sábado, 23 de julio de 2016

Poema madrugador


Comienzan a cargar las cajas
de la frutería.

El poema también está allí
acurrucado entre manzanas y kiwis,
saltando en la carretilla
del porteador.

Él también escucha
la algarabía de los pájaros
y el silencio de los olmos.

Se asusta cuando pasa un autobús.
Lee las noticias del 20minutos
junto al abuelo que viene del Metro.

Él también amanece
y sale a caminar por el paseo.

Y se sorprende
cuando ve a un chico
sentado en un banco
escribiendo sobre él.

E.