sábado, 20 de mayo de 2017

Señora de aguas dulces


Señora…
¡Cómo me duele a dulce!

Usted se me acrecienta
en el cariño de estas paredes,
tanto abrazan y acurrucan…

Cada amanecer se proponía completar
mi panza para el día;
parecía querer llenarla del amor más digestivo:
regalarme a Dios cada mañana.

Señora…
Y Dios iba en estandarte frente a usted.
Cuando, pienso… , tendría que ir
menos rígido,
más lleno de nosotros,
que tanto nos equivocamos.

E.