domingo, 20 de marzo de 2016

La corrupción


La corrupción no es un fenómeno político,
es un fenómeno humano.

Es la propia esencia del pensamiento humano y
de la palabra,
cuya libertad le permite
desvincularse de los hechos.

Si comprendieramos esa sencilla verdad
que la poesía enseña:
que la palabra no puede nombrar los hechos
más que a través de metáforas,

cambiaríamos nuestro intento constante
de engañar y ser engañados
por el de observar, interiorizar y comprender.

O lo que es equivalente: escuchar, sentir y amar.

E.
(Foto: Chema Madoz)