viernes, 28 de abril de 2017

Los gatos miran...


Los gatos miran al vacío
fijamente
sin mover un sólo músculo

Parece que son parte de ese mismo
vacío que miran

Nos dicen a todos en el salón
mirad
hay algo inmóvil aquí
algo inmenso

que no podéis comprender
con la inquietud de vuestros pensamientos

De pronto pasa un gorrión por la terraza
y se lanzan tras él al unísono

Y parece que
se están moviendo
sin apartarse un milímetro del vacío

E.

jueves, 27 de abril de 2017

Es de noche...


Es de noche

Las sombras de las hojas tras la ventana
esperan al viento

Yo también espero un movimiento
que no vendrá
sentado en el sofá como una sombra

Pero no tengo prisa
la brisa del mar está muy lejos de aquí
y he aprendido a esperar
sin esperanza

Creo que aunque no venga nada
no me importa

¡a mi lo que me gusta es esperar!

E.

miércoles, 26 de abril de 2017

Elías juega...


Elías juega a armar un rompecabezas

No puede estarse quieto
Coloca las piezas
cantando y bailando todo el tiempo

Su cuerpo es una bolita de energía libre
que funciona sin más
y hace lo que le venga en gana

Yo lo miro molesto
Trato de escribir un poema
y me he dicho a mí mismo
que para hacerlo tengo que estar en silencio

El vacío lo mira al mismo tiempo que yo
y escribe el poema
sin ningún impedimento

E.

martes, 25 de abril de 2017

Subí a la montaña...


Subí a la montaña
con cuatro amigos y un perro

Después de ver una gran tromba de agua
cayendo por una pared de roca lisa
nos encontramos con la nieve

El perro blanco se revolcaba en la nieve blanca
Mi hijo no paraba de saltar
hundiendo las botas en la nieve

Yo tenía las zapatillas empapadas
y casi no sentía los dedos del frío
pero la nieve era tan hermosa
que no me importaba

Uno casi nunca está preparado
para encontrase con la belleza
pero cuando la encuentra
o, mejor dicho, cuando ella lo encuentra a uno
el hecho de que uno esté preparado o no
carece de importancia

La subida y la bajada fueron duras
pero disfrutamos de un día soleado
buena compañía
y un hermoso paisaje

E.

lunes, 24 de abril de 2017

Lentamente...


Lentamente
jugamos a las permutaciones

Si me pongo en tus senos
soy dos senos

Si me pongo en tu boca
soy dos lenguas humeantes

Si me pongo en tus ojos
soy mirada y me miro
y te miro

Pero allí no estás tú
ni estoy yo mirando

Quiero decir
si me pongo en tus ojos
pierdo el juego
mi juego

Porque entonces no hay dos
sino una sola mirada

que no es tuya ni mía
y que lo mira
todo

E.

(Pintura: Blue Lovers, de Marc Chagall)

domingo, 23 de abril de 2017

Cuando miro...


Cuando miro al vacío de frente
siempre hay algo

un rostro
una flor

un rostro mirando fijamente una flor
¿un único nomeolvides?

un mar de plata cantando
bajo la luna

una sombra
una hoja

Siempre hay algo
que brilla como una nada

Una nada que mira
que no la miro yo

E.

sábado, 22 de abril de 2017

Cuando se iba la luz...


Cuando se iba la luz
mis hermanas y yo nos poníamos a cantar

Desafinábamos mucho
pero no importaba

Era como si no hubiera nadie en aquella oscuridad
Sólo las voces inmateriales recorrían el salón
hasta que ellas también se apagaban

En ese instante
que a veces duraba horas
éramos hermanos de verdad

sin pensamientos
sin sentimientos
sin cuerpo y sin sombra

Eramos nada
Solo la noche era

Luego volvía la luz
y nos entraba la risa tratando de recordar
quién era el que había desafinado

E.

viernes, 21 de abril de 2017

Frente al espejo...


Frente al espejo una mujer
es una palabra sin escribir

Hace falta darle forma con las manos
dibujarla despacio
sobre la nada de sus pensamientos
para que se defina en esta otra nada
de caricias y besos

Entonces
aquello que era esencialmente una mujer
y que no tenía forma alguna
comienza a ronronear como un gato

Se da la vuelta y te mira como un gato
un gato salvaje que parece una mujer
al borde de un espejo

Y el espejo se estira
y se encoge
y se parte por la mitad

Y el mundo se pone patas arriba

E.

(Pintura: Mujer frente al espejo, de Pablo Picasso)

jueves, 20 de abril de 2017

No vas a ninguna parte...


