martes, 26 de enero de 2016

Minuto 30

Me he pasado
9 minutos esperando nada,
sin hacer nada,
sin pensar en nada.

Ha sido la hostia...

Podrían haber sido 19 minutos,
o 29 minutos.

No hay tiempo en la espera,
no hay eso que llamamos:
tiempo de espera.

Me ha sacado de ese lugar sin tiempo
una campanita
y ha aparecido Giusseppe diciendo que esto se ha terminado,
que nos podemos ir a casa

y que él también ha estado esperando.

E.