jueves, 15 de septiembre de 2016

Poema circunstancial


Al gato ahora le ha dado
por acostarse en la mesa del salón.

Tendré que irme a escribir a la terraza,
entre plantas, pájaros,
ruidos de coches y ladridos de perros.

Es la vida.
Y el gato hasta me está haciendo un favor.

E.