No vas a ninguna parte
por mucho que te emperres
no vas a ninguna parte

Me dijo mi madre
y me dio duro con la chancleta

Yo quería gritar
pero el grito se me atravesó en la garganta
y me quedé sin respiración

Entonces apareció el vacío

Me traspasó como una ráfaga el estómago
y vi claramente que aquello era una especie de juego
Yo era al mismo tiempo mi madre y yo mismo
movidos por algo que nos transparentaba a los dos

Mi madre me abrazaba
y yo ya no quería subirme en el tejado

ni quería ir
a ninguna otra parte

E.

miércoles, 19 de abril de 2017

A veces ...

 

A veces
el vacío de uno
se encuentra con el vacío del otro
y surge una chispa de júbilo
que no tiene causa

Uno sigue caminando por la montaña
bajo los pinos
sin saber de dónde viene esa alegría
ni a dónde va

E.

martes, 18 de abril de 2017

Entonces...


Entonces vio una hoja

Una hoja pequeñita
sola en el viento

que no tenía conciencia de sí misma
ni de su soledad

Estaba atravesada por la luz

Estaba llena de luz
y de viento
y de soledad

Y pasó apenas un instante
frente a sus ojos

Y el viento
se la llevó volando
lejos

(más allá de sus ojos
de las palabras que flotaban
en la soledad de su mente)

Y él se quedó allí sentado
solo e iluminado por la luz vespertina

Y descubrió que estaba mirando
sin palabras
al vacío horizonte

E.

lunes, 17 de abril de 2017

Cada palabra...


Cada palabra
que salta al vacío
del corazón

se rompe en pedazos

Uno de esos pedazos
soy yo

Otro es
el que escribe estas cosas

E.

domingo, 16 de abril de 2017

Contemplo...


Contemplo
la soledad del escritor
y la soledad de las montañas

El escritor está solo
pero no solo de sí mismo

Las montañas están solas de soledad total

Únicamente las acompaña
el vacío

E.

sábado, 15 de abril de 2017

Me dices...


Me dices
cariño
el fin de semana
vamos a ver la nieve de las montañas

Yo sonrío
pero no te digo
que no hace falta ir a la montaña

La montaña
ahora mismo
está dentro de ti

se transparenta por tus ojos
llena de nieve
blanquísima
deslumbrante

E.

viernes, 14 de abril de 2017

Delante del ordenador...


Delante del ordenador
intento ver qué pasa
cuando pasa el tiempo sobre el vacío

Delante de mí
otros
delante de sus ordenadores
fingen que no pasa nada

mastican galletas
sonríen
se rascan detrás de las orejas

¡Comienza un nuevo año!

Tras el cristal de la ventana
los árboles
han dejado caer
todas sus viejas hojas

E.

jueves, 13 de abril de 2017

Estaba conduciendo...


Estaba conduciendo el coche dormido
A mi lado estaba Esperanza
y detrás Elías

Yo no entendía cómo podía hacer aquello
conducir dormido por una comarcal
a una velocidad considerable

Esperanza no se daba cuenta
porque yo llevaba gafas
y trataba de mantener la normalidad
Solo me decía
a veces
que no corriera

Yo no podía despertarme
Por más que lo intentaba
no podía despertarme

Era un sueño muy denso
como esos que te caen después de comer
que se te cae la cabeza delante del ordenador
o de lo que sea que tengas delante

Era como si llevara toda la vida durmiendo
y no tenía más remedio que seguir conduciendo dormido
con toda normalidad

Y no entendía cómo podía coger las curvas
y pasar junto a los camiones que venían de frente
sin salirme del carril

Pero tenía miedo
Sabía a ciencia cierta que aquello no iba a durar toda la vida
que no se puede conducir dormido todo el tiempo
sin tener un accidente

Temía estar poniendo nuestras vidas en peligro
de una forma estúpida
Pero mi sueño era tan denso que no podía abrir los ojos
aunque tirara de las pestañas con todas las fuerzas

Estaba totalmente dormido
y no había nada que yo pudiera hacer

Hasta que sucedió algo extraño
que me hizo abrir los ojos

y descubrí
que había estado
soñando

E.

miércoles, 12 de abril de 2017

Hoy cumplo..


Hoy cumplo 45 años
no sé qué más decir

La vida me ha tratado bien
tengo una familia entrañable
y buenos amigos

Aparte de eso
no poseo gran cosa
(ni falta que hace)

Mientras escribo
mi hijo se acerca y me abraza por la espalda

Y con su abrazo
todo lo que me rodea
me abraza también

Formamos parte de todo y
todo forma parte de nosotros

¡Felicidades hijo!
¡Felicidades Esperanza!
¡Felicidades gatos!
¡Felicidades plantas!
¡Felicidades lector!

E.

martes, 11 de abril de 2017

Me aíslo un rato...


