miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un poema de Väinö Kirstinä


Anoche se quedó despierto hasta que llegó la chica
y construyó con palabras una joya, el pobre.
Con qué ceremonia se la pensaba ofrecer,
cómo se iban a adornar mutuamente
la joya y la chica.

Pero llegó la mañana
y permanecieron en silencio.