jueves, 21 de julio de 2016

Libre de impuestos


Estos poemas
no pagan impuestos
                          al lector
ni al escribano.

Mucho menos a un Gobierno insano
que ni siquiera existe
                                  porque las palabras
y sus altoparlantes
no acaban de ponerse de acuerdo.

E.