Me aíslo un rato para escribir
unas cuantas palabras

Yo solía ser
un tipo tranquilo que paseaba por los parques
o por la orilla de algún río

mirando los árboles y el cielo
escuchando a los pájaros

y a veces
se sentaba a escribir
unas cuantas palabras

Cuando alguien se acercaba y me preguntaba
¿qué haces?
yo le respondía
nada
solo estoy aquí perdiendo el tiempo

El tiempo no significaba entonces nada para mí
así que lo perdía mansamente

Ahora la vida me presiona por todos lados
y alguien vende el tiempo en las esquinas
a precio de oro
La gente grita como alocada
¡qué haces!
¡qué desperdicio!

No sé
¿esto es la vida?

Si miro atrás
casi no me reconozco

Solo recuerdo que yo era un tipo tranquilo que
paseaba por los parques
y a veces se sentaba a escribir
unas cuantas palabras

E.

lunes, 10 de abril de 2017

Ocupa...


Ocupa toda nuestra vida

Reclama atención

aplausos
correcciones
regaños
atención

cuidados
mimos
juegos
atención

Reclama nuestro tiempo
se lo damos

a cambio él nos da
la libertad de nosotros mismos
(si quieres ser libre
es la mejor manera)

Sólo te queda algo por las noches
para estar contigo mismo

sin ruidos
sin reclamos
cuando ya estás tan cansado que
no sabes ni quien eres

Así es esta etapa
lo que hemos elegido

Y ahora hemos elegido que él
ocupe toda nuestra vida

porque lo necesita
porque no sabe aún lo duro que puede ser
allá afuera
donde nadie te atiende

Cuando él salga a esa vida y nos abandone
tendremos que reconstruirnos

E.

(Foto: Chema Madoz)

domingo, 9 de abril de 2017

La de cosas...


La de cosas que te diría
si no estuvieras aquí

La de besos que te daría
si no tuvieras labios

Los ojos con que te miraría
si fueras ciega como una tumba

Los poemas que escribiría para ti
si no existieran las palabras

E.

(Pintura: Aleko y Zemfira, de Marc Chagall)

sábado, 8 de abril de 2017

Yo jugaba...


Yo jugaba en la orilla de un río

Mi cara se reflejaba en el agua
y yo me preguntaba
por qué el agua no se llevaba mi cara

Una chica me había dicho adiós

Yo pensaba entonces
que tal vez su cara se reflejaba
en otro río como este
en otras aguas como estas
junto a alguien como yo
que tal vez se hacía otras preguntas

Y miraba aquella agua que hacía ondas
mientras un pájaro invisible volaba sobre ellas
y una música invisible
                                  saltaba
de orilla a orilla
salpicando mi cara sobre las piedras

Tenía sólo quince años
y me preguntaba
por qué el agua
no arrastraba mi cara
                 hasta el fondo
de la mar azul

E.

viernes, 7 de abril de 2017

Todos los días...


Todos los días
cuando llego del trabajo
lavo la camiseta blanca del cole a mi hijo

Y me viene siempre
la imagen de mi madre
lavando en la batea del patio
en Sagua la Grande
mi camisa blanca de pionero

Y pienso que mi madre recordaría
en aquellos breves instantes
a su madre
mi abuela
lavando en un río de Baracoa
su vestido blanco de la Escuela Dominical

Y pienso que esa imagen de lavadores
que se repite en varias generaciones
cuelga de mí como una sábana

Una larga sábana blanca
que cubre mis pensamientos como un poema infinito
hecho de humanidad mezclada
con pompas de jabón

E.

(Foto: Cristina García Rodero)

jueves, 6 de abril de 2017

Se estaba bien...


Se estaba bien con la mano en tus caderas

A veces estamos muy lejos
como una galaxia de otra
(aunque las galaxias están conectadas
ya no saben si por la materia oscura o por la gravedad emergente
pero están conectadas)

Otras estamos tan cerca
que nos falta el aliento

nos acercamos y nos acercamos
hasta que nos metemos
uno en el otro

Pero ayer
estábamos a la distancia justa

mi mano sobre tus caderas
tu mano sobre mi mano
tranquilos
respirando la noche

Y así
nos quedamos dormidos

E.

(Escultura: Raquel González Figueiras)

miércoles, 5 de abril de 2017

Nada...


Nada que escribir

El vacío de la palabra se encuentra
con el vacío de la hoja

Surgen recuerdos
que luego serán olvidados
Surgen sentimientos
que luego dejaremos de sentir

La vida sólo es vacío
El vacío es en verdad
tu propia vida

E.

(Foto: Chema Madoz)

martes, 4 de abril de 2017

El reloj...


El reloj no es el tiempo
Mi corazón no es del tiempo

¡El espacio y el tiempo!

