viernes, 16 de septiembre de 2016

Meditación mirando al cielo, del Lama Surya Das


Siéntate con la espalda recta... Cierra los ojos... Deja tus manos en reposo...
Haz una respiración profunda... Expulsa el aire suavemente... Otra respiración...
Relájate... No te preocupes por nada... Descansa natural y cómodamente...
Deja que todo pase, como las olas del mar, como las nubes en el cielo infinito...
Observa simplemente... Estate tranquilo... Todo está bien...
Deja que las cosas sean como son... Siéntete cómodo...
No hay nada más que hacer... No hay nada que resolver, nada que entender o conseguir...
Estás simplemente aquí y ahora, presente..., natural..., en casa..., a gusto...
Mira sin más lo que hay en el momento presente; tal como es...
Respira profunda y lentamente... Inhala..., exhala... Inhala..., exhala...
Respira dejando toda preocupación, permitiéndote ser sin más...
Deja que todo descanse de forma natural, por sí mismo...
Deja que el cuerpo se aquiete con naturalidad...
Deja que la mente se serene naturalmente, a su modo..., a su ritmo...
Aquí y ahora... Respira profunda y lentamente... Aquí y ahora...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Respira..., sonríe..., permanece atento...
Y abre los ojos...
Tranquilo...
Contempla todo cuanto hay...
Amplía el ámbito de tu visión a los trescientos sesenta grados de la esfera...
Inúndate de campo, inúndate de cielo...
Mira uniformemente el espacio..., enfocando los ojos blandamente, sin esfuerzo...
El espacio, como la mente, carece de principio y de fin...
No hay dentro ni fuera...
El espacio, como la mente, no tiene forma, ni tamaño, ni color...
Funde tu mirada con el espacio...
Sumerge la mente en el infinito, en el espacio vacío...
Disuélvete en el espacio...
Respira... Lanza tu exhalación al espacio... ¡Ahhh...!
Suéltate... Exprésate verbalmente... Inhala..., exhala lanzando un ¡ahhh...! al espacio...
¡Ahhh...! ¡Ahhh...!
Abre completamente tu mirada al inmenso espacio...
Disuélvete en la espaciosa conciencia...
Fúndete con la esfera cristalina y brillante de la conciencia prístina...
Déjate ir..., Déjate ir... Déjate ir...
Inhala y exhala el cielo... Inhala y exhala el cielo...
Disuélvete en el cielo con cada exhalación...
Ábrete... Ábrete con cada exhalación...
Ábrete a la infinita Mente Búdica...
Despréndete de todo: Despréndete del cuerpo,
del pasado, del futuro..., de tu pequeña mente pensante...
Únicamente Sé... Sólo infinita Conciencia...
Sólo meditación gozosa...
Permanece así... Sin hacer nada... Siendo sólo Conciencia...