos...
Tranquilo...
Contempla todo cuanto hay...
Amplía el ámbito de tu visión a los trescientos sesenta grados de la esfera...
Inúndate de campo, inúndate de cielo...
Mira uniformemente el espacio..., enfocando los ojos blandamente, sin esfuerzo...
El espacio, como la mente, carece de principio y de fin...
No hay dentro ni fuera...
El espacio, como la mente, no tiene forma, ni tamaño, ni color...
Funde tu mirada con el espacio...
Sumerge la mente en el infinito, en el espacio vacío...
Disuélvete en el espacio...
Respira... Lanza tu exhalación al espacio... ¡Ahhh...!
Suéltate... Exprésate verbalmente... Inhala..., exhala lanzando un ¡ahhh...! al espacio...
¡Ahhh...! ¡Ahhh...!
Abre completamente tu mirada al inmenso espacio...
Disuélvete en la espaciosa conciencia...
Fúndete con la esfera cristalina y brillante de la conciencia prístina...
Déjate ir..., Déjate ir... Déjate ir...
Inhala y exhala el cielo... Inhala y exhala el cielo...
Disuélvete en el cielo con cada exhalación...
Ábrete... Ábrete con cada exhalación...
Ábrete a la infinita Mente Búdica...
Despréndete de todo: Despréndete del cuerpo,
del pasado, del futuro..., de tu pequeña mente pensante...
Únicamente Sé... Sólo infinita Conciencia...
Sólo meditación gozosa...
Permanece así... Sin hacer nada... Siendo sólo Conciencia...

jueves, 15 de septiembre de 2016

Poema circunstancial


Al gato ahora le ha dado
por acostarse en la mesa del salón.

Tendré que irme a escribir a la terraza,
entre plantas, pájaros,
ruidos de coches y ladridos de perros.

Es la vida.
Y el gato hasta me está haciendo un favor.

E.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Un poema de Ryoan


¿Quién dice que mis poemas son poemas?
Mis poemas no son poemas.
Cuando entiendas que mis poemas no son poemas,
podremos empezar a hablar de poesía.

martes, 13 de septiembre de 2016

Poema zen


1
Nubes de tormenta en el atardecer.
Cae el grito lejano de un mochuelo.
¿Es posible que el verano llegue a su fin?

2
La madeja de mis pensamientos
y la madeja de tus pensamientos
¿dónde han ido a parar tras la tormenta?

3
Escribir poesía es
como querer escribir con una rama en el agua.
Nunca lo logras, pero
¡que hermoso cada trazo en su momento!

E.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Un poema de Ryocan


Tengo mucha pereza para ser ambicioso,
dejo al mundo hacerse cargo de sí mismo.
En mi bolsa hay arroz para 10 días
y una pila de leña en la hoguera.
¿Para qué hablar de auto-engaño y de iluminación?
Escuchando la lluvia nocturna golpear contra el techo,
me siento cómodamente con las piernas estiradas.

domingo, 11 de septiembre de 2016