El aire
entra y sale
por la ventana

E.

(Foto: Chema Madoz)

lunes, 3 de abril de 2017

Hay un niño...


Hay un niño
su ingenuidad brilla sobre el mantel de la angustia
se hace un ovillo y canta

Hay una mujer
su perseverancia traduce los signos
de la noche en ascuas

Hay mensajes por todos lados
como ángeles
(ahora lo llaman información)

Todo eso llena el vacío
lo colorea
le da forma

Diríase que surge desde el propio vacío

Y diríase que de eso
que surge del vacío
surge también
una vaga esperanza
que danza y se lanza a conquistar el vacío

¡Pero el vacío
como mismo se llena
se vuelve a vaciar!

E.

viernes, 31 de marzo de 2017

Dices...


Dices que vas a escribir
todo lo que llevas dentro

Para eso se escribe
para liberar
todo lo que uno lleva dentro
sean pájaros azules
o serpientes
sea la insondable oscuridad
o la luz que la traspasa

camarones en los bigotes del gato celeste
conchas insulares
danza de grillos sobre la noche almibarada

Dices
con tus propias palabras
(que en realidad no son propias
sino el eco común de la humanidad
rebotando contra las paredes de la angustia)
que vas a escribir
todo lo que llevas dentro

Pero resulta que dentro no hay nada
dentro todo está
vacío

E.

martes, 28 de marzo de 2017

Ronquidos


Mi madre roncaba todas las noches.

La casa donde nací era una casa muy larga con las habitaciones al fondo. Los ronquidos de mi madre se escuchaban desde el recibidor, y, a medida que te sumergías en la casa, te ibas adentrando en el profundo ronquido de mi madre que lo llenaba todo.

Mi padre también roncaba, pero al lado de mi madre sus ronquidos eran como el maullar de un gato junto a un tigre.

Mi madre tenía una forma curiosa de roncar. Ponía la cabeza sobre la almohada y a los cinco minutos ya estaba roncando. Empezaba despacio y bajito, pero poco a poco iba aumentando la frecuencia y el volumen hasta convertirse en algo atronador que retumbaba en las paredes y los techos, y deambulaba por la casa como un animal nocturno. Mi madre se despertaba asustada en el punto culminante y volvía a empezar de nuevo.

Una vez grabamos su ronquido y se lo pusimos cuando estaba despierta. No se lo podía creer y estuvo todo el día enojada.

Cuando se separó de mi padre, yo me vine a dormir con ella para calmarla. Sus ataques de asma también eran un círculo progresivo. Se asustaba y le subía la presión arterial, esto le provocaba un ataque de asma, con lo que se asustaba más y le volvía a subir la presión, hasta que algún resorte en su cerebro desconectaba el circuito.

Yo aprendí a dormirme primero. Yo también roncaba, pero mis ronquidos no eran un problema para ella.

E.

lunes, 27 de marzo de 2017

Mi marioneta


Yo tengo una marioneta
que vive en una camioneta.
Le falta una oreja,
y cuando el timón maneja,
su mirada se despeja.

Los cordeles se le enredan
cuando la cogen y la dejan.
Su sombrerito de paja
cuando llueve se le cala
y la deja empapada.

Todos los días juego con ella
y los sábados le doy de comer paella.

Cuando salgo del colegio
la llevo a tomar el sol y a oler jazmín
y después, la meto a dormir.

Yo tengo una camioneta
que vive en una marioneta.
¡Yo tengo un lío en la cabeza!

Elías Pentón Tenorio

jueves, 23 de marzo de 2017

La Dicha de ser hombre


Yo nunca he tenido la dicha
de ver y de tocar con mis manos
un copo de nieve.
Yo soy muy pequeño todavía
y a veces la abuela me presta esas postales
que tienen por dentro una música
y un niñito acostado en un colchón de paja.

Yo creo que la nieve debe ser algo muy bueno
porque la gente sonríe en las películas
cuando ella llega
y los muchachos sacan sus juguetes de invierno
y hacen, todos juntos, un muñeco muy grande
con una zanahoria por nariz…

Creo que debe ser
como una mariposa de agua
que salta dulcemente de un lado a otro del tiempo
y deja limpiecito el corazón.

Yo he visto en mis horas de ensueño
un bosque vestido de blanco
y he paseado bajo los pinos de fino encaje.
Y he visto una flor y dos o tres conejos
junto a mis huellas en la nieve.

Pero yo, en realidad, no la conozco
no sé lo que es la nieve de verdad,
la que cae en el alma…
Sólo sé que he vivido,
que mi pecho está abierto como una hoguera
y que ahora está nevando.

E.

martes, 21 de marzo de 2017

Día de la Poesía


Alguien me dijo
que hoy era el día mundial de la poesía.
¡Qué gilipollez!,
me dije.

Seguro que ese tipo
ve salir el sol todos los días de su vida
y mira al cielo y respira
y come y caga.

Y luego viene un listillo sin imaginación y le dice
que hoy es el día mundial de la poesía
y le hace sentir romántico y tontorrón
y, entonces,
le vende un libro de poemas.

Creo que de aquí a poco
no quedarán días que sean simplemente días.

La verdad que este puto mundo
no hay quien lo entienda.

E.

martes, 7 de marzo de 2017

¿Quién va allí?, de Walt Whitman

¿Quién va allí?
Grosero, hambriento, místico, desnudo... ¿quién es aquél?
¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey?
Pero ¿qué es el hombre en realidad?
¿Qué soy yo?
¿Qué eres tú?

Cuanto yo señale como mío,
Debes tú señalarlo como tuyo,
Porque si no pierdes el tiempo escuchando mis palabras.
Cuando el tiempo pasa vacío y la tierra no es mas que cieno y podredumbre,
no me puedo parar a llorar.
Los gemidos y las plegarias adobadas con polvo para los inválidos;
y la conformidad para los parientes lejanos.
Yo no me someto.
Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como me da la gana.

¿Por qué he de rezar?
¿Por qué he de inclinarme y suplicar?

Después de escudriñar en los estratos,
después de consultar a los sabios,
de analizar y precisar
y de calcular atentamente,
he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos.

Soy fuerte y sano.
Por mi fluyen sin cesar todas las cosas del universo.
Todo se ha escrito para mi.
Y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras.

Soy inmortal.
Sé que la órbita que escribo no puede medirse con el compás de un carpintero,
y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la noche con un carbón encendido.
Soy sagrado.
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón.
(Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los
cuales se levanta mi casa.)

Así como soy existo. ¡Miradme!
Esto es bastante.
Si nadie me ve, no me importa,
y si todos me ven, no me importa tampoco.
Un mundo me ve,
el mas grande de todos los mundos: Yo.
Si llego a mi destino ahora mismo,
lo aceptaré con alegría,
y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré...
esperaré alegremente también.
Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito
y me río de lo que tú llamas disolución
por que conozco la amplitud del tiempo.

WALT WHITMAN

lunes, 6 de marzo de 2017

Ella, de Juanele

ELLA

Ella anuda hilos entre los hombres
y lleva de aquí para allá la mariposa profunda
-ala del paisaje y del alma de un país, con su polen...

Ella hace sensible el clima de los días, con su color y su
perfume...
a su pesar, muchas veces, como bajo un destino.
Testimonio involuntario, ella,
de un cierto estado de espíritu, de un cierto estado de las cosas,
en que la circunstancia da su hálito...

Pero se dirige siempre a un testigo invisible,
jugando naturalmente con la tierra y el ángel,
el infinito a su lado y el presente en el confín...

Mas es el don absoluto, y la ternura,
ella que es también el término supremo y la última esencia
con las melodías de los sentidos y los símbolos y las visiones y
los latidos
para el encuentro en los abismos...

Mas tiene cargo de almas, y es la comunicación,
el traspaso del ser, "como se da una flor", en el nivel de los
niños,
más allá de sí misma, en el olvido puro de ella misma...

Y no busca nunca, no, ella...
espera, espera toda desnuda, con la lámpara en la mano,
en el centro mismo de la noche...

JUAN LAURENTINO ORTIZ

viernes, 3 de marzo de 2017

La vela blanca, de Ko Un

LA VELA BLANCA

Nadie desea la tempestad, ¡esto es cierto!
Y, en cambio tú, blanca vela ahí fuera en el mar,
en lo hondo del corazón esperas que llegue la tempestad.
Porque sólo durante la tempestad
logras estar viva.

Oh, blanca vela paciente y nostálgica en el gran mar azul!
La lucha ha empezado.

Mi mirada no se aparta de ti.

Entre la hierba, bajo mis pies,
incluso una brisa suave es tempestad.

KO UN

jueves, 2 de marzo de 2017

Palabras, de Natan Zach

PALABRAS

Esa alegría, ese sufrimiento, son tan sólo palabras.
Oculta tu alegría. Consigna el sufrimiento
en un lugar seguro. Escribe sólo cuando
tu mano no necesite nada, ni siquiera el dinero
del mundo. Lo que está torcido
no puede ser enderezado.
No trates de arreglar el mundo.

Esa alegría, ese dolor, dice la gente.
Pero se refieren a otra cosa: a sí mismos.
Ponte en guardia; y acecha,
en secreto, en la sangre: cuando surja
esa alegría, ese dolor, di que el hombre
no se merece esa alegría ni ese eterno dolor;
que no tiene derecho
a exhibirlo en escena; ninguno a hacerse daño
a sí mismo
con esa alegría, ese dolor;
menos aún, a herir a otro. Esa
alegría y dolor -¿no lo sabías?-
vienen y van.

NATAN ZACH

miércoles, 1 de marzo de 2017

La oruga, de José Watanabe

LA ORUGA

Te he visto ondulando bajo las cucardas, penosamente, trabajosamente,
pero sé que mañana serás del aire.

Hace mucho supe que no eras un animal terminado
y como entonces
arrodillado y trémulo
te pregunto:
¿sabes que mañana serás del aire?
¿te han advertido que esas dos molestias aún invisibles serán tus alas?
¿te han dicho cuánto duelen al abrirse
o sólo sentirás de pronto una levedad, una turbación y un infinito escalofrío?

Tú ignoras el gran prestigio que tienen los seres del aire
y tal vez mirándote las alas no te reconozcas
y quieras renunciar,
pero ya no: debes ir al aire
y no con nosotros.

Mañana miraré sobre las cucardas,
o más arriba.
Haz que te vea, quiero saber si es muy doloroso el aligerarse para volar.
Hazme saber
si acaso es mejor no despegar nunca la barriga de la tierra.

JOSÉ WATANABE

jueves, 16 de febrero de 2017

Tríptico..., de Francisco Croissier

TRÍPTICO DE LOS POSTIGOS ENTORNADOS

III

La tarde es una puerta azul
por donde pasan
todas las mujeres bonitas

El canto de los pájaros
que se despiden del día,
las anuncia

Y a veces es tan triste
tan triste
que parece el lamento de los hombres
que siempre las soñaron
y nunca las tuvieron

FRANCISCO CROISSIER

martes, 14 de febrero de 2017

Nómina de huesos, de Vallejo

NÓMINA DE HUESOS

Se pedía a grandes voces:
-Que muestre las dos manos a la vez.
Y esto no fue posible.
-Que, mientras llora, le tomen la medida de sus pasos.
Y esto no fue posible.
-Que piense un pensamiento idéntico, en el tiempo en que un cero
permanece inútil.
Y esto no fue posible.
-Que haga una locura.
Y esto no fue posible.
-Que entre él y otro hombre semejante a él, se interponga una
muchedumbre de hombres como él.
Y esto no fue posible.
-Que le comparen consigo mismo.
Y esto no fue posible.
-Que le llamen, en fin, por su nombre.
Y esto no fue posible.

CÉSAR VALLEJO

martes, 7 de febrero de 2017

Pájaro Azul, de Bukowski

PÁJARO AZUL

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí dentro, no voy
a permitir que nadie
te vea.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo le echo whisky encima y me trago
el humo de los cigarrillos,
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca se dan cuenta
de que está ahí dentro.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres
hacerme un lío?
¿es que quieres
mis obras?
¿es que quieres que se hundan las ventas de mis libros
en Europa?

hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir
pero soy demasiado listo, sólo le dejo salir
a veces por la noche
cuando todo el mundo duerme.
le digo ya sé que estás ahí,
no te pongas
triste.

luego lo vuelvo a introducir,
y él canta un poquito
ahí dentro, no le he dejado
morir del todo
y dormimos juntos
así
con nuestro
pacto secreto
y es tan tierno como
para hacer llorar
a un hombre, pero yo no
lloro,
¿lloras tú?

CHARLES BUKOWSKI

miércoles, 1 de febrero de 2017

No es más, de Eliseo Diego

NO ES MÁS

                                  por selva oscura...

Un poema no es más
que una conversación en la penumbra
del horno viejo, cuando ya
todos se han ido, y cruje
afuera el hondo bosque; un poema

no es más que unas palabras
que uno ha querido, y cambian
de sitio con el tiempo, y ya
no son más que una mancha,
una esperanza indecible;

un poema no es más
que la felicidad, que una conversación
en la penumbra, que todo
cuanto se ha ido, y ya
es silencio.

ELISEO DIEGO

sábado, 28 de enero de 2017

Un poema de Hehaka Sapa (Alce Negro)

Permanecía yo entonces allí,
de pie, sobre la más alta de las montañas
y abajo, a mi alrededor, estaba el círculo del mundo.
Y mientras allí estuve
contemplé más de lo que puedo describir
y comprendí mucho más que lo hasta entonces visto;
porque veía de un modo sagrado
la forma de todas las cosas en el espíritu
y la forma de todas las formas,
como si todo viviera unido cual si fuera un único ser.
Y contemplé cómo el círculo sagrado de mi pueblo
formaba parte de los muchos círculos
que componen el gran círculo,
amplio como la luz del día
y como la luz de las estrellas en la noche...

martes, 24 de enero de 2017

El canto del inmediato satori, de Yoka Daishi

En nuestro sueño claramente existen
los seis senderos ilusorios.
Pero cuando despertamos
ya no hay nada,
ni siquiera los miles de fenómenos.

* * *

No hay falta ni felicidad,
ni pérdida ni ganancia.
En la paz de esa extinción absoluta
no debemos buscar nada.

* * *

Abandona los cuatro elementos
Y no pretendas quedarte con nada.
En la paz y en la extinción absolutas
bebe y come a voluntad.
Todos los fenómenos son impermanentes,
Todo es ku [Vacío].
Así es el gran y perfecto satori de Buda.

* * *

No buscar la verdad,
no cortar las ilusiones,
pues comprendo claramente
que estos dos elementos
son ku, sin forma.

* * *

El reflejo de millares de fenómenos
se manifiesta en este espejo.
Esta joya perfecta
no tiene dentro ni fuera.
La verdadera libertad de ku
elimina la relación causa efecto,
entonces todo está en perfecta confusión y desorden
y engendra abominable catástrofe.
Abandonar u, las existencias,
para quedarse solo con ku, vacuidad,
también es grave enfermedad.
Viene a ser como lanzarse al fuego
para evitar caer al agua.
Querer abandonar las ilusiones
para quedarse solo con la verdad
es discriminación, artificio e imitación.
Cuando un hombre se limita a seguir la práctica
ignorando esto
es como el que adopta a un ladrón
para hacer de él su hijo.

* * *

La verdad del zen
no necesita defensa.
El origen de las ilusiones
también es ku.
Existencia o no-existencia,
cuando se abandona
esta diferenciación
no-ku se convierte en ku.

martes, 17 de enero de 2017

Un poema de Eliot

Oh oscuro, oscuro, oscuro. Todos ellos caen en lo oscuro,
los espacios vacíos interestelares, el vacío dentro del vacío,
los capitanes, banqueros, eminentes hombres de letras,
los generosos mecenas del arte, los estadistas y los gobernantes,
distinguidos funcionarios, presidentes de muchos comités,
magnates industriales e insignificantes contratistas, todos caen en lo oscuro,
y oscuro el Sol y la Luna, y el Almanaque de Gotha
y la gaceta de la Bolsa, el Directorio de los Directivos,
y frío el sentido y ausente el motivo de la acción.
Y todos vamos con ellos, hacia el funeral silencioso,
el funeral de nadie, porque no hay nadie a quien enterrar.
Yo dije a mi alma, está tranquila, y deja que lo oscuro te invada,
que será la oscuridad de Dios. Como en un teatro
las luces se apagan, porque se va a cambiar la escena,
con un vacío retumbar de alas, con un movimiento de oscuridad en oscuridad,
y sabemos que las colinas y los árboles, el panorama distante
y la atrevida e imponente fachada están siendo retiradas-
O, cuando un vagón subterráneo, en el metro, se para demasiado tiempo entre dos estaciones,
y la conversación se anima y lentamente se apaga en el silencio,
y ves cómo ahonda detrás de cada cara el vacío mental,
quedando sólo el terror creciente de no pensar en nada;
o cuando, bajo el influjo del éter, la mente está consciente, pero consciente de nada-
Yo dije a mi alma, está tranquila, y espera sin esperanza,
porque la esperanza sería esperanza de la cosa equivocada; espera sin amor,
porque el amor sería amor de la cosa equivocada; aún queda la fe,
pero la fe y el amor y la esperanza se encuentran todos en la espera.
Espera sin razón, porque no estás listo para la razón:
Así la oscuridad será la luz, y la quietud el baile.
Susurro de arroyos, y relámpago de invierno.
El tomillo silvestre oculto, y la fresa silvestre,
las risas en el jardín, éxtasis que resuena,
no perdidas, pero necesitadas, apuntando a la agonía
de la muerte y el nacimiento.
Dices que estoy repitiendo
algo que ya he dicho antes. Lo diré otra vez,
¿lo diré otra vez? Para llegar allí,
para llegar donde tú estás, para volver de donde no estás,
debes ir por un camino en el que no haya éxtasis.
Para llegar a lo que no sabes
debes ir por un camino que es el camino de la ignorancia.
Para poseer lo que no posees
debes ir por el camino de la desposesión.
Para llegar a lo que no eres
debes ir a través del camino en que no estás.
Y lo que no sabes es la única cosa que sabes,
y lo que posees es lo que no posees,
y en donde estás es donde no estás.

T. S. Eliot

domingo, 15 de enero de 2017

Un poema de San Juan de la Cruz

Entréme donde no supe,
y quedéme no sabiendo,
toda sciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde entraba,
pero cuando allí me vi,
sin saber dónde me estaba,
grandes cosas entendí.
no diré lo que sentí,
que me quedé no sabiendo,
toda sciencia trascendiendo.

De paz y de piedad
era la sciencia perfecta,
en profunda soledad,
entendida vía recta;
era cosa tan secreta,
que me quedé balbuciendo,
toda sciencia trascendiendo.

Estaba tan embebido,
tan absorto y ajenado,
que se quedó mi sentido
de todo sentir privado;
y el espíritu, dotado
de un entender no entendiendo,
toda sciencia transcendiendo.

El que allí llega de vero,
de sí mismo desfallesce;
cuanto sabía primero
mucho bajo le paresce;
y su sciencia tanto cresce,
que se queda no sabiendo,
toda sciencia trascendiendo.

Cuanto más alto se sube,
tanto menos se entendía
qué es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía;
por eso quien la sabía
queda siempre no sabiendo,
toda sciencia trascendiendo.

Este saber no sabiendo
es de tan alto poder,
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer;
que no llega su saber
a no entender entendiendo,
toda sciencia trascendiendo.

Y es de tan alta excelencia
aqueste sumo saber,
que no hay facutad ni sciencia
que le puedan emprender;
quien le supiere vencer
con un no saber sabiendo,
irá siempre trascendiendo.

Y si lo queréis oír,
consiste esta suma sciencia
en un subido sentir
de la divinal esencia;
es obra de su clemencia
hacer quedar no entendiendo,
toda sciencia trascendiendo.

San Juan de la Cruz

lunes, 9 de enero de 2017

Gratitud, de Oliverio Girondo

GRATITUD

Gracias aroma
azul,
fogata
encelo.
Gracias pelo
caballo
mandarino.
Gracias pudor
turquesa
embrujo
vela,
llamarada
quietud
azar
delirio.
Gracias a los racimos
a la tarde,
a la sed
al fervor
a las arrugas,
al silencio
a los senos
a la noche,
a la danza
a la lumbre
a la espesura.
Muchas gracias al humo
a los microbios,
al despertar
al cuerno
a la belleza,
a la esponja
a la duda
a la semilla
a la sangre
a los toros
a la siesta.
Gracias por la ebriedad,
por la vagancia,
por el aire
la piel
las alamedas,
por el absurdo de hoy
y de mañana,
desazón
avidez
calma
alegría,
nostalgia
desamor
ceniza
llanto.
Gracias a lo que nace,
a lo que muere,
a las uñas
las alas
las hormigas,
los reflejos
el viento
la rompiente,
el olvido
los granos
la locura.
Muchas gracias gusano.
Gracias huevo.
Gracias fango,
sonido.
Gracias piedra.
Muchas gracias por todo.
Muchas gracias.
Oliverio Girondo,
agradecido.

OLIVERIO GIRONDO

jueves, 5 de enero de 2017

Aquí, de Octavio Paz


Mis pasos en esta calle
Resuenan
               en otra calle
donde
          oigo mis pasos
pasar en esta calle
donde
Sólo es real la niebla.

OCTAVIO PAZ

miércoles, 4 de enero de 2017

Para que los hombres..., de Juanele


Para que los hombres no tengan vergüenza de la belleza de las flores,
para que las cosas sean ellas mismas: formas sensibles o profundas
de la unidad o espejos de nuestro esfuerzo,
por penetrar el mundo,
con el semblante emocionado y pasajero de nuestros sueños,
o la armonía de nuestra paz en la soledad de nuestro pensamiento,
para que podamos mirar y tocar sin pudor
las flores, si, todas las flores,
y seamos iguales a nosotros mismos en la hermandad delicada,
para que las cosas no sean mercancías,
y se abra como una flor toda la nobleza del hombre:
iremos hasta nuestro extremo límite,
nos perderemos en la hora del don con la sonrisa
anónima y segura de una simiente en la noche de la tierra.

JUAN L. ORTIZ

martes, 3 de enero de 2017

El poema que no escribí, de Raymond Carver

EL POEMA QUE NO ESCRIBÍ

Aquí está el poema que iba a escribir
antes, pero que dejé
porque te levantabas.
Estaba pensando otra vez
en aquella primera mañana en Zúrich.
Nos levantamos antes del amanecer.
Durante un instante no sabíamos dónde estábamos.
Salimos al balcón que daba
al río y a la parte vieja de la ciudad.
Allí estábamos, sin más, callados.
Desnudos. Viendo cómo se aclaraba el cielo.
Tan conmovidos y tan felices. Como si
nos hubieran colocado allí
justo en aquel momento.

RAYMOND CARVER